ENTREVISTA AL DIPUTADO Y ASPIRANTE A LAS PRIMARIAS DE COMPROMÍS

Joan Baldoví: "Puig y yo formaríamos un buen equipo"

Joan Baldoví, esta semana en Madrid tras la entrevista.

Nueva etapa. Y suena a mezcla de ska y charanga valenciana. Joan Baldoví da el paso y se presentará a las primarias para ser el cabeza de lista de Compromís para las próximas elecciones autonómicas de mayo. Todo ello después del terremoto político que ha supuesto la salida de Mónica Oltra de la Generalitat por su imputación. 

Baldoví, que lleva once años en el Congreso de los Diputados, enfila esta carrera porque se lo ha pedido mucha gente y con la vista puesta en volcar toda su experiencia. Promete dejarse la piel para reeditar el pacto del Botánico (un Gobierno tricolor con PSPV, Compromís y Podemos). “Estoy como una moto”, confiesa. Tanto que se atreve a vaticinar que le puede ganar al socialista Ximo Puig en las urnas: “Hay partido”. Aunque lanza un dardo: le parece demasiado alto el tope puesto por el Gobierno regional de 60.000 euros para las rebajas en el IRPF.

Confiesa que se le saltan casi las lágrimas al pensar en el adiós a Madrid. En su despacho en el Congreso tiene una foto con su nieto en brazos. Precisamente en él pensó en el mejor día que vivió en la Cámara Baja: cuando triunfó la moción de censura contra Mariano Rajoy. Entonces se le pasó por la cabeza: “Manel, tu abuelo ayudó a echar a la derecha”. Ahora tiene otro reto: conservar la Generalitat para la izquierda.

¿Por qué da este paso?

Primero, me lo pide mucha gente. Segundo, llevo ya cinco legislaturas, once años, en el Congreso. Hay que cerrar etapas. Tercero, y sobre todo, porque quiero poner todo lo que he aprendido y mi experiencia al servicio de conseguir un nuevo pacto del Botánico. Las políticas sociales que se han hecho estos ocho años son absolutamente fundamentales. Me parece absolutamente imprescindible que haya un nuevo Botánico. Además, las circunstancias son las que son. Pero siempre hemos dicho que hay una puerta en el reglamento de primarias para que Mónica Oltra sea lo que quiera en Compromís.

¿Cómo está Compromís después de la imputación y dimisión de Oltra? 

Oltra ha sido el máximo referente que ha tenido Compromís, pero los partidos tienen que tener, como Luis Enrique, banquillo. Lo tenemos. El proyecto tiene que estar por encima de cualquier persona. No niego que hemos pasado días complicados, ha sido un verano muy complicado, pero hay que reaccionar. La gente tiene que ver referentes, que el proyecto no para y que lo importante no es Baldoví ni Mónica ni Ribó, sino un proyecto que ha conseguido transformar, primero la reputación de nuestra comunidad y, en segundo lugar, las políticas sociales han supuesto un cambio. Yo presumo ahora de ser valenciano.

¿Cree que le puede ganar a Ximo Puig?

Hay partido.

¿Se ve de vicepresidente de Puig?

Hay partido y ya veremos luego quién será el vicepresidente de quién. Pero, insisto, Puig y yo nos conocimos hace tiempo cuando él era alcalde de Morella y yo de Sueca. Me une una buena amistad, creo que formaríamos un buen equipo. 

La Comunidad Valenciana es el gran bastión de la izquierda, ahí se lo juegan todo. ¿Tiene miedo a la ola reaccionaria de PP y Vox?

Siento preocupación. Por eso le estaba diciendo a todos los compañeros que me están felicitando que me dejaré la piel para que siga gobernando la izquierda. Es lo que siempre he hecho desde que llegué aquí. Empecé con una mayoría absoluta de Rajoy, creo que me aprobaron en cuatro años una enmienda en una exposición de motivos. Luego, cuando este Congreso cambió y se abrieron las opciones, siempre he sido un firme partidario de que las fuerzas progresistas fuéramos capaces de entendernos. Lo hemos intentado y lo hemos conseguido. Los números en Valencia dicen que es posible. Por tanto, vamos a hacer esa esperanza realidad. 

¿Se plantearía que Compromís fuera en una misma lista junto a Podemos al estilo de Sumar de Yolanda Díaz? ¿Lo descarta?

