la situación en el PP

Nueve incógnitas pendientes de despejar en el congreso del PP

Rajoy junto a Cospedal en el último Comité de dirección del PP previo al congreso.

Con dos años de retraso si nos atenemos a lo que señalan los actuales estatutos del Partido Popular, los conservadores celebran este fin de semana en Madrid su XVIII Congreso Nacional. Una cita que, por comparación con la situación interna que vive Podemos –celebrará los mismos días su Vistalegre II– o el Partido Socialista y también por comparación con lo que han sido otros cónclaves del PP, se prevé una balsa de aceite: Rajoy llega sin rival interno y la dirección nacional del partido ha desarrollado todo el trabajo de las diferentes ponencias que se debatirán sin un sector crítico fuerte y organizado en frente.

La permanencia de Rajoy en la Moncloa le ha garantizado llegar al XVIII Congreso Nacional del PP con su liderazgo intacto. Las principales dudas que se resolverán este fin de semana tienen que ver con el grado de renovación que imprima tanto a su equipo como a los mensajes.

A continuación, infoLibre recopila las principales incógnitas que el partido del Gobierno desvelará en los próximos días. La última palabra de todas ellas la tiene Mariano Rajoy. En las últimas semanas el presidente del PP ha esquivado estos debates en público apelando a que es en el congreso dónde deben despejarse. El tiempo se agota y hay cuestiones, como la continuidad de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, cuya solución podría llegar antes del arranque oficial del congreso, según interpretan las fuentes consultadas.

1. ¿Qué pasa con Cospedal?

Rajoy cree que su número dos en el partido y la ministra de Defensa acumula méritos y capacidades más que suficientes para asumir las funciones que se le encomienden. Pero, hasta la fecha, de ahí no ha pasado. Se ha limitado a pronunciar un "ya se verá" cuando se le ha cuestionado sobre si María Dolores de Cospedal continuará como secretaria general en esta nueva etapa que comenzará a partir del domingo.

Cospedal, que también lidera el PP de Castilla-La Mancha, comunidad de la que fue presidenta, lleva en la Secretaría General de la formación desde el XVI Congreso Nacional. A esta cita, celebrada en Valencia a finales de junio de 2008, Rajoy llegaba fuertemente debilitado. Y, desde esa fecha, Cospedal se ha mantenido en el círculo de personas de máxima confianza de su jefe. A ella le encomendó la respuesta oficial a los escándalos de corrupción que han hecho temblar los cimientos del partido desde que en febrero de 2009 estalló el caso Gürtel y la gestión de las crisis internas surgidas en algunas direcciones regionales, hechos que sus defensores ponen en valor a la hora de apostar por su continuidad. Ella, por su parte, ya dejó claro cuando asumió la cartera de Defensa que no quería dejar ninguno de sus cargos y que había antecedentes en el partido que demostraban la compatibilidad. 

Pero Cospedal también tiene sus detractores. A los responsables de la ponencia política y de estatutos han llegado algunas enmiendas en contra de la acumulación de cargos. Sólo en una se menciona expresamente el caso de Cospedal. Pero el mensaje es claro: una persona, un cargo. Se trata, no obstante, de un debate que a la secretaria general del PP le suena mucho. En su etapa en Castilla-La Mancha era muy criticada internamente por compatibilizar la Presidencia de la Junta con el despacho en Génova. Estas voces no le eran ajenas a Rajoy, que ahora tendrá que decidir de nuevo.

La continuidad o no de Cospedal llevará de forma inmediata a una interpretación en clave interna: la de si gana o pierde frente a una de sus principales rivales internas, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. En las últimas semanas, sectores del partido se han quejado de que desde el entorno de Santamaría se estaba presionando para que el número dos del partido sea Alfonso Alonso, líder del PP de Euskadi, exministro de Sanidad y afín a la vicepresidenta. Con esta operación, la mano derecha de Rajoy en el Gobierno lograría introducir en el Comité de Dirección del partido a una persona de su confianza. Alonso dejó de formar parte del núcleo de poder del partido cuando dejó la portavocía del PP en el Congreso de los Diputados.

2. ¿La recuperación del coordinador?

Destacados dirigentes del partido consideran que la continuidad de Cospedal iría aparejada a la recuperación de una figura de la estructura del partido de la época de José María Aznar: la del coordinador. Es el papel que desempeñó Ángel Acebes cuando al secretario general del partido por aquellas fechas, Francisco Álvarez-Cascos, se le acumulaban los cargos en el Gobierno. En todo caso, quienes conocen bien a Rajoy y han hablado con él al respecto han extraído la idea de que se trata de una figura que no le acaba de convencer.

