LOS INTERESES DEL FUTURO COMISARIO

Una empresa de la familia de Cañete controla un tercio de la filial de Cepsa en Panamá

El cabeza de lista del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, durante un acto con cargos públicos de su partido celebrado el lunes en Las Palmas.

La compañía holandesa Havorad BV, propiedad de la familia de Miguel Arias Cañete y accionista mayoritaria de las dos petroleras de cuyos títulos acaba de desprenderse el futuro eurocomisario de Energía y Medio Ambiente –Petrologis y Petrolífera Dúcar-, controla un tercio de la filial panameña de Cepsa, uno de los gigantes españoles del sector. Petrolífera Dúcar ya colaboraba en España con Cepsa, pero solo en calidad de arrendadora de tanques para petróleo en Ceuta.

Las últimas cuentas depositadas por Havorad BV en el Registro holandés y a las que infoLibre ha tenido ahora acceso la señalan como propietaria del 57,58% de la compañía panameña Pacific Petroleum Services SA. A su vez, Pacific Petroleum Services SA posee el 33% de Cepsa Panamá, que suministra crudo en las dos orillas del Canal y a la que su matriz, Cepsa, presenta en su web corporativa como cabeza de puente para su expansión a través del Atlántico y el Pacífico.

Aunque la web se refiere a la sociedad como "Pacific Petroleum SA", los documentos del Registro Mercantil panameño constatan que se trata de la misma empresa. Y que en 2007, nombró como directivo a Miguel Domecq Solís, hermano de la esposa del exministro de Agricultura. 

Esas mismas cuentas sostienen que las acciones de Havorad son propiedad mayoritariamente “de un individuo español”, aunque balances anteriores a los que ahora ha tenido acceso infoLibre señalan a Miguel Domecq Solís, su esposa y sus hijos como dueños de los títulos a la vez que reflejan la conexión de la compañía con la mercantil costarricense Corporación Bilares SA. Esa sociedad poseía el 100% de Gold Lion Corp. NV, radicada en el paraíso fiscal de las Antillas Holandesas. Y Gold Lion tenía a su vez el 100% de Havorad BV.

El momento exacto en que esas dos compañías desaparecieron del mapa societario de Havorad BV es un misterio: el registro holandés data la marcha de Gold Lion en 2003. Pero no fue hasta agosto de 2007 cuando se produjo una “transferencia” de acciones cuyas características intervinientes son una incógnita. Una vez realizado ese traspaso, el cuñado de Arias Cañete, su mujer y sus hijos se convirtieron en accionistas. Por qué sus nombres desaparecen en las cuentas de 2013 es otra pregunta sin respuesta.

Desde el miércoles, este diario ha intentado sin éxito recabar del grupo que dirige Miguel Domecq, cuñado de Miguel Arias, información sobre la panameña Pacific Petroleum Services SA y su alianza con Cepsa. Quienes atendieron las llamadas de este diario en el cuartel general del grupo en la madrileña calle Claudio Coello repitieron en todas las ocasiones el mismo mensaje: nadie sabe nada de Havorad BV ni de Pacific Petroleum Services SA. En las cuentas de 2013, Havorad señala a Pacific como compañía española, aunque el registro panameño constata que conserva su vigencia en el Istmo y ningún documento apunta a que haya podido iniciarse su traslado societario.

Fuentes cercanas a Miguel Arias avisaron ayer de que antes del examen al que se someterá el miércoles 1 de octubre ante la comisión de Energía y la de Medio Ambiente difícilmente hablará el eurodiputado sobre las petroleras de su familia ni sobre el hipotético conflicto de intereses que afronta ahora.

Una propuesta de "los panameños"

Los portavoces de Cepsa confirmaron que, tal como consta en el Registro Mercantil de Panamá, la filial centroamericana -Cepsa Panamá SA- se constituyó en noviembre de 1998 con un reparto de porcentajes idéntico al que se mantiene: 67%, Cepsa; 33%, Pacific Petroleum.

Los mismos portavoces dijeron carecer de información sobre a quién pertenece Pacific. Pero remarcaron que en 1998 –Pacific se había constituido nueve meses antes-, esa sociedad pertenecía a “panameños”.. Fueron los dueños de Pacific, recalcó Cepsa, los que propusieron crearon una sociedad conjunta que operase en el Canal, punto estratégico para el mercado de crudo.

Aunque la operadora española asegura desconocer la identidad de los accionistas de control de Pacific Petroleum Services SA, el Registro Mercantil panameño constata que Miguel Domecq Solís forma parte, como vocal, del órgano directivo de Cepsa Panamá SA.

El cuñado del exministro de Agricultura se incorporó a Pacific Petroleum ese mismo año, lo que, en conjunción con las cuentas de Havorad BV, sugiere que fue entonces, 2007, cuando la compañía petrolera asociada a Cepsa cambió de manos.

