Policías sí, antisistemas no: así ha logrado Jusapol llevar sus protestas a las puertas de la cumbre de la OTAN

Dos policías vigilan las inmediaciones del Museo del Prado con motivo de la celebración de la cumbre de la OTAN.

Han pasado 25 años desde que España ejerció de anfitriona de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Fue en el año 1997 con José María Aznar (PP) presidiendo el Gobierno español y Bill Clinton al frente del de Estados Unidos. Entonces se decidió invitar a Polonia, Hungría y la República Checa a entrar en la Alianza Atlántica. Un cuarto de siglo después se tratará la incorporación de Suecia y Finlandia tras el estallido de la guerra en Ucrania, un acontecimiento que ha provocado que la cumbre adquiera mayor relevancia a nivel internacional.

La próxima semana la agenda del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está repleta. El martes 28 el presidente socialista mantendrá una reunión con su homólogo estadounidense, Joe Biden, previa al comienzo de la cumbre, que tendrá lugar los días 29 y 30 de junio en el recinto ferial Ifema, a las afueras de la capital. Sánchez también se reunirá con los líderes de Australia, Nueva Zelanda, Islandia y Canadá. Esta cita ha suscitado rechazo el seno del Gobierno. Diversos ministros de Unidas Podemos han criticado su celebración y apoyarán la contracumbre que se celebrará este fin de semana y que culminará con una manifestación el domingo.

Tanto el Gobierno como el Ayuntamiento de Madrid han recomendado a la ciudadanía limitar los desplazamientos. La ocupación hotelera está en sus máximos. La delegación estadounidense, que se alojará en estos establecimientos a lo largo del Paseo del Prado y la Castellana, supondrá un desembarco de cerca de mil personas. Habrá un despliegue policial de más de 10.000 agentes, el mayor de la historia reciente, y más de 5.000 participantes de 40 delegaciones. Ello no ha impedido que se convoquen manifestaciones, tanto por parte de asociaciones y colectivos antisistema (que finalmente ha sido prohibida), como desde los sindicatos policiales, que son los más acciones están preparando.

En este contexto, Jusapol, la plataforma policial mayoritaria cuyas marcas sindicales (Jupol y Jucil) se han convertido en pocos años en hegemónicas en los órganos de representación de la Policía y de la Guardia Civil, respectivamente, ha anunciado que realizará "pequeñas concentraciones móviles" de menos de 20 personas, para evitar así tener que comunicárselo previamente a la Delegación del Gobierno, frente a estos hoteles. Unas protestas que completarán las cinco manifestaciones convocadas por el sindicato policial para reclamar mejoras salariales y que pretenden aprovechar la celebración de la cumbre para hacer más ruido.

El secretario general de Jupol, Aarón Rivero, ha explicado que llevarán pancartas en diferentes idiomas a estas miniconcentraciones, ya que su intención es "internacionalizar" las demandas salariales del sindicato, pese a que ya se produjo una mejora superior al 20% aplicada entre 2018 y 2020. Además, los días 28, 29 y 30 de junio se celebrarán tres potestas a 1,5 kilómetros de Ifema, entre la avenida de los Andes y la de Machupichu, al otro lado de la M-40. En un primer momento habían solicitado protestar en la avenida Capital de España, a las puertas del recinto ferial, pero la delegación de Gobierno les acabó reubicando ante el fuente control judicial.

Así lo trasladan fuentes de la Delegación del Gobierno en conversación con infoLibre. "Desde el día viernes 24 se inicia la fase de alerta en Madrid y el perímetro de seguridad está activo", detallan. "La previsión que nos han dado en cuanto al aforo es de 50 personas. Se trata de una estimación que nos facilitan para poder dimensionar el dispositivo de seguridad", prosiguen. Sin embargo Rivero ha asegurado que será una "macromanifestación"  que contará con dos cabezas tractoras de camiones. "Nos han dicho que a más gente, más lejos estaremos", ha reconocido el secretario general de Jupol.

Hay además otras dos concentraciones previstas. Una marcha motera que se realizará el sábado 25 cuyo recorrido y número de asistentes también se ha visto modificado. En un primer momento, tal y como explican fuentes de la Delegación, se había anunciado la asistencia de, al menos, 3.000 motoristas, pero finalmente el sindicato redujo las previsiones a 200. En cuanto al recorrido, Jusapol quería que la marcha terminase frente al Ministerio del Interior, tras pasar por las sedes de las direcciones generales de la Policía y la Guardia Civil, pero no se ha autorizado y deberá concluir en las proximidades de la plaza de toros de Las Ventas.

