LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Un año del 23J: Sánchez se ve fuerte para aguantar y fía su hoja de ruta a Cataluña y los Presupuestos

El juicio del 'procés'

El PP aboga por el cumplimiento íntegro de las penas por rebelión y sedición y "recuperar" las competencias de prisiones

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, consideró este lunes que la sentencia del procés "pone fin a un proceso judicial ejemplar", que "es el momento de cumplir y hacer cumplir la sentencia" y que cualquier llamamiento en contra debe ser respondido de "forma contundente" por el presidente del Gobierno en funciones. 

En rueda de prensa desde la sala de prensa del Congreso de los Diputados, el jefe de los conservadores insistió en que Pedro Sánchez puede contar con el PP para "apoyar" todas las iniciativas para garantizar la seguridad y el respeto a la legalidad y a la Constitución en Cataluña.

El jefe del principal partido de la oposición mantuvo que no es a ellos a quienes corresponde "valorar" la sentencia, pero sí recordar su contexto. En este momento, sacó pecho de que el PP aplicó por primera vez el artículo 155 de la Constitución para cesar a un Gobierno y para disolver el Parlament

Pese a que fue insistente en que estarán al lado del Gobierno, recordó que Sánchez llegó al Gobierno aupado por los independentistas y que el PSOE ha llegado a "acuerdos de gobierno" con partidos cuyos líderes fueron condenado este lunes en 40 ayuntamientos catalanes y en la Diputación de Barcelona.

Casado aprovechó esta rueda de prensa, que siguió a una ofrecida por el líder del Ciudadanos en la misma sala, para avanzar un paquete de iniciativas que el PP pondría en marcha si logra el Gobierno. Las medidas van desde la reforma de la ley del indulto para prohibirlos en caso de sedición y rebelión a la modificación del Código Penal para introducir el cumplimiento íntegro de las penas para esos mismos delitos.

"Pensamos que el presidente del Gobierno en funciones debe inmediatamente declarar su compromiso de no indultar a los condenados por el Tribunal Supremo, tal y como en los últimos meses pedían alguno de sus ministros, la delegada del Gobierno en Cataluña e incluso el líder del PSC", sostuvo Casado.

Además, anunció que si el PP logra llegar al Gobierno de España tras las elecciones del 10 de noviembre recuperará las transferencias de prisiones que ostenta el Gobierno de Cataluña.

"La Ley General Penitenciaria debería evitar que en Lledoners haya un régimen penitenciario diferenciado y que incluso haya discrecionalidad a la hora de aplicar el tercer grado penitenciario", había avanzado horas antes Casado en una entrevista en Antena 3.

"Recuperaremos las competencias en materia de administración penitenciaria, que el PSOE transfirió en el año 1983 a Cataluña para así garantizar el cumplimiento de las condenas y que no haya tratos diferenciados ni discrecionalidad para la aplicación del tercer grado", insistió Casado en su declaración en el Congreso. 

No obstante, esta iniciativa implicaría una reforma de la Constitución o del Estatuto de Cataluña. Esto último, a su vez, requiere la aprobación de dos terceras partes del Parlament catalán, lo que hace en este momento inviable dicha iniciativa. En otras palabras: esta iniciativa no está en manos de ningún Gobierno central, que no tiene capacidad legal para recuperar competencias incorporadas a un Estatuto autonómico.

Además de las medidas destinadas a la situación en Cataluña que un Gobierno del PP liderado por él pondría sobre la mesa, Casado reclamó a Sánchez que en caso de que "fuera necesario" debería "agilizar" una serie de instrumentos para "garantizar la estabilidad".

Citó tres en concreto: la Ley de Seguridad Nacional "para coordinar las fuerzas y cuerpos policiales", la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera y la Ley de Acción Exterior "para cerrar de inmediato Diplocat y evitar la propaganda institucional del independentismo en el exterior después de la sentencia".

Más sobre este tema
stats