PORTADA DE MAÑANA
Ver
Rita Maestre: "Almeida es vasallo y pelota con la Casa Real, sus 50 genuflexiones fueron patéticas"

El futuro de Cataluña

El Parlament se enzarza en la guerra del lazo: los partidos acuerdan mantenerlo pero en la bancada de Quim Torra

infoLibre

Los portavoces de los grupos del Parlament acordaron este jueves mantener el lazo amarillo en uno de los escaños reservados a los miembros del Govern pero decidieron cambiarlo de bancada y situarlo al lado del presidente Quim Torra, informó Europa Press.

La decisión se tomó tras una reunión de los portavoces con el presidente del Parlament, Roger Torrent, que suspendió el pleno tras mantener un rifirrafe con el portavoz de Cs, Carlos Carrizosa, por la presencia de un lazo amarillo en un escaño de los reservados a los miembros del Govern que queda justo delante de la bancada de Cs.

En la reunión con los grupos, Torrent exigió respeto por la institución y los símbolos, y advirtió de que no permitirá ni una sola falta de respeto más en el hemiciclo, detallaron fuentes de la presidencia del Parlament.

Además, Torrent pidió ser especialmente respetuosos con los símbolos que hacen referencia a los diputados "que ven vulnerados sus derechos políticos", añadieron las citadas fuentes.

Tanto Cs como el PSC y el PP se mostraron contrarios a que se coloquen símbolos en los escaños reservados al Govern, mientras que JxCat, ERC y la CUP defendieron los lazos amarillos.

Además, Torrent instó a Cs a presentar un escrito contra la simbología en los escaños, pero Cs lo rechazó argumentando que los independentistas no registraron ningún escrito para colocar lazos amarillos: se acordó trasladar este debate a la reunión de la Mesa del martes.

Finalmente se pactó que el lazo amarillo en el escaño del Govern se coloque al lado de Torra, en la bancada opuesta a Cs, para reanudar el pleno.

Polémica en el pleno

A los pocos minutos de iniciarse el pleno, Carrizosa pidió la palabra para criticar que se hubiera colocado el símbolo al inicio del pleno en un escaño del Govern, al entender que "no representa a nadie" porque no hay consellers, y lo retiró.

Torrent le reprendió y le exigió devolver el lazo al escaño, continuar con el pleno y discutirlo al final de la sesión, pero el portavoz de Cs se negó y el presidente de la Cámara lo llamó al orden y suspendió el pleno.

"Usted no es nadie para quitar símbolos de los escaños de este pleno", reprochó Torrent a Carrizosa, a quien reclamó que devolviera el lazo al escaño o que lo entregara a los servicios de la Cámara.

Tras la polémica, Quim Torra, reivindicó el simbolismo con el que el soberanismo reclama la libertad de sus líderes presos: "El lazo amarillo representa hoy más que nunca al Govern de Cataluña". Puigdemont, por su parte, dijo que el diputado de Cs Carlos Carrizosa evidencia una "deriva nacionalfalangista"que percibe en la formación naranja. "La nueva derecha ni es nueva ni es derecha: es antigua y extrema derecha", publicó en un tuit recogido por Europa Press.

 

Torra, solo en el Parlament

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se sentó este viernes solo en la bancada que el Govern tiene reservada en el pleno del Parlament, en la primera fila del hemiciclo, informó Europa Press.

Esta circunstancia se dio porque Torra ya tomó posesión del cargo pero no el resto de los miembros del Ejecutivo, ya que el Gobierno central mantiene el pulso y sigue negándose a publicar los nombramientos en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc).

La bancada del Govern en la Cámara estuvo vacía desde el 27 de octubre de 2017, cuando el Parlament declaró la república: ese mismo día todo el Ejecutivo catalán fue cesado en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El de este viernes fue el primero pleno en que Torra acudió como president y, por ello, el presidente del Parlament, Roger Torrent, fue a recibirlo a la escalinata principal de la Cámara y se dirigieron juntos hacia el plenario.

Torra y el Gobierno mantienen un enfrentamiento por los integrantes del nuevo Govern: el primero nombró a cuatro exconsellers que fueron cesados por el 155, algo que el Ejecutivo central rechaza de plano.

Al estar el 155 vigente, el control sobre el Dogc lo ejerce el Estado y no la Generalitat, por lo que siguen sin publicarse los nombramientos y los consellers no pueden tomar posesión porque la publicación es paso indispensable para empezar a desarrollar el cargo.

La situación está bloqueada desde el sábado de la semana pasada, cuando Torra hizo oficial los miembros del Govern, y el Gobierno expresó su rechazo a los cuatro nombres polémicos: Jordi Turull, Josep Rull –en la cárcel–, Toni Comín y Lluís Puig –en Bélgica–.

Nuevo despacho

Torra también ocupó por primer vez este viernes el despacho que tiene reservado en el Parlament el president de la Generalitat, un estancia vacía también desde hace casi siete meses, cuando se intervino la autonomía catalana.

En el pleno de este viernes estaba previsto inicialmente que Torra compareciera ante la Cámara para explicar la composición del nuevo Govern y su plan de acción, pero se descartó ante el bloqueo de los nombramientos.

Más sobre este tema
stats