Caso Gürtel

El jefe de la patronal audiovisual compartía cuenta en Suiza con Correa

Pedro Pérez, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales.

Documentos del caso Gürtelcaso Gürtel recién llegados de Suiza han identificado de forma definitiva y con lujo de detalles a Pedro Pérez, presidente de la patronal audiovisual española y del cluster del sector impulsado por el Gobierno de Madrid, como beneficiario real junto con Francisco Correa de una cuenta del HSBC. Abierta en Ginebra a nombre de la sociedad instrumental panameña Itelsa, el expediente bancario de la cuenta incluye el formulario de beneficiarios, donde Pérez consta con su nombre completo; la cartulina de firmas, en la que figura también su rúbrica; y una fotocopia de su DNI. El juez ya ha incorporado los papeles al sumario.

El dossier remitido a Ruz pone fin a una larga espera y hace añicos la versión que mantiene Pedro Pérez desde 2010, cuando los informes preliminares de Suiza desvelaron que figuraba en esa cuenta como apoderado, es decir, como representante de la empresa titular pero no necesariamente como copropietario del dinero. El depósito llegó a ocultar un cuarto de millón de euros en 2004, una cifra modesta en comparación con las cuantías millonarias detectadas en otras cuentas opacas de la trama.

Ya en 2010 Pérez remachó que jamás ha estado en Suiza y que nunca ha compartido negocios ni cuenta con Correa ni con ninguno de los otros dos beneficiarios reales de la compañía instrumental Itelsa. Y esos dos compañeros de Correa en el oscuro HSBC suizo son Arturo González Panero, exalcalde de Boadilla (Madrid) y conocido en la trama como El Albondiguilla, y el abogado Javier del Valle Petersfeld. Ayer, el empresario se reiteró en ese relato.

Afín al PP madrileño, y especialmente a Esperanza Aguirre y su sucesor en la Presidencia, Ignacio González, Pedro Pérez nunca ha declarado en el caso Gürtel. Ni como imputado ni como testigo.

La petición judicial para completar los datos sobre la cuenta de Itelsa en el HSBC fue denegada con machaconería precisamente por estar localizada en una sucursal, la de Ginebra, del HSBC: la justicia helvética sospechaba que la revelación sobre los verdaderos propietarios de la cuenta procedía de la llamada lista Falciani, es decir, de los documentos sobre decenas de miles de depósitos opacos entregados por un antiguo empleado del HSBC, Hervé Falciani, a Francia y otros países. 

En abril de 2012, y así lo expuso el Departamento de Justicia suizo en una respuesta oficial a España, “el consejero jurídico de Javier del Valle Petersfeld y de Pedro Pérez, mandatarios de la cuenta abierta a nombre de Itelsa Development Group Corp” alegó exactamente eso para frenar la enésima rogatoria del juez Ruz: que la información reclamada por España se basaba en los datos “robados” por Falciani

El exinformático del HSBC, cuya extradición a Suiza denegó la Audiencia Nacional hace un mes, está colaborando con la Fiscalía Anticorrupción para decodificar archivos inéditos del mismo disco duro cuyo contenido ha dejado ya al descubierto a 659 defraudadores españoles. Semanas antes del juicio tras el que la Audiencia debía decidir el futuro de Falciani, Anticorrupción confirmó que la cuenta de Itelsa ya era conocida por la justicia española antes de que Francia entregase a España parte de la lista Falciani en julio de 2010. El pasado mes de diciembre, el HSBC aceptó en EEUU una multa de 1.950 millones de dólares por haber tolerado el blanqueo de capitales y el flujo de fondos ligados al narcotráfico.

A mediados de 2010, y una vez que apareció en las primeras respuestas de Suiza sobre Itelsa el nombre de Pedro Pérez, el empresario anunció a tres periodistas de Público que enviaría de inmediato un requerimiento notarial al HSBC para desmontar lo que entonces tildó de un equívoco solo explicable si alguien había usurpado su identidad. Por precaución, la información no fue publicada entonces.Hoy, tres años después y con documentos concluyentes en poder del juez, Pedro Pérez persiste en que todo es un error, aunque evita hablar de conspiraciones para incriminarle en la mayor trama corrupta destapada hasta la fecha.

¿Pidió su abogado a las autoridades suizas que denegaran la solicitud de cooperación lanzada por el juez Pablo Ruz? A lo largo de dos largadas conversaciones telefónicas, la pregunta que abre el párrafo fue formulada al empresario en múltiples ocasiones. Pero su respuesta fue siempre confusa: “Le pedí a un abogado en España que actuase como mejor considerara para demostrar que no estoy en esa cuenta”. ¿Significa eso que el desconocido abogado reclamó a Suiza que tumbara la demanda de información del juez Ruz? No fue posible lograr un sí o un no de Pedro Pérez.

Según sus palabras, ni siquiera le ha transmitido ese interrogante al letrado, pese a que la noticia de que intentó frenar el avance de la comisión rogatoria fue publicada en enero. O sea, hace cuatro meses y medio.

El relato de Pedro Pérez, el hombre que no sabe cómo llegó su DNI, su firma, su filiación y su domicilio al HSBC de Ginebra, sorprende cuando asegura que nunca desde 2010 ha tenido curiosidad por saber qué estaba pasando. “Nunca”, reafirma, se ha sentido impelido a averiguar por qué aparece en la misma cuenta suiza que el presumible jefe de la trama corrupta, Francisco Correa, uno de sus asesores financieros y un político, Arturo González Panero, cuya presunción de inocencia ha sido periódicamente golpeada por nuevas pistas de soborno a lo grande.

¿No se le ocurrió a Pedro Pérez en estos tres años dirigirse, por ejemplo, a los abogados de Correa o Del Valle o Panero? “No sé quiénes son los abogados”, contesta aquí Pérez. El letrado que defiende a Francisco Correa, José Antonio Choclán, es uno de los penalistas más prestigiosos y conocidos del país, especialmente por sus colegas de profesión.

La fecha de apertura de la cuenta, 26 de junio de 2004, se inscribe en el periodo de esplendor y auge de la trama Gürtel en la Comunidad de Madrid. Los contratos a dedo otorgados por el Ejecutivo de Esperanza Aguirre o directamente amañados por ayuntamientos del PP se sucedían sin interrupción. En diciembre, el consistorio de Arganda, municipio situado a 30 kilómetros de la capital, adjudicó a la promotora inmobiliaria Martinsa una gigantesca operación urbanística que permitió a la compañía de Fernando Martín dar un enorme pelotazo.

Lo investigado en el caso Gürtel apunta a que aquella adjudicación fue fruto de un apaño tejido por Francisco Correa y políticos del PP afines a su causa. La trama se embolsó 13 millones –de euros- en comisiones. Y el dinero recaló en Suiza, en cuentas de otra sociedad panameña de las que Correa constituyó en el bufete de Jurgen Mossack y Ramón Fonseca, este último asesor del presidente de la república panameña entre 2009 y 2011.

Cartulina de firmas de la cuenta suiza de Itelsa (PDF)

Más sobre este tema
stats