'Operación Lezo'

El PP de Madrid usó en la campaña de 2011 empresas pantalla que ya había utilizado en 2007

La expresidenta del PP de Madrid Esperanza Aguirre.

Los avances en la Operación Lezo han destapado que, para obtener financiación opaca, el PP de Madrid utilizó presuntamente en las elecciones de 2011 empresas de las que ya se había valido en 2007.

Desde el estallido del caso Gürtel en febrero de 2009, estuvo sobre la mesa la supuesta financiación ilegal del PP a través de varias vías: donaciones a la fundación Fundescam; gastos partidarios abonados a las empresas de la trama con fondos de distintas administraciones; y facturas electorales asumidas, también en 2007 y 2008, por adjudicatarias de contratos públicos, una operativa que han terminado confesando nueve empresarios valencianos.

Pero nada de eso, ni el terremoto provocado por los arrestos y las tempranas imputaciones de cargos públicos en el caso Gürtel ni la posterior constatación de que distintos empresarios habían sufragado gastos del partido mediante facturas falsas, torció las rutinas del PP de Madrid. Un ejemplo: el nombre de las empresas Sintra y Swat ya salió a la luz hace un mes a través de los papeles incautados a quien en 2007 era gerente del PP madrileño, Beltrán Gutiérrez. Ahora, ambas aparecen de nuevo en el auto donde el juez Eloy Velasco señala a nueve mercantiles –"entramados de empresas pantalla", dice la resolución– como receptoras de casi 700.000 euros pagados por Indra en 2011 para sufragar gastos camuflados del PP.

Dos vías de financiación ilegal

Las indagaciones sobre la –presunta– financiación ilegal del PP madrileño certifican la utilización de distintas vías. En lo que concierne a estas empresas, la formación conservadora habría utilizado dos. La primera, esta: adjudicatarios públicos –en este caso, Indra, una firma habitual en los contratos de la Agencia de Informática, ICM- asumían gastos electorales del partido aceptando facturas falsas como si estas se correspondieran con trabajos de publicidad o similar efectuados para la compañía pagadora. La segunda habría consistido en satisfacer parte del coste de las campañas electorales otorgando contratos públicos a las firmas que habían realizado las campañas: así lo admitió el propietario de Over Marketing, una de las firmas investigadas en la pieza sobre financiación del PP que Velasco instruye en el marco de la Operación Púnica. 

Cinco de las nueve compañías están vinculadas al mismo empresario que capitanea Sintra Consultores SL. Otras tres, al que dirige Swat. La última es Strat Map. Los tres empresarios figuran entre las 58 personas cuyas propiedades ha ordenado averiguar el juez Velasco en previsión de eventuales embargos preventivos. Tanto el máximo responsable de Sintra Consultores, Óscar Sánchez, como el de Swat, Juan Miguel Madoz, rehúsan ofrecer su versión sobre lo sucedido bajo el argumento de que el juez les ha prohibido hablar de aquello que está bajo investigación. El tercer empresario, José Miguel Alonso, que también estuvo vinculado a Swat, no pudo ser localizado.

De las nueve sociedades que Velasco incluye en su resolución judicial como destinatarias de los pagos de Indra bajo sospecha, cuatro facturaron al partido entre 2007 y 2011, según la contabilidad oficial del PP. Sintra Consultores SL declaró trabajos para la formación conservadora en 2007, año de elecciones autonómicas y municipales, por 599.915 euros. Otra de las sociedades del mismo grupo, Troyano Marketing y Diseño SL, contabilizó 200.069 euros en 2011 por sus servicios al PP. Y una tercera pieza de la misma constelación societaria, Braveheart Management  SL, facturó a la formación conservadora 81.200 euros en 2008.

Una de las empresas de la lista ya suscitó las sospechas de la oposición un año antes de las elecciones de 2011: Swat SL, a la que el Gobierno de Esperanza Aguirre adjudicó un contrato de nada menos que 1,3 millones en 2006 para“evaluar” la estrategia de comunicación del Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade). En 2009, y según los documentos incorporados por Hacienda al sumario Gürtel, Swat facturó 61.245 euros al PP. Y 21.240 al siguiente año.

Los manuscritos incautados por la Guardia Civil en el domicilio del exgerente del PP plasma lo que los investigadores consideran un reparto de los costes reales de las campañas de 2007, cuando se celebraron autonómicas y municipales. 

Según esos manuscritos, Over Marketing habría recibido del PP 1,03 millones de euros, Carat –durante años ligada al exportavoz del Gobierno de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, que en 2007 ya no dirigía la compañía- se hizo con 1,5 millones y Sintra con 600.000 euros.

¿Y dónde aparece Swat? Su nombre no se menciona en los papeles de Beltrán Gutiérrez pero fue a su fax a donde se enviaron desde la sede del PP dos hojas mecanografiadas que detallan gastos electorales por 441.425,45 euros. 

El sumario de la Operación Púnica muestra cómo un empresario declaró en 2015 ante el juez Velasco que su compañía, dedicada a la investigación demoscópica, Demométrica, había hecho en 2008 y 2009 un sondeo en cuatro oleadas sobre la valoración de los distintos líderes políticos de la Comunidad de Madrid y por el que Swat le pagó 36.598 euros. Braveheart Management desembolsó otra cantidad idéntica. Uno de los directivos de Demométrica aseguró al aportar sendas facturas que le habían dicho que Braveheart “era una empresa del mismo grupo” que Swat.

PP de Madrid compara a Carmena con Stalin por querer "adoctrinar" regalando libros a recién nacidos

PP de Madrid compara a Carmena con Stalin por querer "adoctrinar" regalando libros a recién nacidos

Más sobre este tema
stats