Creo que será difícil que pase, como mínimo en las autonómicas. Somos una fuerza del territorio y nos tenemos que presentar con nuestro propio carné de identidad. Pero, de cara al futuro, dejo las puertas abiertas a todo y Compromís es un sitio donde demostremos que somos capaces de llegar a acuerdos con diferentes y siempre tenemos las puertas abiertas para que venga aquel que pueda aportar.

Hay partido y ya veremos luego quién será el vicepresidente de quién

Después de su larga trayectoria, ¿por qué lo hace personalmente? ¿Cómo está?

Personalmente, estoy como una moto. Soy feliz. Y cuando uno lo es con su trabajo, se nota. Hace el trabajo y pueden pasar horas y no enterarse. Eso es fundamental. Tengo una estabilidad personal y mi familia me ayuda y me da mucha fuerza. Dentro de Compromís, noto un cariño muy grande hacia mí. Es fundamental en la vida ser agradecido con todos aquellos que te han ayudado a ser lo que eres y estar donde estás. Nunca imaginé que pudiera ser diputado en el Congreso. Eso ha sido gracias al trabajo de mucha gente que ahora me pide que esté. Por supuesto, correspondo a eso.

Oltra siempre ha denunciado una cacería de la ultraderecha contra ella. ¿Teme que le pueda pasar lo mismo?

De hecho, ya he estado imputado, desimputado y archivado un par de veces. Creo que la derecha sabe que es una de las maneras de hacernos daño y la sigue empleando. Claro que tengo miedo. Pero si te paraliza, lo mejor que puedes hacer es irte a casa. Sí, siento temor y respeto, pero el miedo no me puede paralizar. 

Si estuviera Baldoví en la Generalitat Valenciana, ¿hubiera aprobado una rebaja del IRPF a rentas inferiores a 60.000 euros?

Si Baldoví fuera presidente o estuviera en su mano hacer eso, primero me plantearía la frontera. 60.000 me parecen muchos euros. No es normal. La inmensa mayoría de ciudadanos cobra un sueldo de alrededor de 18.000 euros. El medio está en 21.000. Me hubiera planteado, y es que lo vamos a plantear ahora en la negociación de los presupuestos, que el tope no sea tan alto. Y, segundo, que para mantener los servicios públicos no sólo hay que ayudar a los que menos tienen, sino además hacer que contribuyan los que más tienen. No sólo bajar, sino también subir para que haya una verdadera solidaridad hacia los que menos tienen. Para garantizar siempre los servicios públicos esenciales, que son los que nos hacen iguales.

Entonces, ¿está más cerca de María Jesús Montero o de Ximo Puig?

Estoy cerca de los dos. Todo lo que sean medidas que vayan dirigidas a rebajar la carga que soportan las clases medias y populares, estoy cerca de los dos. Yo rebajaría el tope de 60.000 euros. Si el sueldo normal de un ciudadano español es de 18.000 euros y el medio está por 21.000, 60.000 me parece un tope demasiado alto.

Rebajaría el tope de 60.000 euros

Ya se conoce el paquete fiscal del Gobierno, ¿Compromís estará a favor de los terceros presupuestos de la coalición?

Siempre hemos dicho que si se da un paso adelante, mejor que pensar los que hubiéramos podido hacer. Estos anuncios que se han hecho me gustan. Durante estos años la inversión territorializada se ha acercado a nuestro peso demográfico, que es lo que pedía la reforma del Estatut, ha habido acuerdos en determinadas partidas que han hecho que hubiera una mayor dotación al transporte público metropolitano de Valencia… No es aún lo que reciben Madrid y Barcelona, pero hemos hecho un gran avance. Los que hemos pasado por un ayuntamiento tenemos esa cultura de que vale la pena llegar a acuerdos. 

Le ha puesto por las nubes Íñigo Errejón (Más País). ¿Es su mejor amigo en el Congreso?

Ahora mismo te diría que probablemente es mi mejor amigo en el Congreso, dentro de los diputados. Tengo los mismos amigos que he tenido siempre. De hecho, tengo uno desde que nació. 

Viendo su móvil, ¿quién le ha mandado un mensaje por la candidatura que le haya sorprendido más?

Pues una persona que en el último mensaje que nos mandamos era para cerrar nuestra relación amistosa. Se lo he agradecido. Y le he puesto: “Me ha emocionado tu mensaje viniendo de ti”. Me decía que me deseaba lo mejor y que llegara a ser presidente.

