Andalucía

Gas Natural empieza su almacén en Doñana sin los permisos para culminar el proyecto

Gas Natural empieza su almacén en Doñana sin los permisos para culminar el proyecto

Gas Natural-Fenosa ha comenzado los trabajos para su almacén de gas en Doñana y su entorno. La multinacional, que tiene las autorizaciones necesarias para la fase de la actividad que acaba de empezar, carece en cambio de los permisos para culminar el proyecto, que requiere de una red de gasoductos de 72 kilómetros que se adentra en el Espacio Natural de Doñana. La Junta de Andalucía, de la que depende la obtención de los permisos necesarios para el desarrollo completo del proyecto, se declara "radicalmente en contra" del almacén. En cambio, el proyecto completo sí tiene el aval del Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno.

De las cuatro subfases en que se divide el llamado proyecto Marismas, la compañía sólo tiene todas las autorizaciones necesarias para dos de ellas, según la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Las fases autorizadas son Marismas Occidental, para la que Gas Natural ya ha empezado los trabajos y que el Gobierno central (PP) considera "de utilidad pública", y Aznalcázar. Ninguna de las dos se desarrollan dentro del espacio natural.

Las otras dos fases, Marismas Oriental y Saladillo, no tienen el aval administrativo, según la Junta. Las actuaciones en ambas sí se desarrollarían dentro del Espacio Natural de Doñana, que es "la mayor reserva ecológica de Europa", según la Junta. En el caso de la fase Saladillo, la empresa no dispone de la autorización del Espacio Natural de Doñana, que es "preceptiva", según la Consejería de Medio Ambiente. En cuanto a Marismas Oriental, la Junta denegó la "autorización ambiental unificada" en base a los informes del Consejo de Participación y del propio Espacio Natural de Doñana. Pese a ello, Gas Natural mantiene su voluntad de desarrollar el proyecto completo. Hay un conflicto evidente entre la compañía y el Gobierno andaluz.

infoLibre preguntó a Gas Natural por la falta de permisos para el desarrollo completo del proyecto, así como por el sentido y la viabilidad que puede tener su terminación a medias. "La compañía continúa con su planificación prevista ya que [los cuatro proyectos] fueron concebidos para ejecutarse todos, tal y como se definió en la planificación estatal", respondió la compañía. Y añadió: "El proyecto iniciado, Marismas Occidental, cuenta con todas las autorizaciones [...]. A medida que se concluya la tramitación del resto de los proyectos, con todas las autorizaciones necesarias, se irán acometiendo".

La empresa no aclaró si el proyecto tiene sentido y viabilidad sin poder adentrarse en el Espacio Natural de Doñana, un escenario que la compañía no se plantea. Sólo con los subproyectos autorizados, Gas Natural no puede actuar en áreas de Almonte, Hinojos y Villamanrique de la Condesa que están previstas en la planificación de la compañía.

"En realidad el proyecto es uno solo, no cuatro. Se dividió en cuatro para obtener las autorizaciones ambientales. Pero es una única red de gasoductos y pozos", señala Juanjo Carmona, portavoz de WWF en Doñana, que cree que con el inicio de las actuaciones Gas Natural ha recurrido a una "política de hechos consumados" para precipitar la obtención de todos los permisos necesarios. "Ellos empiezan ya y así van ganando tiempo", afirma Carmona, que pide la paralización inmediata de los trabajos.

La Junta niega "connivencia"

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez (PSOE), dijo este martes que la Junta está "radicalmente en contra" del proyecto, en lo que supone la manifestación más categórica del Ejecutivo regional sobre el tema. El Gobierno andaluz ha elevado el tono y se ha situado en esta oposición radical al proyecto justo cuando este ha empezado a concretarse. Pero el enfrentamiento entre la Junta y Gas Natural tiene antecedentes. La compañía mantiene una reclamación patrimonial de 320 millones de euros contra la Junta, que se encuentra "pendiente de resolución judicial", según Gas Natural.

"Quien habla de connivencia de la Junta con Gas Natural se equivoca", dijo este martes Miguel Ángel Vázquez, portavoz del Gobierno andaluz, en referencia a Podemos y a WWF, que piden más contundencia a la Junta contra la compañía. La prueba de que no existe connivencia, afirma Vázquez, es que Gas Natural "ha presentado esa reclamación patrimonial de 320 millones porque no compartimos ese modelo de desarrollo".

Ausencia de un estudio de impacto global

El Gobierno andaluz considera que la empresa debería haber realizado un estudio de impacto ambiental que evaluara las consecuencias del proyecto entero, sin sus cuatro subdivisiones. Gas Natural responde que "la compañía no decidió la forma de tramitación de los proyectos", y que "en cualquier caso todas las Administraciones se mostraron de acuerdo con dicho procedimiento".

La tramitación del proyecto comenzó hace más de diez años. Las autorizaciones del Ministerio de Medio Ambiente fueron obtenidas entre 2010 (Marismas Occidental) y 2013 (el resto de proyectos). A preguntas de infoLibre, el Ministerio afirma que fue en 2006 (con el PSOE en el Gobierno) cuando se produjo la división en cuatro del proyecto. Sobre la evaluación ambiental del mismo, Medio Ambiente señala que se tramitó "de conformidad con la normativa ambiental".

Una actividad histórica

La compañía ha extraído gas del subsuelo del Valle del Guadalquivir desde hace casi 30 años, sin que se haya producido ninguna afección, según destaca Gas Natural. Durante este tiempo ha extraído gas natural de los yacimientos del subsuelo para producir 13.000 gigavatios/hora (GWh, mil millones de vatios por hora), equivalentes a siete años de consumo convencional de Andalucía. En la zona de Marismas Occidental, en Almonte, donde ahora han empezado los trabajos, Gas Natural ya realiza almacenamiento de gas desde 2012.

Pero los planes para el futuro son más ambiciosos. Ahora Gas Natural quiere extraer el gas que aún queda en el subsuelo para producir 7.700 GWh. El gas está aproximadamente a 1.000 metros de profundidad. Una vez agotada la reserva de gas natural –para lo que no se pone plazo–, la compañía aprovechará el subsuelo como almacén, "con una capacidad de 10.000 GWh, un tercio de la existente en España", según la empresa. Es decir, cuando del subsuelo se haya extraído todo el gas natural, la empresa lo convertirá en un depósito propio. El yacimiento natural existente es apropiado para el almacenamiento de gas por su estanqueidad, según la compañía.

El proyecto necesita un red de gasoductos de 72 kilómetros. No todos serían nuevos. 13 kilómetros ya existen y se mantendrían igual, según la compañía. 37, de la infraestructura actual, tendrían que ser renovados. 22 serían de trazado nuevo. El diámetro previsto del gasoducto es de 15 centímetros, según Gas Natural.

El proyecto Marismas Occidental, que es el que ha dado comienzo, prevé la realización de dos sondeos, desde los mismos emplazamientos donde hoy existen los pozos en activo, y la sustitución de 5,2 kilómetros de gasoductos que discurrirán por el mismo trazado de los ahora existentes.

Ecologistas en Acción ve "un despropósito" que el Gobierno subvencione a Gas Natural para convertir Doñana en su almacén

Ecologistas en Acción ve "un despropósito" que el Gobierno subvencione a Gas Natural para convertir Doñana en su almacén

Más sobre este tema
stats