El nuevo Gobierno

Los ministros rehacen sus equipos con fichajes que apuestan por una legislatura larga

Los ministros Fernando Grande-Marlaska, Salvador Illa, Yolanda Díaz, Manuel Castells, Margarita Robles, Pedro Duque, María Jesús Montero y Nadia Calviño en el vestíbulo de La Moncloa.

Los ministros del nuevo Gobierno de coalición pusieron en marcha sus primeros nombramientos en el consejo del martes y ya se preparan para completar el grueso de sus equipos en la reunión de este viernes, la última que se celebrará al final de la semana. Tanto los que llevan en el cargo desde junio de 2018 como los que acaban de llegar están diseñando equipos con fichajes pensados para una legislatura larga, a cuatro años, lejos de la provisionalidad con la que los que llegaron al Gobierno tras la moción de censura nombraron entonces a sus colaboradores, conscientes de que aquella aventura tenía una duración incierta.

Todos, como reveló este miércoles en televisión la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, trabajan desde el martes para planificar a cuatro años el desarrollo de todas las medidas previstas en el acuerdo de Gobierno firmado por el PSOE y Unidas Podemos. La confianza en que será posible sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado y apuntalar sobre ellos las políticas del nuevo Ejecutivo se ha instalado en el Consejo de Ministros.

El primero en mostrar sus cartas ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Su jefe de Gabinete durante los últimos 20 meses, Rafael Pérez Ruiz, un magistrado de su máxima confianza, será a partir de ahora el nuevo secretario de Estado de Seguridad y número dos del departamento en sustitución de Ana Botella Gómez, una mujer más en la órbita del PSOE que del titular del ministerio. La remodelación incluye además el cese del director de la Guardia Civil, Félix Azón, según ha adelantado la Cadena SER y confirmaron a Europa Press fuentes de Interior.

El resto de altos cargos de Interior, de acuerdo con estas fuentes, seguirán en sus puestos, entre ellos el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo Piqueras.

En su toma de posesión, el pasado lunes, Grande-Marlaska describió a Rafael Pérez como “baluarte y pilar básico” del ministerio y prometió que “no bajaría la cabeza ante nada”.

La vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, responsable de Asuntos Económicos y Transformación Digital, tampoco ha tardado en ajustar su equipo al mandato que ahora comienza. Carmen Balsa seguirá siendo su directora de gabinete, pero ha prescindido de Francisco Polo como secretario de Estado para la Agenda Digital y ha optado por la renovación en sus dos nuevas secretarías: Inteligencia Artificial (Carme Artigas) y Telecomunicaciones (Roberto Sánchez).

En cambio, la ministra de Defensa, Margarita Robles, no hará cambios en su equipo y pretende mantener en el cargo a su secretario de Estado, Ángel Olivares; al subsecretario, Alejo de la Torre; y a su jefa de gabinete, Esperanza Casteleiro. Tampoco nombrará nuevos jefes del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, según fuentes del ministerio. En el Consejo de Ministros del martes tomó una única decisión: aupar al general Miguel Ángel Villarroya como Jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad) en sustitución del general Fernando Alejandre, que este miércoles, en una carta de despedida, pidió a los militares que defiendan al rey y a la patria.

Villarroya, catalán de nacimiento, ya era director del gabinete técnico de Robles, que se lo encontró en el cargo cuando llegó al ministerio en junio de 2018. El suyo será el único cambio en la cúpula militar, lo que significa que la ministra ha decidido mantener la cúpula militar que heredó del último gobierno de Mariano Rajoy: el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), el general Francisco Javier Varela Salas; el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, el almirante Teodoro López Calderón; y el jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, general Javier Salto.

El CNI se encuentra sin director desde que el general Félix Sanz Roldán terminase su mandato el pasado mes de julio sin que el Gobierno pudiese nombrar a su sustituto por encontrarse en funciones. Desde entonces el organismo ha estado en manos de su secretaria general, Paz Esteban. El nombramiento del próximo director es, precisamente, una de las decisiones que se espera que el Gobierno adopte de forma prioritaria en sus próximas reuniones del Consejo de Ministros.

Reuniones preparatorias en Exteriores

La nueva ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, está dedicando la semana a reunirse con los secretarios de Estado que dependen de Exteriores, los miembros del gabinete y otro personal de su departamento para recabar la información necesaria antes de tomar decisiones sobre estructura y nombramientos. También se ha reunido con la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el secretario de Relaciones Internacionales del partido, Héctor Gómez.

