Refugiados

España se presenta a la cumbre sobre migración habiendo acogido sólo al 16% de los refugiados a los que se comprometió

Un momento de la concentración con motivo del Día Mundial de los Refugiados que tuvo lugar el pasado miércoles en la Plaza de España de Zaragoza.

2.792. Esa la cifra de refugiados que han llegado hasta el momento a España desde 2015. Lo han hecho tanto por la vía de la reubicación –es decir, la acogida de personas procedentes de Grecia e Italia– como por la del reasentamiento –el traslado de personas de países externos a la Unión Europea, principalmente Turquía o Líbano–. Sin embargo, esta cifra queda lejos de los 17.337 que el anterior Gobierno conservador de Mariano Rajoy prometió acoger hace tres años, cuando la crisis de refugiados alcanzaba las mayores cuotas de demanda de ayuda humanitaria. En aquel momento, todos los países de la Unión Europea se comprometieron, al menos sobre el papel y de cara a la galería, a acoger a una cifra determinada de refugiados. Cifra que, en cambio, ninguno de los Veintiocho había cumplido cuando llegó la fecha límite para hacerlo: el pasado 26 de septiembre. España, en aquel momento, había recibido al 11% de lo que prometió. Ahora, nueve meses después, ese porcentaje solo ha aumentado hasta el 16%

Ese porcentaje, no obstante, se ha incrementado únicamente por las personas reasentadas que, desde Turquía y Líbano, llegaron a nuestro país. Suman ya, aunque nos encontramos fuera de plazo, las 1.433 personas. El compromiso adquirido hace ahora tres años era de 1.449. Sin embargo, el porcentaje de cumplimiento con los acuerdos de reubicación siguen dejando cifras muy preocupantes. De las 15.888 que debían haberse instalado en España desde Grecia e Italia sólo se han recibido 1.359, es decir, el 8,5%.

Y desde el pasado 24 de abril, hace más de dos meses, nuestro país no recibe a nadie. Según ha podido confirmar infoLibre con el Ministerio del Interior, ese día llegaron a España nueve personas de nacionalidad siria procedentes de Líbano. El grupo, integrado por un hombre, una mujer y siete menores de edad, aterrizaron en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y fueron acogidos en la ciudad. Fueron los últimos. En su lugar, según pudo constatar la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) el pasado lunes, Venezuela fue, durante 2017 y por segundo año consecutivo, el país de origen con un mayor número de solicitantes de asilo. Fueron, en total, 10.350. 

Un mes y una semana después de esa última acogida se celebró el debate y votación de la moción de censura que presentó el PSOE. El 1 de junio, Pedro Sánchez llegaba a la Moncloa. Una de sus primeras decisiones fue acoger en València a las 629 migrantes y refugiados que fueron rescatados por el barco Aquarius, operado conjuntamente por SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras. Según celebraron las ONG, ese gesto parecía constituir el inicio del cambio de rumbo de las políticas migratorias que había estado llevando a cabo el anterior Ejecutivo conservador, duramente criticado por varias organizaciones por no cumplir con los compromisos de acogida por, según explicaron, falta de voluntad

Este diario ha contactado con la Secretaría de Estado de Comunicación, dependiente del Ministerio de la Presidencia y la Vicepresidencia, para tratar de averiguar los motivos por los cuales, en los dos últimos meses, no se ha acogido a ninguna otra persona por ninguna de las dos vías. Sin embargo, en el momento del cierre de esta información, todavía no había obtenido respuesta. 

Carta de presentación ante el Consejo Europeo

Con estas cifras se presentará el líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al próximo Consejo Europeo que tendrá lugar este jueves y viernes y cuyo debate central girará en torno a la migración. Las cifras de solicitantes de asilo y migrantes económicos que intentan atravesar el Mediterráneo para alcanzar el continente no bajan, y los líderes europeos buscan una posible solución. Aunque de momento la división es evidente. 

Las conversaciones informales, no obstante, comenzaron este domingo, cuando los jefes de Estado y de Gobierno de varios países de la UE, entre ellos España, se reunieron en Bruselas para intentar acercar posturas de cara al encuentro formal de este 28 y 29 de junio. Y además, este martes, Pedro Sánchez acudió a Berlín para mantener un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel. Como no pudo ser de otra forma, con el debate sobre la mesa de la mayoría de los países de la UE, el debate migratorio estuvo presente. 

Tras la reunión, que duró una hora, Merkel reconoció que la llegada de migrantes a la península sigue aumentando y es necesario tomar la iniciativa para hablar con los países de origen y de tránsito. En este sentido, la canciller quiere que la UE encomiende a cada uno de sus miembros la capacidad de dialogar y cooperar con los países de su área de influencia (Francia con Túnez y Argelina, Italia con Libia, España con Marruecos, por citar tres ejemplos).

Esta iniciativa, sumada a la de crear centros de migrantes fuera de la UE, propuesta por Italia, y dentro de la UE, propuesta por España y Francia, son algunas de las que debatirán este jueves los Veintiocho. Pero desde las ONG, en cambio, ponen sobre la mesa otras medidas. 

Teniendo en cuenta el flagrante incumplimiento de las cuotas de acogida comprometidas en 2015, y ante las conversaciones de reforma del Reglamento de Dublín que también formarán parte de este Consejo Europeo, las organizaciones solicitan cambios en este sentido. Así, Verónica Barroso, responsable de Relaciones Institucionales y portavoz para temas de crisis de refugiados de Amnistía Internacional, insiste en que "los Estados deben cumplir con el principio de responsabilidad compartida. Y la única forma es estableciendo un mecanismo obligatorio de reparto de personas refugiadas que sea justo y equitativo". "La idea es que el nuevo Reglamento de Dublín establezca un mecanismo obligatorio", añade. 

Pero eso sí, esa recomposición del Reglamento, así como el establecimiento de nuevas cuotas, no debe olvidar la cifra de llegadas que aún queda por cumplir. Así lo expresa Vicente Baeza, de Movimiento por la Paz. Desde la organización, de este modo, piden al Consejo que "se actualicen las cuotas teniendo en cuenta el 84% que falta" y que se establezca un "régimen de control con capacidad sancionadora al incumplimiento", explica. 

A priori, parece complicado establecer esas sanciones, más teniendo en cuenta las políticas migratorias xenófobas a las que ha virado la UE con el nombramiento de Matteo Salvini como nuevo ministro del Interior italiano, medidas a las que se suman Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia. Los cinco rechazan, de manera categórica, la imposición de cuotas de acogida. Lo hicieron en 2015 y, según se prevé, lo harán esta semana. 

Casi 50.000 migrantes han llegado en patera a España, casi tres veces más que en 2017

Casi 50.000 migrantes han llegado en patera a España, casi tres veces más que en 2017

Más sobre este tema
stats