Ley del Aborto

Gallardón dice que su contrarreforma acaba con “el mito de la superioridad moral de la izquierda”

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, este martes en el Congreso de los Diputados.

infolibre

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no cede: se dice satisfecho con la reforma de la ley del aborto, que califica de uno de los "grandes logros" de la legislatura y advierte de que la tramitación parlamentaria no cambiará ni los principios de la ley ni los supuestos en los que será legal poner fin a un embarazo. Eso, dice, es irrenunciable.

En una entrevista concedida a ABC, Gallardón defiende que la reforma consigue "acabar con el mito de la presunta superioridad moral de la izquierda". Además, estima que el texto supone "hacer una defensa de avance, de progreso, en defensa de la vida, frente al retroceso que dignificó en la defensa de esos derechos la ley de 2010". "Esta es la ley más avanzada y progresista que hemos hecho desde el Gobierno", concluye.

El titular de Justicia defiende que el texto que propone el Gobierno, y que elimina el aborto como derecho, está en línea con hasta tres sentencias dle Tribunal Constitucional. Más aún, califica de "concepto antiguo y superado" considerar "el aborto como un derecho y no como un drama que debe ser regulado".

Preguntado sobre la posibilidad de reconocer nuevamente como supuesto el de malformación grave del feto, tal y como sucedía en la ley de 1985, Gallardón responde rotundo: "No". Hacerlo, explica, sería "absolutamente contrario (...) a cualquier principio elemental de defensa de la dignidad de la persona, el establecer niveles de protección en función de la capacidad o discapacidad de las personas".

Preguntado al respecto, Gallardón asegura que si su mujer fuese a tener un hijo con graves malformaciones no incompatibles con la vida, él sería partidario de continuar con el embarazo. "Es una convicción personal", señala, para añadir que una de las personas que le ayudó a "conformar su pensamiento con relación al tema del aborto" fue Federico Carlos Sainz de Robles, que fue presidente del Tribunal Supremo, que tenía una situación así en su familia. "Él me dijo fue que nada en su vida había cohesionado más a su familia y había dado más sentido a su vida que la dedicación que desde el día que nació tuvo hacia aquel hijo suyo con aquellas carencias", argumenta el ministro.

Gallardón sale también al paso de las voces críticas que en el seno del partido está cuestionando la contrarreforma de la ley: "Era un compromiso del PP que tiene su primera construcción intelectual en el recurso que se interpuso ante el TC contra la ley de 2010. Luego se plasmó en el programa electoral del PP, lo que significa que todos los que fuimos candidatos en las últimas elecciones no solo leímos, sino que asumimos como propio. Cualquier miembro del partido que aceptase ocupar un cargo electo o de responsabilidad sustentado en ese contrato que firmamos con los ciudadanos no puede decir ahora que tenía reserva mental sobre alguna de las partes de ese programa, y por tanto creo que todos estamos obligados a cumplir ese contrato que firmamos con los ciudadanos".

El ministro se muestra seguro de que Rajoy defenderá personalmente esta reforma en Europa. "Este Gobierno –explica–, en estos dos años ha abordado dos materias que son determinantes para acabar con esa limitación de derechos y posibilidades de progreso que la izquierda había impuesto en los últimos años: la ley de educación y la ley del aborto". Y agrega: "Tenemos [por él y por el ministro de Educación, José Ignacio Wert] el respaldo de nuestro presidente, que, en contra de lo que algunos critican, ha demostrado ser un presidente con convicción, con coraje y con capacidad de decisión".

El PP no teme una rebelión en el voto pese a las críticas internas a la reforma de la ley del aborto

El PP no teme una rebelión en el voto pese a las críticas internas a la reforma de la ley del aborto

Más sobre este tema
stats