¿Quién tiene posibilidades para el cargo? El vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo es el mejor ubicado en las encuestas internas, tanto para ocupar este puesto como el de secretario general si Cospedal no repite.

Desde que Martínez-Maillo se incorporó a la dirección nacional del PP en la remodelación de la cúpula del partido del verano de 2015 su labor, cuentan en el partido, ha sido muy similar a la de un coordinador. Junto a Cospedal se ha encargado de la respuesta del partido a los diferentes escándalos de corrupción y ha estado en permanente contacto con las diferentes direcciones regionales.

3. ¿Dónde queda la renovación?

Tras las municipales y autonómicas de mayo de 2015, cuando el PP perdió mucho del poder local y regional que atesoraba, crecieron las voces que desde dentro del partido reclamaban una renovación de caras para dar un nuevo impulso. Esto se tradujo en la entrada en el Comité de Dirección de Fernández-MailloFernández-Maillo (Organización), Pablo Casado (Comunicación), Javier Maroto (Sectorial) y Andrea Levy (Estudios y Programas). 

La idea más extendida es que todos ellos llevan poco tiempo como para poder evaluar del todo una gestión que, a priori, "está funcionando". Pero sólo Rajoy desvelará si se reserva algún ajuste. En un congreso dominado por la continuidad del líder y con la duda de hasta dónde se llegará en la renovación del discurso hay dirigentes que esperan cambios en los equipos.

Dentro del grupo de los vicesecretarios, no pocos en el PP están pendientes de qué decisión toma Rajoy respecto a un dirigente con el que mantiene mucha sintonía y, además, es su amigo. Se trata de Javier Arenas, responsable de Autonomías y Ayuntamientos

No sólo Rajoy tienen que anunciar a los integrantes de su círculo de máxima confianza. Además, el Congreso Nacional elegirá en una lista, además de al líder del partido, a los 35 vocales del Comité Ejecutivo Nacional, así como a 30 vocales para la Junta Directiva Nacional. Estos nombres también darán pistas del grado de renovación.

4. Cuestiones polémicas ¿Una solución que convenza a todas las familias?

El Partido Popular presentó a finales del año pasado la ponencia social que llevará al XVIII Congreso Nacional. El vicesecretario responsable de coordinar el texto, Javier Maroto, subrayó que se recogían aquellos aspectos que "inspiran un consenso amplio". En este sentido, recordó que el PP es una formación política que representa un espectro muy amplio de maneras de pensar. "Desde el centro a posiciones más conservadoras", dijo. En esta misma idea insistió este lunes en rueda de prensa el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado.

En este contexto, cuestiones como la maternidad subrogada o la custodia compartida quedan en manos de las propuestas que quieran llevar los compromisarios del congreso en forma de enmiendas sin, a priori, la garantía de que saldrán adelante. Esta semana, los ponentes seguirán trabajando con los enmendantes. Dirigentes como Alberto Núñez Feijóo, Cristina Cifuentes o Esperanza Aguirre se han mostrado partidarios de la gestación subrogada. También hay enmiendas en contra de la regulación.

Sí hay ya decisión a la hora de permitir a los representantes públicos libertad de voto en cuestiones morales. Esto queda limitado, no obstante, a cuestiones sobre las que no se haya pronunciado el partido en sus programas electorales.

5. ¿Huérfanos de presidente de Honor?

Con José María Aznar fuera del partido, el congreso pierde uno de los momentos más esperados por la alta dosis de polémica que contenían: el del discurso del presidente de honor.  El expresidente del Gobierno renunció a este cargo el pasado diciembre consumándose la ruptura total con Mariano Rajoy. 

Los estatutos actuales del partido –la ponencia no toca este tema– sostienen lo siguiente: "A propuesta del Presidente Nacional, el Congreso Nacional, reunido en sesión plenaria, podrá nombrar Presidente de honor a quienes, habiendo ostentado la Presidencia Nacional del Partido, hayan contribuido de forma determinante al fortalecimiento de nuestro proyecto político". Si nos ceñimos a la literalidad del texto, el partido estará un tiempo sin presidente de honor. Manuel Fraga tiene el título de presidente fundador.

A Génova han llegado enmiendas que ven desproporcionado que para ser presidente de honor del partido exista la condición previa de haber sido presidente nacional. El equipo de Fernández-Maillo tiene que decidir.

6. ¿Una sustituta para FAES?