A la espera de que defina su equipo en el Consejo de Ministros del viernes, la ministra sólo ha decidido el nombre de la persona que le acompañará como director de gabinete, puesto para el que ha elegido a quien ya desempeñaba esta función con Josep Borrell, el diplomático Camilo Villarino, que a su vez ya había sido nombrado por Alfonso Dastis en la etapa de Rajoy.

Sánchez también ha empezado a construir un equipo en torno a su jefe de gabinete, Iván Redondo. Pero faltan por confirmar o relevar varios puestos clave, como el del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, y el del secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, el arquitecto de la delicada operación logística, política y jurídica que culminó con la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de Cuelgamuros.

María José Montero sólo ha nombrado, de momento, a su jefe de gabinete, en donde mantiene a Carlos Moreno, que la acompaña desde su etapa en el Gobierno de Andalucía. José Luis Ábalos también ha optado por la continuidad: su jefe de gabinete seguirá siendo Sergio Vázquez y y al frente de la secretaría de Transportes continuará Pedro Saura. También Isabel Celaá (en su equipo conservan el puesto el jefe de gabinete, José Antonio Hernández del Toro, que llegó a él en septiembre, y el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana). Luis Planas, titular de Agricultura, ha nombrado jefe de gabinete a Miguel Ruiz, que ya estaba en su equipo como asesor, para sustituir a Juan Prieto, al que apenas unos días antes había nombrado representante de España en la sede de la FAO en Roma.

Carmen Calvo, vicepresidenta primera, tiene pendiente decidir quién se ocupará de sus secretarías de Estado, entre ellas la recién creada de Memoria Democrática, pero ya ha confirmado en sus puestos a Isabel Valldecabres y Gema Castillo, directora de gabinete y directora de gabinete adjunta, respectivamente. La misma pauta que la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, que por ahora se ha limitado a confirmar a su director de gabinete, Álvaro Abril. También Pedro Duque mantiene en el gabinete de Ciencia e Innovación a Inmaculada Aguilar.

Entre los recién llegados al Gobierno se encuentran los ministros de Unidas Podemos, que están entre los más diligentes a la hora de nombrar a sus colaboradores. Yolanda Díaz, titular de Trabajo, ya ha situado como secretario de Estado a Joaquín Perez Rey y como directora de su gabinete a Amparo Ballester. En la dirección general de Trabajo la acompañará Verónica Martínez Barbero, hasta ahora directora de un órgano consultivo de la Xunta de Alberto Núñez Feijóo en materia de relaciones laborales en Galicia.

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo, ha cubierto con estrechos colaboradores de partido las secretarías de Derechos Sociales (Nacho Álvarez) y Agenda 2030 (Ione Belarra), así como la dirección de su gabinete (José Julio Rodríguez).

Manuel Castells, ministro de Universidades, ha situado en su gabinete a Marta Cruells, que hasta ahora trabajaba como asesora de igualdad en el Ayuntamiento de Barcelona. Irene Montero, titular de Igualdad, ya tiene jefa de gabinete (Amanda Meyer) y secretaria de Estado (Noelia Vera). Y Alberto Garzón, ministro de Consumo, también ha nombrado al responsable de su gabinete: Desiderio Cansino, coordinador del gabinete técnico de Izquierda Unida.

La socialista Carolina Darias, ministra de Política Territorial, se ha traído de Canarias, su tierra natal, a José Moya Otero como director de gabinete. Y Salvador Illa, titular de Sanidad, ha situado en el mismo puesto a Germán Rodríguez, que ya ocupó el cargo en Defensa durante la etapa de Carme Chacón. Siguiendo el mismo esquema, el nuevo ministro de Cultura, Juan Carlos Rodríguez Uribes, ha colocado como directora de gabinete a Mónika Serrano, a la que en su día había fichado como delegado del Gobierno en Madrid.

José Luis Escrivá, titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, también ha fichado: se ha traído de la Airef al nuevo secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, y ha nombrado directora de su gabinete a la exalcaldesa de Torrelodones Elena Biurrun.

Alba González renuncia a ser directora general de Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial y será sustituida por Rita Bosaho

Alba González renuncia a ser directora general de Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial y será sustituida por Rita Bosaho

Más sobre este tema
stats