El futuro del PSOE

El hombre fuerte de Susana Díaz en el Congreso abre un conflicto con CCOO y alimenta el discurso de Sánchez

Miguel Ángel Heredia, secretario general del grupo socialista en el Congreso, en una imagen de archivo.

El incendio que este martes provocó la difusión de una grabación a Miguel Ángel Heredia, número dos del grupo socialista y hombre fuerte de Susana Díaz en el Congreso, está lejos de apagarse. En un acto con simpatizantes de juventudes en noviembre de 2016, Heredia afirmó que el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, le había alertado del supuesto plan de Pedro Sánchez para gobernar gracias a los independentistas catalanes, pero Toxo lo desmintió y el diputado tuvo que admitir que la conversación nunca existió. El primer efecto de los audios publicados por El Mundo ha sido el de provocar un enfado mayúsculo en el sindicato. El segundo ha sido el de alimentar el discurso de Pedro Sánchez –que habla de la traición de los barones para descabalgarlo de la Secretaría General– y debilitar a Susana Díaz, que desea pasar página sobre el Comité Federal del 1 de octubre y la posterior abstención en la investidura de Mariano Rajoy.

Ya este martes Heredia reconoció que jamás habló con Toxo, pero mantuvo que "sindicalistas" con los que se "reúne a diario" le habían trasladado su "preocupación por la situación que vivía el país en ese momento", y les atribuyó a ellos la información sobre el supuesto pacto entre Sánchez, Podemos y los independentistas para formar Gobierno. El socialista no puso nombres a sus fuentes ni atendió preguntas de los periodistas. Desde entonces, no ha vuelto hablar ante los medios. En la mañana del miércoles, Toxo le exigió que desvelara con quién había hablado, cuándo y de qué, y que en caso contrario presentara su dimisión. Heredia llamó a un miembro de la comisión ejecutiva de CCOO para disculparse por haber atribuido al líder del sindicato el soplo, e incluso pidió hablar con Ignacio Fernández Toxo, pero éste se negó, informa Begoña P. Ramírez

"Esto no se resuelve desviando la atención o esperando que pase el tiempo", advierte en declaraciones a infoLibre el secretario de Organización del sindicato, Fernando Lezcano, "[Heredia] tiene que decir con quién habló, cuándo y de qué, y si no dimitir", añade Lezcano, en línea con lo señalado en Twitter por el mismo Fernández Toxo. Según explica Lezcano, la "profunda indignación" en CCOO no ha amainado con la justificación esbozada el martes por el diputado. Para Lezcano, el socialista malagueño ha comprometido la "honorabilidad" del secretario general y de todo el sindicato metiéndoles en una "historia truculenta de la que tienen que dar explicaciones los socialistas": "Ellos sabrán la urdimbre que hay detrás de la caída de Pedro Sánchez. Es una desfachatez que convirtiera una conversación con sindicalistas en una llamada de Toxo", recalca.

Los 'sanchistas' piden explicaciones

En las grabaciones publicadas, Heredia no sólo habló de un supuesto plan de Sánchez para alcanzar la Moncloa a cualquier precio: también descalificó a algunos de los diputados que votaron contra la investidura de Rajoy, entre ellas a la independiente Margarita Robles, a quien llegó a tachar de "hija puta". En la tarde del martes, Heredia telefoneó a la que fuera número dos por Madrid del PSOE en las pasadas elecciones generales y se disculpó con ella. Robles aceptó esa disculpa: "En lo personal esto está absolutamente zanjado", señaló en conversación con infoLibre. La diputada, sin embargo, reclamó a Heredia que "explique por qué dijo que Toxo le había informado de ese pacto, cuando es completamente falso".

Robles afirma que hablar de la existencia de un supuesto "pacto" de Sánchez con independentistas es la "excusa" que los afines a la gestora y a Susana Díaz esgrimen para justificar "el derribo" del ex secretario general: "Es su relato para defender el haber matado a Pedro: inventarse que quería gobernar a cualquier precio, lo cual es completamente falso. Y encima ha metido a Toxo en todo esto", reflexiona la parlamentaria, que insiste en que Heredia "explique" por qué "se inventó" el pacto. Preguntada por si considera que Heredia debería dimitir, Robles afirma: "No me corresponde a mí pedir la dimisión de nadie. Siempre he considerado que la dimisión es algo personal, pero sí que creo que Heredia tiene una responsabilidad política y que tiene que dar explicaciones".

La dirección lo respalda

Mientras tanto, la dirección socialista en el Congreso intenta dar el asunto por zanjado. A preguntas de este diario, un portavoz señaló que "Heredia ya dijo el martes todo lo que tenía que decir" y que "no se baraja cambio alguno". Es decir, que el secretario general del PSOE de Málaga seguirá ocupando su puesto en la cúpula del grupo parlamentario. En una línea similar, fuentes próximas a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, señalaron a este diario que el diputado "ya se ha disculpado" y que, aunque sus palabras no fueron "afortunadas", no son suficientes para motivar su dimisión. Eso sería, agregaron estas voces, situar el listón de la dimisión "a ras de suelo". 