¿Era de un político?

Expolítico.

¿Puig le ha mandado un mensaje?

Aún no. Pero nos vamos a ver el 9-O y seguro que hablaremos. Los que venimos de la política municipal tenemos algo, es una escuela de abajo a arriba.

¿Y Pedro Sánchez?

Ha hablado muy bien de mí Yolanda Díaz. Pedro está aún convaleciente. Yo puedo tener diferencias con mucha gente, por ejemplo con María Jesús Montero, y soy muy reivindicativo, pero en lo personal hay que saber diferenciar de lo político. Siempre he intentado tener buena relación con casi todo el mundo.

Si llega al Palau de la Generalitat, ¿cuál sería la primera medida que aprobaría en el Consell?

Una de las primeras sería un compromiso con los cinco millones de valencianos y decirles que seré valiente a la hora de hacer políticas sociales y reivindicativo y osado a la hora de mis relaciones con el Gobierno de Madrid.

La Comunidad Valenciana estuvo muchos años marcada por Eduardo Zaplana, Francisco Camps y Rita Barberá. ¿Es de derechas pero vota ahora a la izquierda? ¿O era de izquierda y votaba a la derecha? ¿Cómo es la Comunidad Valenciana?

No diría si es de derechas o izquierdas. La Comunidad Valenciana, y todo el mundo, sabe reconocer aquellas políticas que benefician a la mayoría y eso es lo que tenemos que hacer vender. No es lo mismo que gobierne una mayoría progresista que la derecha. En eso nos va mucho en las próximas elecciones, tanto en las municipales y autonómicas como en las generales.

Hay una puerta en el reglamento de primarias para que Mónica Oltra sea lo que quiera en Compromís

¿Ha pensado el lema de la campaña?

No, qué va. Soy candidato a las primarias.

Tendrá que hacer una campaña de primarias también.

Si hay lemas, será la cercanía. Siempre he intentado ser un político cercano, que no cambiara cuando viniera a Madrid. En definitiva, un político de gente normal, tranquila, que se preocupa de las cosas corrientes.

¿Cómo se lo ha tomado Aitana Mas?

Bien, ya lo habíamos hablado. Ella sabía que me iba a presentar. Estoy seguro de que haremos un grandísimo equipo. Ya lo hicimos porque en las generales de 2011 íbamos juntos. Recuerdo que pensé: “¡Esta chica vale!”.

En estas paredes del Congreso, ¿cuál fue el mejor momento? ¿Y el peor?

El mejor momento: cuando triunfó la moción de censura. Acababa de tener un nieto y pensé: “Manel, tu abuelo contribuyó a echar a la derecha”. Uno de los días peores fue la decepción que me llevé a principios de 2016 cuando los números daban para que hubiera un Gobierno progresista y un día, después de haber negociado con el PSOE, amanecieron Pedro Sánchez y Albert Rivera para proclamar solemnemente que había llegado a un acuerdo a nuestras espaldas.

¿Cómo ve a Podem? ¿Conseguirán el 5%?

Espero y deseo, lo digo mirándote a la cara, que pasen esa barrera, que es absolutamente injusta y muy poco representativa. Llevamos más de 30 años intentado rebajarla al 3%. Pero espero y deseo que Podemos siga en el Parlamento valenciano para ayudar a conformar esa mayoría progresista.

Volverá a su tierra, ¿pero echará de menos Madrid?

Mucho, mucho. Cuando lo pienso me entra hasta algo en el ojo. He hecho muy buenas amistades, me he sentido muy bien tratado, tanto por los diputados como por la prensa. Y con todos los empleados del Congreso, los camareros, los cocineros, los policías, los letrados, la gente de la agencia de viajes. Echaré mucho de menos esta vida. Pero todo son etapas. Me gusta mirar siempre hacia delante.

Es un adicto a la música, ¿a qué le suena esta nueva etapa? ¿Qué canción le pondría?

La nueva música valenciana tiene mucha marcha, pondría una canción de La Fúmiga o de Obrint Pas. Música ska con reminiscencias de charanga, con mucho viento. Te emociona y te pone de buen humor.

Salvador Illa: "Esperaba más de Feijóo como líder de la oposición, me ha decepcionado"

Salvador Illa: "Esperaba más de Feijóo como líder de la oposición, me ha decepcionado"

Más sobre este tema
stats