El registro de Panamá, un país donde confirmar documentalmente quiénes son los verdaderos propietarios de una compañía resulta en la práctica imposible, no aporta más datos.

Cepsa presenta balances anuales consolidados, es decir, no desagrega datos por filiales. Los portavoces de la compañía dijeron que, por tanto, no es posible acceder a información contable pormenorizada sobre Cepsa Panamá “ni sobre ninguna de las 60 filiales”. Ni saber, tampoco, qué volumen de crudo mueve al año en los puertos de Balboa y San Cristóbal. Ni cuánto factura.

Del préstamo panameño al pleito con Hacienda

Además de ser accionista de control de Petrologis Canarias (48,39%) y de Petrolífera Dúcar (45,20%), Havorad participa al 99% en Angelmo Development SL y con distintos porcentajes en la constelación empresarial de la familia Arias-Domecq.

Heredera de una compañía homónima panameña cuya sucursal española administró hasta el año 2000 Miguel Arias Cañete de forma solidaria con su cuñado Miguel Domecq a través de la mercantil Arias y Domecq SL, fue el pleito de Angelmo con Hacienda el que destapó que el hilo accionarial de Havorad llegaba al paraíso fiscal de las Antillas Holandesas y a Costa Rica.

Las reclamaciones de Hacienda a Angelmo en este contencioso todavía inconcluso y que arrancó hace más de una década suman un millón de euros. El origen fue una operación financiera diseñada precisamente en Panamá, ejecutada en España y que la Agencia Tributaria cree solo destinada a que Angelmo se ahorrara impuestos con un préstamo cuya existencia real niegan los representantes públicos.

Hacienda, que define a Havorad como “sociedad pantalla”, hizo una petición a los representantes de la empresa: “Se requiere a la empresa –dice una de las sentencias del caso- que demuestre la residencia fiscal y el domicilio de la sociedad Gold Lion Corporation , socio único de Havorad BV, a su vez socio único de Angelmo Development SL. A este requerimiento, la sociedad respondió que se remitía a la información procedente de los Países Bajos”.

Aunque las cuentas presentadas en Holanda en 2007 por Havorad, ya en plena batalla judicial con el fisco español, dicen que la compañía “considera” que Miguel Domecq, su esposa y sus hijos “son los accionistas”, su filial Angelmo no aportó a Hacienda ninguna información distinta a la que había suministrado la Agencia Tributaria de los Países Bajos.

Y esa información es la que indicaba que Havorad tenía como socio único a la antillana Gold Lion Corp. NV. Y que, a su vez, Gold Lion era propiedad al 100% de la costarricense Corporación Bilares SA, disuelta en noviembre de 2013. Las cuentas de Havorad BV correspondientes a 2009 aún incluían un epígrafe denominado “Préstamos debidos a una entidad relacionada”. Ese préstamo, por 1,78 millones de euros, había sido otorgado por Corporación Bilares SA a Havorad en 2002. El documento consigna también la existencia de dos "contratos de crédito" suscritos en años anteriores.

"La compañía considera"

Las cuentas de Havorad BV correspondientes a 2007 introducen el siguiente texto: “Por escritura notarial fechada el 20 de agosto de 2007, las acciones de la compañía han sido transferidas”, sin que el texto haga referencia a los términos exactos de ese traspaso de títulos. A renglón seguido, añade esto: “La compañía considera que el señor Domecq Solís [en referencia a Miguel Domecq], su esposa y sus hijos son los accionistas”. Las cuentas de 2011 y las de 2012 sitúan a Miguel Domecq “y sus nietos” como accionistas. Y las de 2013, registradas en julio de este año, dicen en cambio lo siguiente: “Las acciones de la compañía son propiedad principalmente de un individuo español”.

Desconocida hasta la fecha, la alianza empresarial de la cabecera del grupo familiar con el grupo Cepsa -ahora propiedad del fondo soberano de Abu Dhabi y que facturó 27.583 millones en 2013- queda constatada por los documentos oficiales facilitados a infoLibre por fuentes políticas europarlamentarias. El próximo miércoles día 1, a las seis de la tarde, Miguel Arias Cañete se someterá a un examen ante la Eurocámara que se prevé duro.

Equo, formación española adscrita al Grupo Verde, acaba de difundir un vídeo sobre las conexiones de Arias Cañete con el sector del petróleo. En un intento por despejar obstáculos en su ascensión hacia el cargo de comisario de Energía y Cambio Climático, Arias Cañete ha vendido el 2,5% que poseía respectivamente en Petrologis Canarias y en Petrolífera Dúcar.

Con el visto bueno de la comisión jurídica de la Cámara a su declaración de bienes –un trámite que significa que el Parlamento da por buena la información allí contenida pero sin pronunciarse sobre si hay o no conflicto de intereses–, Cañete confía en salir indemne y fortalecido.

Los otros 12 bufetes de Panamá vinculados con casos de corrupción

Los otros 12 bufetes de Panamá vinculados con casos de corrupción

Más sobre este tema
stats