Dos días después, convocados por el sindicato Jupol, se concentrarán en el madrileño barrio de Moratalaz ante la sede de las Unidades de Intervención Policial (UIP) por el “abandono” de los antidisturbios y la referencia a la referencia a los “piolines” que realizó Pedo Sánchez en el Congreso recientemente. Por este motivo, se pintarán las cabezas de color amarillo, en alusión al dibujo animado que figuraba en los barcos donde se alojaron los agentes que actuaron en el referéndum ilegal del 1-O durante el mandato de Mariano Rajoy.

La Delegación del Gobierno prohíbe la manifestación 'OTAN criminal, Gobierno cómplice'

A diferencia de lo que ha sucedido con los sindicatos policiales, a los que se ha reubicado para poder mantener sus protestas, asociaciones como Movimiento Antirrepresivo de Madrid (Mar Madrid) no han corrido la misma suerte. Bajo el lema OTAN criminal, Gobierno cómplice! habían comunicado una marcha para el próximo miércoles 29 a las 20.00 horas, con un recorrido que comprendía desde la glorieta de Atocha hasta la céntrica plaza de Jacinto Benavente. El día, la hora y el recorrido no era casual: es cuando se celebra la cena de gala de los mandatarios en el Museo del Prado. Y precisamente por ese motivo ha sido prohibida, explican en la Delegación del Gobierno.

"Hay un informe de la Jefatura Nacional de la Policía que lo desaconseja", detallan. "Según el informe, es incompatible la celebración de la marcha en ese recorrido con el extraordinario dispositivo de seguridad. Se considera también que como ya hay una manifestación contra la OTAN el domingo anterior, la difusión de esas ideas y mensajes ya están garantizadas en esa marcha", prosiguen. Asimismo, las citadas fuentes aseguran a este periódico que "no es posible proponer un recorrido alternativo" en toda la zona centro por el amplio dispositivo de seguridad. "La prohibición es la única medida idónea para evitar alteraciones", zanjan.

Sin embargo el portavoz de MAR Madrid, Marco Fernández, no se resigna. "Nosotros queremos salir el 29 porque es cuando es el primer día de la cumbre. Consideramos que es necesario tener una respuesta para los señores de la guerra", afirma. "Da bastante vergüenza que vayan a celebrar una cena de gala en un edificio como el Prado, con ese valor cultural", añade. "Van a militarizar nuestra ciudad, a sembrar el caos, van a cerrar todo, pues al menos que nos escuchen". "Estamos debatiendo recorridos alternativos, lo que no vamos a hacer es quedarnos en casa para protestar", sintetiza.

Lo que sí descarta Fernández es secundar la otra manifestación convocada el domingo por la Plataforma Estatal por la Paz, OTAN No, tal y como solicitan desde la Delegación. "Creemos que no tiene mucho sentido, esa marcha puede ser multitudinaria y más llamativa pero, en primer lugar, se celebra antes de que comience la OTAN y, en segundo lugar, está fuertemente impulsada por dirigentes que están en el Gobierno", lamenta. "Nosotros pensamos que hay que hacer ruido en el momento y que no se puede estar en el Gobierno y también en la contracumbre. Es necesario señalar la responsabilidad del gobierno, está demostrando ser tan lameculos como el de Aznar", concluye.

Dirigentes de IU y Podemos estarán en la contracumbre de la OTAN

Lo cierto es que la plataforma, las organizaciones que las respaldan y gran parte de la estructura organizativa de Izquierda Unida han promovido en redes los actos de esta cita alternativa a la reunión de la OTAN y el texto unitario pactado, que acusa a la OTAN de ser una "amenaza para la paz", como ha demostrado a su juicio en otros conflictos como en Irak, Afganistán y la guerra en la antigua Yugoslavia. Así, expresan su rechazo a la invitación realizada por el Gobierno para realizar esta cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid.

Durante el fin de semana se desplegará en el auditorio Marcelino Camacho de Comisiones Obreras distintos paneles contra el aumento del gasto armamentístico, sobre mecanismos de seguridad desmilitarizada, la crisis alimentaria o el cambio climático, entre otros temas. Así lo explicó Willy Meyer, uno de los coportavoces de la plataforma OTAN No y exeurodiputado de IU, el miércoles frente al Congreso. "Queremos poner las bases por un movimiento pacifista en España y a nivel internacional", alegó. "Mientras ellos organizan la cumbre de la guerra, nosotros organizamos la cumbre por la paz”, completó otra de las portavoces, Nora García, resaltando que el pacifismo “no sólo es una idea”, sino también “una práctica política”.

La manifestación No a la OTAN recorrerá el trayecto entre la estación de Atocha de la capital y la Plaza de España el domingo 26, a las 12.00 horas. Se prevé la asistencia de Enrique Santiago y Sira Rego por parte de IU mientras que el ministro de Consumo y su coordinador federal, Alberto Garzón, no ha confirmado su asistencia a ninguno de los actos de esta contracumbre. También se espera la presencia de algún dirigente de Podemos.

Vuelve Jupol, ahora contra la OTAN

Más sobre este tema
stats