LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las farmacéuticas se resisten a crear nuevos antibióticos mientras Ucrania dispara el temor a una crisis sanitaria

masacre en gaza

España busca que otros países de la UE reconozcan a Palestina y eso obligue a Israel a cambiar su ofensiva

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, durante su declaraciones institucional este martes en Moncloa.

Todos los ministros rompieron a aplaudir. Hubo mucha emoción en la sala del Consejo. Se notaba en los rostros, especialmente en el de Sira Rego, titular de Infancia y Juventud y de origen palestino. El Gobierno aprobaba el martes pasadas las 9.30 horas de manera oficial el reconocimiento del Estado de Palestina. La sensación de los presentes es que estaban viviendo un momento histórico.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había comparecido una hora antes en la escalinata del Palacio de La Moncloa para solemnizar ante los españoles, en una declaración sin preguntas, el reconocimiento de Palestina, defendiendo un Estado “viable” y con las fronteras establecidas en 1967. Llevaba mucho tiempo trabajando para ese momento y haciendo mucha labor diplomática en privado. “Tenemos que estar en el lado correcto de la historia”, repiten en el Palacio de La Moncloa.

Pero tras esa declaración oficial, llega el día después. Y el Gobierno español tiene la intención de seguir trabajando para que este paso no se agüe en mitad del contexto internacional. Por eso van a seguir remando a favor y este mismo miércoles Sánchez y el titular de Exteriores, José Manuel Albares, reúnen en Madrid a los ministros de Exteriores de Arabia Saudí, Jordania, Qatar, Turquía y Palestina además del secretario general de la Organización de la Cooperación Islámica.

De esta manera, España recibirá el respaldo a la decisión que ha tomado de forma conjunta con Irlanda y Noruega, pero también quiere que esa cita sirva para que los países árabes contribuyan a la solución de los dos Estados, la que defiende España en consonancia con las resoluciones de las Naciones Unidas. En ese encuentro también, según subrayan fuentes del Gobierno, se pondrá “encima de la mesa” la necesidad de la normalización de la relación de los países árabes con Israel.

¿Los siguientes países?

España ha trabajado durante este tiempo para no ir en solitario y el paso se ha dado junto a Dublín y Oslo. Además, se va a seguir trabajando de forma coordinada con estas dos capitales para los siguientes pasos a dar tras la reacción airada del Gobierno de Netanyahu. En estos momentos están hablando los tres países para dar una respuesta “firme y serena” a los ataques del titular de Exteriores de Israel.

El Ejecutivo español va a seguir su labor diplomática durante este tiempo y cree que el paso dado puede servir como elemento tractor, como señalan en el complejo presidencial, para que se produzca una segunda oleada de países reconociendo el Estado de Palestina. El siguiente país en hacerlo será Eslovenia en el Consejo de Ministros del jueves. El Gobierno español ha ido también de la mano durante estos meses de Malta, otra de las naciones que podría dar el paso. También Bélgica es otro de los países en los que se avanza en la misma dirección, aunque el debate está ahora mismo paralizado por la celebración también de generales en 9 de junio y con las encuestas evidenciando una subida de la extrema derecha. En el contexto europeo además emergen como países que miran en esa dirección Portugal y Luxemburgo.

Asimismo, en los ámbitos diplomáticos españoles se da mucha importancia a los movimientos que se están produciendo en Francia, donde ha dejado de ser un tema tabú y el ministro de Exteriores, Jean Yves- Le Drian, confesó en una entrevista que el reconocimiento es “indispensable”, aunque todavía considera que no es el momento. Es de calado que el Partido Socialista francés haya proclamado que su país debe de seguir los pasos de España. Lo que nadie vislumbra en estos momentos es que Alemania siga los pasos de Madrid. "Cuantos más seamos, más fácil será que otros vengan", indican fuentes en el Gobierno, que reflexionan: "Habrá un momento en el que si estamos todos habrá que ponerle tierra a ese Estado".

Cómo responder a Israel

En el Ejecutivo español, indican las fuentes, ven prioritario que se consiga el alto el fuego en Palestina. Esto, en su opinión, cambiaría la situación totalmente y se podría trabajar de manera efectiva en la solución de los dos Estados. De hecho, en el Ejecutivo ponen mucho énfasis en que el reconocimiento sirve también para afianzar esa vía que está incluso en esos momentos en riesgo. En el Ejecutivo señalan que son conscientes de la estrategia del ministro de Exteriores de Israel con sus amenazas y bulos en Twitter y creen que lanzó esos mensajes en las redes para que se hablara de un enfrentamiento y no del propio hecho del reconocimiento del Estado de Palestina y la búsqueda de una solución de paz. “Nosotros no vamos a entrar en eso”, indican las fuentes. En estas horas en La Moncloa se subraya, como verbalizó el propio presidente, que el acuerdo del Consejo de Ministros no va “contra nadie” y que hay intención de mantener las mejores relaciones con el pueblo de Israel.

El Gobierno no tiene intención de crear una embajada o una legación diplomática para el Estado de Palestina, sino que se deja la labor en manos del consulado de Jerusalén. De esta manera también actúan otros países que han reconocido el Estado. Los servicios jurídicos del Ministerio de Exteriores están estudiando cómo actuar ante la amenaza de Israel de que no se podrá atender allí a ciudadanos palestinos.

En el ala socialista rebajan también la tensión con los miembros de Sumar, que tachan de “insuficiente” el reconocimiento y quieren incluso cortar las relaciones comerciales e institucionales con Israel, como confiesa Jaume Asens, número dos de la candidatura en una entrevista con infoLibre. Como recuerdan en el Gobierno, la política internacional la marcan el propio presidente y el ministro de Asuntos Exteriores. En el PSOE, señalan fuentes, creen que los de Yolanda Díaz tratan de marcar perfil porque están “muy nerviosos” de cara a las elecciones europeas del 9 de junio. Todos confían en que después de la cita volverán a estar más unidos y descartan que se pueda romper el Gobierno progresista.

Más sobre este tema
stats