Tras la ruptura entre el PP y la fundación presidida por José María Aznar, este congreso desaparecerá de las instalaciones del congreso el stand dedicado al antiguo think tank del partido. Tal y como adelantó infoLibre, la dirección nacional del partido está buscando la forma de sustituir a esta fundación, bien reactivando una propia o creando una desde cero. Los dirigentes consultados creen que el XVIII Congreso Nacional del PP sería el marco perfecto para que Rajoy diera alguna pista al respecto. Pero también hay quienes creen que este tema se pospondrá y será una de las tareas que tenga sobre la mesa la nueva dirección que salga de este cónclave. 

En los tiempos de sintonía entre el partido y FAES esta fundación era clave como laboratorio de ideas, como forma de aportar contenido a las iniciativas políticas y a los programas electorales. También, en su condición de fundación vinculada a un partido político, pudo optar a las subvenciones de diferentes organismos de la Administración.

Roto ya el vínculo entre Génova y FAES, las fundaciones afines al ideario del PP son dos: Mujeres en igualdad, cuyo objetivo principal es promover la participación de la mujer en la sociedad, y Humanismo y Democracia, que trabaja "por la erradicación de la pobreza en el mundo".

7. ¿Qué pasa con los equilibrios territoriales?

Las direcciones regionales de los partidos, que tendrán que celebrar sus respectivos congresos en los próximos meses, estará muy pendientes de cómo integra Rajoy a dirigentes de unos u otros territorios en los cargos que propondrá para el Comité Ejecutivo Nacional. Dirigentes regionales consultados señalan que es el momento de lanzar guiños, de corregir infrarrepresentaciones o de lanzar mensajes de apuestas de futuro para el partido. Para ello, subrayan, Rajoy tendrá que tener también en cuenta el reparto de cargos que ya ha hecho en el Gobierno.

8. El papel de los jóvenes

Las Nuevas Generaciones del PP (NN GG) han presentado una batería de enmiendas conjuntas en las que demandan mayor presencia en los órganos de dirección del partido. ¿Tomará nota Rajoy? Una de las demandas de los más jóvenes del partido es la de que su presidente forme parte del Comité de Dirección, el núcleo de poder del partido. Integrado por Rajoy, la secretaria general, los vicesecretarios y los diferentes portavoces parlamentarios, celebra reuniones semanales en las que se marca la agenda y las posiciones del partido sobre asuntos de actualidad.

"Creemos fundamental que el Presidente de Nuevas Generaciones forme parte del Comité de Dirección del Partido", justifican desde NN GG.

Del mismo modo, reclaman que se recupere la presencia de un vocal de NN GG en el Comité de Derechos y Garantías, el órgano disciplinario de la formación conservadora. "Siempre ha existido al menos un vocal de Nuevas Generaciones en los Comités de Derechos y Garantías del partido", denuncian.

9. A vueltas con el humanismo cristiano

En el XVII Congreso Nacional del PP, celebrado en 2012 en Sevilla, ya hubo debate por la definición del partido dentro de la órbita del humanismo cristiano. Pero triunfaron las tesis de la dirección nacional del partido y no hubo cambios como reclamaba, por ejemplo, Cristina Cifuentes, ahora presidenta de la Comunidad de Madrid. Así, los estatutos vigentes en su artículo 2, el que aborda la ideología sostiene lo siguiente: "[El PP] Se compromete con una clara vocación europeísta inspirada en los valores de la libertad, la democracia, la tolerancia y el humanismo cristiano de tradición occidental".

Ahora, la propuesta de reforma de estatutos elaborada por Martínez-Maillo elimina la alusión al humanismo cristiano del articulado y pasa a mencionarse en el preámbulo. "La persona es, desde nuestra perspectiva humanista cristiana, el centro, el inicio y el fin de toda nuestra acción política", puede leerse.

A la dirección nacional del partido han llegado enmiendas que piden que el texto vuelva a sus orígenes. Una de ellas lleva la autoría de Nuevas Generaciones, los más jóvenes del PP. "Es de gran importancia la referencia a los principios humanistas cristianos de nuestro partido en el artículo 2 que está dedicado a la ideología. Estos principios han configurado nuestro partido desde su creación y deben continuar haciéndolo. Bien es cierto que ya se vislumbra citándolo en el preámbulo, sin embargo, el preámbulo, según resolvió el Tribunal Constitucional en fallo de 4 de octubre de 1990 "carece de valor normativo", por consiguiente estimo de suma importancia la incorporación explícita en el texto del articulado, siendo el artículo 2 donde mejor encaje tiene", señala la asociación juvenil del partido en la justificación de su enmienda.

El PP debatirá sobre acumulación de cargos y primarias tras no lograrse acuerdo en las enmiendas al congreso

Más sobre este tema
stats