Elecciones europeas

La otra lectura de las europeas: el PP analizará con lupa el resultado de sus barones

Miguel Arias Cañete y Esperanza Aguirre, en el mitin de europeas en Madrid el pasado 10 de mayo.

La última vez que se celebraron elecciones europeas, en 2009, en diez comunidades autónomas –más Ceuta y Melilla– el Partido Popular sacó un porcentaje de voto mayor que el registrado a nivel nacional (42,12%). Por contra, los peores registros se dieron en País Vasco (16,03%), Cataluña (18,02%), Navarra (37,79%), Andalucía (39,65%), Canarias (40,78%), Aragón (41,69%) y Asturias (42%). De estas siete comunidades, el PP sólo gobierna a día de hoy en Aragón.

A un año de las municipales y autonómicas, los dirigentes conservadores insisten en que los resultados que se obtengan el 25 de mayo no son extrapolables a lo que pueda pasar en la próxima cita con las urnas. Pero no niegan que son un termómetro perfecto para detectar tendencias, fallos y fugas de voto. Hasta el punto de que el propio presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, lleva meses reclamando a los suyos que hagan una campaña muy al estilo de las municipales y autonómicas. "La clave es movilizar. Reducir la abstención de unas elecciones en las que el principal enemigo que tenemos no es el PSOE, sino que la gente se quede en casa", resume un miembro del Comité de Dirección del partido.

En este contexto, los barones territoriales y los presidentes regionales del partido se toman estas elecciones como un examen. Su resultado será, junto a la gestión realizada en la legislatura y a los datos que arrojen las encuestas, el balance que entreguen a Mariano Rajoy antes de las municipales y autonómicas. Y tendrá que ser Rajoy después quien decida si les revalida o no en el puesto. Hay mucho en juego”, asegura un dirigente regional.

Todos los resultados contribuyen a la hora de subir o bajar el total nacional. Pero en Génova, 13, sede nacional del partido, las miradas están puestas, sobre todo, en tres territorios concretos: Madrid, la Comunidad Valenciana y Cataluña. Las dos primeras comunidades, por lo mal que pintan las encuestas publicadas y las que maneja el partido en las que se dan por perdidas las mayorías absolutas. Y Cataluña, porque será la primera ocasión que tiene el Partido Popular de medir en las urnas la reacción de la sociedad catalana a la postura del Gobierno ante el desafío soberanista de Artur Mas.

La intensidad de la campaña desarrollada hasta la fecha por PP de Madrid, liderado por Esperanza Aguirre, no ha pasado inadvertida para los cargos de la dirección nacional del partido. Las fuentes consultadas circunscriben el "perfil alto" adoptado por la expresidenta de la Comunidad de Madrid al hecho de "arañar hasta el último voto" para evitar que desde el entorno de Rajoy se pueda echar en cara que Madrid no ha trabajado lo suficiente. En los últimos años, los enfrentamientos entre la dirección nacional de los conservadores y la dirección del PP de Madrid han sido muy sonados.

Paralela a esta observación surge la de la batalla por el control del PP en Madrid. Los aguirristas están convencidos de que con unos buenos resultados, Rajoy se pensará dos veces tocar la estructura del partido en la capital y tendrá más difícil imponer un candidato de su cuerda para la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento en 2015. De hecho, el nombre de Esperanza Aguirre lleva años ya en las quinielas como número uno al Ayuntamiento de Madrid. Para sus partidarios, el escenario perfecto sería que la presidenta del PP de Madrid acabase su carrera política al frente del consistorio e Ignacio González, el hombre que heredó la Presidencia de la Comunidad de sus manos, ocupase el número uno de la lista para el Gobierno regional. 

Convencidos del tirón electoral de su jefa, los estrategas electorales del PP de Madrid han elaborado una campaña que gira en torno a la propia Aguirre. Es ella, pues, la que tiene todo el protagonismo en unos actos en los que, además de los candidatos madrileños de la lista, participan González y Ana Botella, alcaldesa de Madrid. 

Las últimas encuestas publicadas el día de la Comunidad de Madrid, encargadas por el diario El País, reflejaban que PSOE e IU podrían gobernar el Ayuntamiento sumando una mayoría absoluta. Y que, en la Comunidad, el PP necesitaría de UPyD para gobernar. En 2009, el PP obtuvo en Madrid el 48,58% de los votos frente al 42,12% del total nacional.

El listón de Alberto Fabra

Similar intensidad está mostrando la campaña del responsable de otro de los feudos tradicionales del PP en peligro. El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, se enfrenta este 25 de mayo a sus primera cita electoral desde que llegó a la presidencia de su comunidad tras la renuncia de Francisco Camps.en julio de 2011. 

Este miércoles, por ejemplo, es el presidente autonómico con más mitines en la agenda: tres. Esteban González Pons, valenciano, y número dos de la lista del PP al Parlamento Europeo también ha intensificado la presencia en su tierra en los últimos días de precampaña y en los primeros de campaña.omunidad Valenciana, los conservadores están prácticamente en la misma situación que en Madrid: mal en las encuestas y sin candidato claro. Fabra ya ha dicho en más de una ocasión que su intención es concurrir a las próximas autonómicas. Pero Rajoy no ha hecho un sólo gesto ni a favor ni en contra.

Las fuentes consultadas admiten, no obstante, que Fabra lo tiene muy complicado para conseguir el 52,23% de los votos, porcentaje que logró Francisco Camps. Fue el segundo mejor resultado del PP en las comunidades autónomas tras Murcia (61,51%).

El caso de Alicia Sánchez-Camacho no es del todo extrapolable a Madrid y a la Comunidad Valenciana. La líder del PP catalán tiene la mirada puesta en la respuesta que pueda dar el electoral catalán al desafío soberanista planteado por Artur Mas. Es la primera cita en las urnas desde que el president anunciara la fecha del referéndum. La dirigente conservadora parte, no obstante, de un resultado muy bajo. En 2009, el PP logró en Cataluña el 18,02% de los votos. Sólo bajó esta marca el PP vasco de Antonio Basagoiti con el 16,03% de los votos.

La implicación de la dirección nacional del PP en Cataluña da muestras de lo que se juega el partido. Cañete acudirá dos veces en campaña, una de ellas, este sábado, con Mariano Rajoy.

IU y Podemos aproximan posturas de cara a las elecciones europeas

IU y Podemos aproximan posturas de cara a las elecciones europeas

Más sobre este tema
stats