Bloqueo del CGPJ

El Gobierno mantendrá la presión sobre el PP para renovar el Poder Judicial pese al bloqueo de Casado y su exigencia de dimisiones

Pedro Sánchez junto a Pablo Casado en la Moncloa, en una imagen de archivo.

Uno de los principales cauces de comunicación entre el Gobierno y la oposición ha estado encarnado desde el inicio de la legislatura por la figura de Félix Bolaños. Hombre de la máxima confianza de Pedro Sánchez en Moncloa, el ahora ministro de Presidencia ha mantenido siempre abiertas varias vías de diálogo con el Partido Popular, entre otras cosas, para una renovación del Consejo General del Poder Judicial que estuvo a punto de concretarse a finales de febrero. Por si quedaba alguna duda respecto a la predisposición del PP para acercar posturas en el desbloqueo del órgano de los jueces, este jueves Pablo Casado ha pedido la dimisión de ese interlocutor principal. En el Gobierno concluyen que ”si piden la dimisión de Bolaños es porque quieren volar todos los puentes”, algo que en el equipo del presidente se resisten de momento a conceder.

Fuentes de Presidencia consultadas por infoLibre califican de "desmesurada" la reacción del líder del PP y consideran que "sólo se trata de otra excusa para mantener el bloqueo". A la pregunta de cuánto más está dispuesto a esperar Sánchez o qué plan seguirá a partir de ahora para poder llevar a cabo el mandato constitucional de renovación del CGPJ pendiente desde hace más de mil días, la respuesta es “insistir”. Las mismas fuentes explican que el Gobierno intentará mantener la presión en público al líder de la oposición y no terminar de enterrar definitivamente todos los canales de comunicación con los populares a la espera de un cambio de postura. Hay quien confía en que “tarde o temprano” el PP reconsiderará su posición, aunque nadie oculta que hoy, cumplidos 1.003 días de bloqueo, el acuerdo no parece cercano.

Esta misma semana la propia ministra de Justicia, Pilar Llop, ha incluido en sus contactos con portavoces parlamentarios de todos los partidos a representantes del Partido Popular. Aunque se trató de una reunión informal de toma de contacto de la nueva ministra y no se tenían expectativas de avance, sirvió para escenificar que los socialistas siguen dispuestos a propiciar “cualquier tipo de acercamiento”.

El PP exige dimisiones

Este jueves, el ministro de Presidencia y Relaciones con las Cortes hizo un llamamiento en una entrevista en la Cadena Ser a “llegar a un acuerdo porque es lo que dice la Constitución”. Bolaños subrayó que resulta imprescindible “prestigiar la institución, no podemos tener un CGPJ bloqueado” y recordó a los conservadores que “no tienen alternativa. No vale el argumento de que no me gusta la ley. El actual modelo deriva de un pacto de estado de 2001 con el PP gobernando. ¿Ha cambiado el PP de opinión respecto al modelo? Tenemos que cumplir la ley y la Constitución. Tienen que tener un mínimo sentido de Estado".

Sobre la última condición para sentarse a hablar exigida por Casado y que tiene que ver con la elección directa de los jueces de sus propios representantes, Bolaños afirmó que "ni los jueces pueden elegir a los jueces, ni a los políticos los eligen los políticos. Los eligen los ciudadanos. Tiene que tener una base democrática. El Parlamento son los que han de elegir los tres poderes. La base democrática es esencial". Precisamente a cuenta de esas palabras, el propio líder de la oposición se apresuró a pedir la dimisión de uno de sus principales interlocutores con el Gobierno: “Bolaños debería ser cesado por su ataque a la democracia y al estado de Derecho. Un totalitarismo inadmisible”, sentenció en sus redes sociales.

La petición de dimisión del nuevo ministro supone la última piedra que pone el PP en el camino de la renovación del órgano de los jueces. En su día, los de Casado ya se negaron a negociar por ser Pablo Iglesias vicepresidente, primero, porque Unidas Podemos participara en las negociaciones, después, y finalmente por vetos explícitos a determinados jueces propuestos por el PSOE (José Ricardo de Prada, uno de los magistrados del caso Gürtel) o de Podemos (Victoria Rosell, exdiputada morada).

Las asociaciones de jueces

Mientras, las asociaciones de jueces se movilizan. Desde la asociación Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) se ha iniciado una campaña digital de recogida de firmas para pedir la renovación del Consejo General del Poder Judicial, en funciones desde diciembre de 2018. JJpD ha difundido la iniciativa a través de su página web y sus redes sociales de cara al acto de apertura del año judicial que se va a celebrar el próximo 6 de septiembre. Desde la asociación han recordado que el órgano de gobierno de los jueces lleva "caducado y en funciones casi tres años", situación que ha calificado de "lamentable" dado que, a su juicio, "provoca un enorme desprestigio al Poder Judicial y proyecta la imagen de que los intereses partidistas pueden controlar la Justicia".

En este sentido, ha responsabilizado al PP de estar "bloqueando la renovación con las más variadas excusas, al aprovechar que la ley exige mayoría cualificada del Parlamento". Así, en el marco de la campaña organizada a través de change.org, JJpD ha invitado a firmar "para pedir al principal partido de la oposición", en referencia a la formación liderada por Pablo Casado, "que cambie esa actitud obstruccionista y proceda a la renovación del CGPJ".

Por su parte, las conservadoras Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Judicial Francisco de Vitoria y Foro Judicial Independiente exigen un cambio en el sistema de elección del Consejo General de Poder Judicial y solicitan una reunión al comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, para reiterar la necesidad de dotar de más independencia al sistema de elección del CGPJ.

El Gobierno pide por carta a Casado que "vuelva a la institucionalidad" y que renueve el CGPJ

El Gobierno pide por carta a Casado que "vuelva a la institucionalidad" y que renueve el CGPJ

Más sobre este tema
stats