El Gobierno descarta que el emérito regrese por Navidad: “No lo quieren aquí ni los suyos”

Juan Carlos I, en una imagen de archivo

La situación de Juan Carlos I se ha convertido en una bomba de relojería para el Gobierno y para la propia Corona. Los deseos del rey emérito de regresar a España cuanto antes e incluso de instalarse en la Zarzuela recuperando su asignación económica, adelantados por El Confidencial, vuelven a colocar en una situación incómoda tanto al Ejecutivo de Pedro Sánchez, donde no quieren ni oír hablar del tema, como al propio Felipe VI. Desde hace meses se conoce la voluntad expresa de Juan Carlos de pasar la Navidad cerca de su familia, una posibilidad que ni siquiera contemplan en el Gobierno: “No tenemos ninguna noticia de que eso esté sobre la mesa. No lo quieren aquí ni los suyos”, explican fuentes gubernamentales. 

El principal argumento al que se agarra el Emérito para defender su regreso desde Abu Dabi es que la Fiscalía solicitará en breve el archivo de las investigaciones. Hace unos días y, según todas las fuentes consultadas, con el fin de evitar que la noticia del archivo se solape en el tiempo con el discurso de Nochebuena de Felipe VI, la propia Fiscalía solicitó la ampliación del plazo de diligencias seis meses más. Sin embargo, ni en el propio ministerio público ni en el Gobierno esperan que se apuren esos seis meses y lo previsto es que el archivo de la investigación pueda formalizarse en el primer trimestre de 2022. 

El emérito resulta un quebradero de cabeza para la vida institucional del país, que recibe con zozobra cada novedad judicial de los escándalos de Juan Carlos. La última, la petición de información de un juez inglés sobre la inmunidad del exmonarca por una demanda por acoso de su examante Corinna Larsen . Los nervios la situación del emérito causan en Moncloa quedan patentes cada vez que se pregunta en público o en privado por ello. Cuestionada este martes por la posibilidad de un regreso inminente a España, la portavoz del Ejecutivo aseguró “desconocer esa información”. Tras el Consejo de Ministros, la propia Isabel Rodríguez también fue preguntada por el desarrollo de una ley de la Corona comprometida por el propio presidente del Gobierno hace casi un año. Su respuesta fue que “la hoja de ruta ahora es la recuperación económica y la vacunación” y que, en cualquier caso, el Gobierno valora “los esfuerzos de transparencia y ejemplaridad de Felipe VI”. Y nada más.

Peticiones para su regreso

La pregunta es qué pasará después de ese archivo. En el Ejecutivo reconocen “no saber” qué puede ocurrir a partir de entonces, pero nadie contempla a estas alturas que esos deseos de Juan Carlos de volver a vivir en la Zarzuela y teniendo una asignación pública que le retiró su propio hijo sean escenarios viables: “El rey sabe que su padre ha dejado a la institución en una situación delicada y que él tiene que hacer un sobreesfuerzo de ejemplaridad, yo no lo veo permitiendo eso”, explica una figura relevante del Gobierno. 

En los últimos meses, voces de tanta relevancia como los expresidentes Felipe González y Mariano Rajoy han pedido pública y expresamente el regreso del monarca investigado a nuestro país. González reconoció querer “que vuelva ya y que se respete su presunción de inocencia”, elevando incluso el tono contra quienes le critican o afean sus actitudes: “Son anticonstitucionalistas los que no le aplican la presunción de inocencia. No se valora su legado. Todos los que hemos ejercido responsabilidades llevamos mochila”, dijo en una conferencia en el círculo Ecuestre de Barcelona a finales de octubre. 

Más recientemente, en una entrevista en la Cope, Rajoy aseguró que, si de él dependiera, "el emérito seguiría en España”. El expresidente del PP considera "un atropello" todo lo que está pasando con Juan Carlos. "Nos hemos acostumbrado a vivir en un ambiente inquisitorial. Don Juan Carlos fue el artífice de la transición a la democracia en España. Tuvo todo el poder y se lo cedió al pueblo español. Y hay que recordar que ni ha sido imputado ni ha sido condenado por las cosas de las que se le acusa. Hagamos, por tanto, un juicio global. Yo creo que la historia pondrá a Don Juan Carlos I en su sitio", aseguró. 

Sin embargo, el debate sobre el futuro de Juan Carlos de Borbón parece no estar claro ni en la Zarzuela. En Moncloa reconocen que si hoy el emérito no está en España es por voluntad de Felipe VI y que una vuelta a nuestro país supondría “un auténtico problema a todos los niveles” que, por el momento, no se sabe demasiado muy bien cómo afrontar. Cada vez es menos tabú hablar incluso de un hipotético escenario de fallecimiento de Juan Carlos de Borbón y las consecuencias que tendría que eso ocurriera fuera o dentro de nuestro país. En el Gobierno prefieren ni plantearse esa hipótesis aunque admiten que, con 83 años de edad, es algo que se tiene en cuenta. “Lo que está claro es que tiene derecho a un funeral de Estado. La situación no es nada sencilla”, razona un miembro del Ejecutivo. 

La Fiscalía esperará a una comisión rogatoria de Suiza antes de cerrar las diligencias del rey emérito

La Fiscalía esperará a una comisión rogatoria de Suiza antes de cerrar las diligencias del rey emérito

Más sobre este tema
stats