La portada de mañana
Ver
Conservadurismo, elitismo y desconexión: así marca el sistema de oposiciones a los jueces españoles

Asamblea fundacional

El equipo de Echenique responde a Iglesias que no piensa “echarse a un lado”

Pablo Iglesias, con Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón, en la asamblea fundacional de Podemos, este 18 de octubre de 2014 en el Palacio Vistalegre de Madrid.

“Pueden estar tranquilos todos los que apoyen nuestra iniciativa: ninguno va a querer echarse a un lado”. Así de clara fue la eurodiputada Teresa Rodríguez, una de las líderes del equipo que encabeza Pablo Echenique y cuya propuesta para las estructuras de Podemos plantea un modelo organizativo de corte asambleario y horizontal.

La declaración de intenciones llega tras la invitación que realizó ayer, durante el primer día del encuentro que se está celebrando en el Palacio Vistalegre de Madrid, el líder de Podemos, Pablo Iglesias. El portavoz del núcleo duro planteó que el grupo que encabezan Echenique y Rodríguez -y que igualmente apoya la también eurodiputada Lola Sánchez- debería retirarse de la pugna por liderar el partido si su borrador no era el más votado por los militantes, algo que no le “cabe duda” de que harían porque son “gente honesta”, según señaló.

Sin embargo, en una comparecencia en la que sólo admitió una pregunta, realizada ante los medios minutos antes de que se iniciara el segundo día del acto de la Asamblea Ciudadana Sí Se Puede –el congreso fundacional de Podemos–, Rodríguez descartó esta opción y volvió a insistir en que en su grupo “hay un fuerte consenso” en que la persona más capaz para liderar el partido es Pablo Iglesias: en lo que discrepan es en su modelo organizativo, similar al de los partidos tradicionales. “Nosotros somos gente muy tranquila, no nos sientan mal las cosas”, matizó la eurodiputada ante la pregunta de si se habían sentido ofendidos por la petición de Iglesias.

"El mismo modelo que queremos para la sociedad"

“Queremos para la sociedad el mismo modelo que queremos construir en Podemos”, afirmó Rodríguez, que hizo hincapié en que son necesarios “mecanismos de control fuertes”. Y, en cuanto a la discusión sobre los líderes, insistió en que en estos momentos debe existir “un debate de proyectos, de ideas”. “Estamos decidiendo qué casa vamos a construir”, remachó. Y es que, durante este domingo, el plan es que los equipos presenten y defiendan sus propuestas organizativas (24 grupos) y políticas (18 colectivos) ante un Palacio Vistalegre con una afluencia de público algo más reducida que el sábado: unas 6.000 personas.

La respuesta por parte de los promotores, no obstante, no se hizo esperar. Uno de los miembros del núcleo duro de Podemos, Íñigo Errejón, volvió a insistir en una comparecencia ante la prensa que si su documento no es el ganador se retirarán ya que sería a los vencedores “a quienes les corresponda conducir el proyecto”, pero añadió un nuevo matiz: para el equipo de Iglesias, que su opción no sea la elegida es el escenario “menos probable”. “La propuesta estratégica y las personas no son cuestiones separables”, abundó en este sentido Errejón.

Iglesias hace del liderazgo fuerte y unipersonal la clave de su estrategia para alcanzar la Moncloa

Iglesias hace del liderazgo fuerte y unipersonal la clave de su estrategia para alcanzar la Moncloa

"No pretendemos hacer un congreso de cartón piedra"

El responsable de la campaña electoral del 25-M, sin embargo, remarcó que la existencia de varias propuestas diferentes no implica que exista “división” en el partido. “No pretendemos hacer un congreso de cartón piedra en el que nos encerremos en un despacho y después salgamos y digamos que todo es unanimidad”, defendió Errejón, que no obstante insistió en que “quien quiera ver en eso división es que tiene escasa cultura democrática y el 15 de noviembre [fecha en la que acabará el congreso fundacional] se puede llevar una sorpresa similar a la que algunos se llevaron en este país el 25 de mayo de 2014”.

El grupo de Pablo Echenique plantea para Podemos un modelo organizativo de carácter más horizontal y asambleario que el que propone Iglesias, cuyas estructuras configurarían una estructura más piramidal. El equipo Sumando Podemos –el del eurodiputado– propone que existan tres portavoces, mientras que Iglesias considera que la cabeza del partido debe ser tan sólo una. No es la única diferencia: el otro gran punto de discrepancia es la propuesta de Sumando Podemos de elegir parte de los órganos de dirección por sorteo, algo que Iglesias criticó el sábado por no considerarlo “eficaz”.

Más sobre este tema
stats