PSOE

Pedro Sánchez: "No habrá dique que pare el cambio en las fuerzas socialistas"

El candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez.

infoLibre

El ex secretario general del PSOE y candidato a las primarias socialistas, Pedro Sánchez, criticó este domingo en Gijón las normas aprobadas para el proceso electoral del partido, al abrir la recogida de avales sin cerrar el censo de militantes. "No habrá dique que pare el cambio en las fuerzas socialistas", advirtió, informa Europa Press.

Así se pronunció en un pabellón del recinto ferial gijonés Luis Adaro, al que acudieron unas 3.000 personas según la organización, y en el que eran visibles carteles de apoyo de distintos concejos asturianos como Morcín, Riosa, Avilés, Navia, Oviedo, Langreo u Oriente asturiano, pero también socialistas de fuera de Asturias, como un grupo de Vizcaya con la cara de Sánchez impresa en una camiseta de apoyo. Entre las caras visibles, la de la diputada nacional Adriana Lastra, la senadora Maria Luisa Carcedo, el ex consejero de Sanidad del Principado, Faustino Blanco, o el alcalde de Laviana, Adrián Barbón.

Sánchez, que apostó por hacer de las primarias socialistas el "kilómetro cero" del gran cambio político y social que necesita el país, animó a conquistar juntos el futuro, con un partido socialista "autónomo". En este sentido, alertó que habrá quien quiera evitar que su proyecto político gane porque quieren un PSOE subalterno del Gobierno del PP.

Sobre esto último, se preguntó qué hubiera pasado si en lugar del PP se hubiera logrado un Gobierno del PSOE. "Estaríamos cambiando España", aseguró, para después decir que sigue viendo a jóvenes emigrando, a las mujeres sufrir la reforma laboral, a Luis Bárcenas en la calle y a Mariano Rajoy en La Moncloa.

Sánchez avanzó que si gana las primarias, en los Estatutos del PSOE se regulará que haya consultas obligatorias a la militancia sobre los acuerdos postelectorales. A este respecto, aseguró que quiere un PSOE "coherente y creíble". "Mantuve la palabra, y pagué un alto precio por ello", afirmó, para esperar después que el próximo secretario no pague con su dimisión el cumplir con su palabra ante los votantes y militantes.

El exlíder socialista señaló, asimismo, que si el PSOE no renace, gobernará la derecha durante años, para añadir después que el próximo el próximo 21 mayo van a cambiar el PSOE, porque así dejarán un buen futuro para el país.

Sí es sí

Sánchez llamó a decir "sí" a la ilusión, al orgullo de ser socialista, al futuro o a la juventud, entre otras cosas. "Sí es sí", insistió. "Que no se quede nadie en casa, vamos a recuperar el partido para la militancia", recalcó. Por todo ello, aconsejó caminar con orgullo y se mostró convencido de que el futuro del PSOE es de los militantes de base.

Remarcó, eso sí, que ningún adversario suyo está dentro del partido, está fuera y se llama PP y la derecha política y económica. Con todo, comprometió, tras las primarias, su lealtad con el resultado, con quien salga elegido y con la militancia.

Sánchez propuso, también, que el PSOE sea el partido de la izquierda; de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Pero también reivindicó un PSOE con nuevas ideas. "Soy feminista, porque soy socialista", defendió. También apostó por la defensa de la memoria histórica, del medio ambiente y, especialmente, por hacer del país un Estado laico, donde se acabe con la religión evaluable en el sistema educativo y donde la Iglesia pague impuestos.

"Reivindiquemos la mejor cultura del partido", resaltó también un Pedro Sánchez que contrapuso el PSOE de la militancia y el siglo XXI frente al de la abstención al Gobierno de Mariano Rajoy. Un PSOE donde los militantes quieren que el secretario general sea elegido y quitado por la militancia y donde vayan a votar en libertad y autonomía sobre el proyecto político que quieren.

"Todos queremos un PSOE ganador", indicó, para añadir que la clave, para él, es estar unidos a los votantes y militantes y no a la derecha. Es por eso, que cuando algunos dicen que el PSOE no debe olvidar ser una fuerza de Gobierno, él dice que sí, pero de Gobierno socialista, no de derechas.

El hombre fuerte de Susana Díaz en el Congreso abre un conflicto con CCOO y alimenta el discurso de Sánchez

El hombre fuerte de Susana Díaz en el Congreso abre un conflicto con CCOO y alimenta el discurso de Sánchez

Más sobre este tema
stats