Este miércoles, Díaz apuntó durante un acto en Córdoba que Heredia hizo bien "pidiendo disculpas y perdón a quienes pudieran sentirse ofendidos por sus palabras". Preguntada por si el diputado malagueño debería abandonar su puesto en la dirección del grupo, la aspirante a la Secretaría General del PSOE replicó que "ya ha pedido perdón" y que "eso hay que reconocérselo también". Además, insistió en que no comparte esas manifestaciones, ni tampoco "ningunas otras" que ha visto "en estos días y meses". "Llevo meses trabajando por recuperar la fraternidad entre los compañeros, el respeto, y pidiendo además que se respete a todos los compañeros, opinen como opinen", apuntó Díaz un día antes sobre este mismo asunto.

El efecto en las primarias

En el entorno de la presidenta de la Junta hay quienes admiten que la grabación a Heredia daña el discurso de Díaz, empeñada en distanciarse del Comité Federal del 1 de octubre y de la semana previa, cuando los barones maniobraron para precipitar el final de Pedro Sánchez. La aspirante lleva tiempo insistiendo en la idea de que desea unas primarias "en positivo" y de que no hay "socialistas buenos ni malos". Las palabras de su hombre de confianza en el Congreso, que reflejan la división existente en el PSOE y hablan de operaciones de sectores del partido para "paralizar" los intentos de Sánchez por gobernar, contradicen su argumentario. En la grabación, Heredia también se mostró partidario de "disolver el PSC", y este jueves Díaz aterriza en Cataluña para su primer acto de precampaña: "No es la mejor carta de presentación", admite un colaborador.

Entre los afines a Sánchez, en cambio, la reacción ha sido opuesta: consideran que lo sucedido refuerza la línea discursiva del ex secretario general, quien con frecuencia sostiene que fue la víctima de una maniobra de los cargos del partido que apostaban por la abstención ante el PP. Este mismo miércoles, en un acto en Palencia, el exlíder socialista exigió a los representantes del "PSOE de la abstención" que "dejen de difamar" y "den la explicación que deben a la militancias". "Estoy escuchando a algunos compañeros que para justificar la abstención se inventan llamadas y también pactos que nunca existieron. Que se dejen de mentiras e insidias", insistió Pedro Sánchez.

Una batalla embarrada

Lo cierto es que el debate entre los distintos sectores del partido de cara a las primarias lleva tiempo distando de ser calmado. El pasado sábado, por ejemplo, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, animó a votar a Pedro Sánchez tras conocer que Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, había ligado su continuidad al desenlace de las primarias. "Órdago de Page: si gana Sánchez no será candidato. Una razón más para votar a Pedro Sánchez", escribió Puente en su perfil en Twitter, provocando el enfado de cargos afines a Susana Díaz.

Entre las respuestas que recibió su mensaje estuvo la del consultor de comunicación César Calderón, uno de los cerebros de las campañas electorales del extremeño Guillermo Fernández Vara y la canaria Patricia Hernández, entre otros dirigentes socialistas, y tradicionalmente vinculado a sectores afines a Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE. "Le dieron la oportunidad de estar a la altura de una gran ciudad y se quedó en un triste imitador de León de la Riva", escribió Calderón. La comparación con el polémico exalcalde del PP, condenado e inhabilitado por un delito de desobediencia, sentó especialmente mal entre los sanchistas y en el círculo próximo a Puente.

La cosa no quedó ahí: Puente acusó a Calderón de atacarle mientras "cobra de Ferraz". El consultor le respondió con dos referencias crípticas: "¿Te gustan las películas de gladiardores?", "¿Has estado alguna vez en un baño turco?", fueron los dos siguientes mensajes que dirigió a Puente, al que calificó de "estimado munícipe". Calderón señaló a infoLibre que aquello fueron referencias cinematográficas a Aterriza como puedas y Amanece que no es poco, con las que pretendía "quitar hierro al asunto". El consultor también negó que él o su empresa, Redlines, cobren "ni del PSOE ni de la gestora", aunque sí admitió que hicieron "un trabajo puntual en octubre [de 2016]". Un portavoz de Ferraz negó "cualquier relación mercantil" entre el partido o la dirección interina y Calderón o su empresa.

El PSOE andaluz defiende la "capacidad de trabajo inmensa y sobrehumana" de Díaz

El PSOE andaluz defiende la "capacidad de trabajo inmensa y sobrehumana" de Díaz

Más sobre este tema
stats