Entrevista

María Luisa Maqueda: “Las mujeres no violan”

“Las mujeres no violan”

Los jueces son más “benevolentes” cuando juzgan a mujeres y formulan menores penas para ellas en “cuantiosas ocasiones”, al considerar con atención las circunstancias psicosociales y personales de las delincuentes.

Estas son dos de las principales conclusiones a las que llega María Luisa Maqueda, catedrática de Derecho Penal en la Universidad de Granada, tras una investigación de cinco años que recoge en su libro Razones y sin razones para una criminología feminista.Razones y sin razones para una criminología feminista

Esta circunstancia constatada por Maqueda, que podría considerarse beneficiosa para la mujer, no deja de ser parte de un sistema judicial estereotipado que se mantiene desde el nacimiento del derecho y que perpetúa los roles sociales prestablecidos para la mujer: cuidadoras, dependientes, débiles, emocionales.

La falta de interés y de empatía de la criminología hacia las mujeres delincuentes como objeto de estudio motiva un enfoque feminista sobre esta ciencia que, históricamente, ha “operado con ficciones y mitos” sobre el delito cometido por ellas.

Pregunta: ¿Por qué es importante el desarrollo de una criminología feminista?

Respuesta: Yo respondería con otra pregunta: ¿Cómo justificar que una ciencia social moderna, como la criminología, se permita el lujo de seguir operando con ficciones y mitos acerca de la delincuencia femenina? El frecuente olvido de las mujeres que delinquen como objeto de estudio o las estereotipadas visiones que se ofrece de ellas restan cientificidad a esta disciplina social. Al mismo tiempo, también estas circunstancias abren un amplio espacio de razones para emprender una investigación feminista que remedie esa exclusión y esa invisibilidad injustificadas.

P.: ¿Qué son las teorías del rol y cómo se cumplen en la práctica?

R.: Las teorías del rol explican las razones para la delincuencia femenina por su modelo de socialización. Es decir, para estas teorías, las razones por las que delinque una mujer están relacionadas con una desviación de su rol social de cuidadoras, dependientes, débiles, emocionales... Estereotipan a las mujeres delincuentes como socialmente inadecuadas y anormales, reforzando los modelos generizados de buena mujer si se adapta a los estándares culturales femeninos y mala mujer si fracasa en ellos.

P.: ¿Cuáles son los comúnmente conocidos como 'delitos de mujer'?

R.: Los delitos de mujer también se llaman delitos de desviación del rol. Son aquellos que cuestionan los roles sociales y culturales que el control de género asigna a las mujeres. Hoy persisten en los códigos penales y en la jurisprudencia muchos de estos delitos. Hay tres tipos: los inherentes a la maternidad (abandono o maltrato de los hijos, aborto, infanticidio), los relacionados con el contexto doméstico (homicidio de las personas del entorno familiar) y los relacionados con la sexualidad.

Por ejemplo, las sentencias existentes sobre infanticidios solo hablan de autorías femeninas. Abundando en esta idea, hay que descartar el ejercicio de la violencia sexual, las mujeres no violan, se las condena por su complicidad o encubrimiento.

P.: ¿Cuáles son los delitos que más cometen las mujeres?

R.: La aportación más alta de mujeres a las cifras de su delincuencia aparece representada por delitos de tráfico de drogas, sobre todo en tareas de transporte como mulas, también es frecuente la trata sexual, la prostitución coercitiva y los delitos contra la propiedad.

P.: ¿Se juzga diferente a hombres y mujeres por el mismo delito?

R.: Es la idea que sugieren las viejas teorías de la caballerosidad y es una cuestión importante. Mis conclusiones acerca de las actitudes de los jueces, generalmente hombres, hacia las mujeres son que a menudo dan muestra de cierta condescendencia a la hora de valorar las peculiaridades personales que concurren en sus hechos.

En cuantiosas ocasiones aparecen formulaciones de menor pena o compensaciones en atención a circunstancias psicosociales o por razones de desconocimiento de la norma, drogadicción, alteración mental, trastornos de personalidad, depresión, estrés… Podría decirse que su benevolencia cede a la hora de cumplir la ley.

P.: ¿Por qué el actual sistema criminal discrimina a las mujeres y las sitúa en una posición de desventaja?

R.: Ellas, en tanto que mujeres, padecen situaciones adicionales de desventaja social en el cumplimiento de sus penas que consisten, por ejemplo, en la percepción de menores ingresos que los hombres presos por las tareas que desempeñan en el interior de las cárceles y en unas posibilidades de formación fuertemente feminizadas, como cursillos de corte y confección, cocina, puericultura… que resultan inútiles para su inserción laboral postpenitenciaria.

Las mujeres en España ganan un 17% menos que los hombres a pesar de estar más preparadas

Las mujeres en España ganan un 17% menos que los hombres a pesar de estar más preparadas

Más sobre este tema
stats