LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El día a día de la ley trans y el 'sólo sí es sí' tras un año: ni fraude en los registros ni rebajas de penas diarias

Murcia

Moción de censura o elecciones, posibles salidas tras la ruptura de C's con el PP en Murcia

El presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez junto al lider regional de Ciudadanos en la Región de Murcia, Miguel Sánchez.

Ciudadanos anunció este jueves que ha retirado al PP su apoyo para la gobernabilidad de la región de Murcia. La decisión del partido naranja llega diez después de que trascendiera que el presidente conservador, Pedro Antonio Sánchez, tendrá que comparecer como imputado el próximo 6 de marzo por los presuntos delitos de prevaricación continuada, fraude, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos en el caso Auditorio. Ciudadanos alcanzó en su día un pacto de gobierno en Murcia para facilitar la presidencia autonómica a Sánchez que incluía, entre otras cuestiones, la separación de cargos imputados en casos de corrupción. 

Ante este panorama se abre en la región una crisis institucional con una gobernabilidad incierta, pues al PP, que cuenta con 22 representantes en la Asamblea Regional, sólo le falta un escaño para la mayoría absoluta. Las alternativas, según las fuentes consultadas por infoLibre, son dos: una moción de censura para reemplazar a Sánchez o elecciones anticipadas, pues el Estatuto de autonomía permite al presidente disolver la Asamblea Regional y convocar unos nuevos comicios. 

La opción de la moción de censura se antoja complicada, pues el PSOE, que consiguió 13 escaños en las elecciones de 2015; Podemos, que obtuvo seis; y Ciudadanos, con cuatro; tendrían que unir fuerzas para desplazar a Sánchez del poder. El artículo 33 del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia [consultar, aquí] establece que la moción de censura deberá ser propuesta por, al menos, el 15% de los diputados regionales –es decir, siete de los 45 del hemiciclo– y habrá de incluir un candidato. 

Aunque los contactos informales entre los líderes de las tres formaciones llevan días produciéndose todavía no ha habido una reunión formal. Las negociaciones, según indicaron a este periódico responsables de las tres fuerzas políticas, se iniciarán a dos bandas. Es decir, el PSOE se reunirá por separado con ambos. "Es la mejor forma de evitar las fricciones que puedan surgir en el inicio de la negociación", señala Emilio Ivars, secretario de comunicación de los socialistas de Murcia. Previsiblemente, esos encuentros comenzarán a celebrarse la semana que viene. 

Incompatibilidades 

No será fácil, tampoco, que se pongan de acuerdo Ciudadanos y Podemos, dos formaciones que ya han mostrado en el pasado su incompatibilidad para llegar a acuerdos a nivel estatal, pues ambos se negaron a la vía de diálogo que quiso poner en marcha el PSOE tras las dos elecciones generales que se celebraron en 2015 y 2016. A este respecto, el secretario general de Podemos en Murcia, Óscar Urralburu, dice que los "contextos" y los "tiempos" son completamente diferentes y que es el momento de ser "generosos" para hacer fácil el camino de la moción de censura. "El objetivo es desbancar al PP", subraya. 

Por su parte, su homólogo en Ciudadanos, Miguel Sánchez, asegura que su formación "no descarta absolutamente nada" y señala que es el momento de "explorar soluciones conjuntas". No obstante, comenzará reuniéndose con el PSOE. En cualquier caso, la opción preferida por la formación de Albert Rivera es que el PP presente a otro candidato, una opción que los conservadores han desechado hasta la fecha. "Mantenemos a Pedro Antonio Sánchez el ofrecimiento de que se eche a un lado, pero sigue enrocado y es una lástima", asevera. 

En este punto también puede tener cierta influencia la situación interna de los partidos. Para empezar, la del líder del PSOE murciano, Rafael González Tovar, pues de conseguir la presidencia tendría mucho más fácil mantenerse en la dirección de la formación, cargo que ostenta desde 2012. Según las fuentes consultadas, este movimiento no sería visto con buenos ojos por los sectores alineados son Susana Díaz, que aspiran a que se produzca un relevo en el partido en la región. González Tovar es próximo a Pedro Sánchez. 

Las aguas tampoco fluyen totalmente calmadas en Podemos. El líder de la formación morada en Murcia, Óscar Urralburu, está alineado con el sector errejonista. Y aunque mantiene su autonomía respecto a la dirección estatal, una fracción del partido es afín a Pablo Iglesias. En este grupo está el diputado en el Congreso Javier Sánchez Serna o la eurodiputada Lola Sánchez Caldentey. 

Nuevas elecciones 

El PSOE da 15 días como plazo "prudencial" para una moción de censura en Murcia

El PSOE da 15 días como plazo "prudencial" para una moción de censura en Murcia

Por otro lado, los conservadores guardan en la recámara la opción de la convocatoria de nuevas elecciones. En el PP consideran que una nueva convocatoria electoral les podría servir para fagocitar al electorado de Albert Rivera, muchos de cuyos votantes apoyaron en el pasado al partido de Mariano Rajoy. En Ciudadanos, sin embargo, entienden que la nueva ley electoral aprobada en el verano de 2015, y que establece una circunscripción única y rebaja al 3% el mínimo de votos necesarios para obtener representación parlamentaria, puede mejorar sus opciones. No obstante, siguen manteniendo que su preferencia es que el PP presente a otro candidato. 

En el PSOE y en Podemos, por su parte, defienden que el adelanto electoral no es su opción. "No sería la respuesta adecuada teniendo en cuenta el alto coste económico que tendría celebrar unas elecciones que, como mucho, serían para dos años. Es una opción que sólo pondremos encima de la mesa si fracasa la moción de censura", dice el líder de la formación morada en la región, Óscar Urralburu.Los socialistas, por su parte, también insisten en la necesidad de explorar esa vía de acuerdo. "Es momento de un gobierno estable y decente", dijo este jueves ante los periodistas González Tovar. 

El Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia [consultar, aquí] da potestad al presidente para "previa deliberación del Consejo de Gobierno y bajo su exclusiva responsabilidad" acordar la disolución de la Asamblea Regional "con anticipación al término natural de la legislatura". No obstante, le obliga a volver a convocarlas junto al resto de comunidades autónomas en 2019. Es decir, la nueva distribución de fuerzas que saliera de estos comicios duraría, como mucho, dos años. 

Más sobre este tema
stats