Elecciones 26J

El PP reconoce que es “muy difícil” sentar en la misma mesa de diálogo a Ciudadanos y PNV

Mariano Rajoy recibe en la Moncloa a Iñigo Urkullu en su primera entrevista como lehendakari, el pasado 30 de enero de 2013.

Si no cambia nada este viernes, el domingo se cumplirá una semana de la celebración de las elecciones generales sin que el presidente del Gobierno en funciones y candidato con mejor resultado se haya reunido con los líderes de otras fuerzas políticas. Hasta ahora, los contactos han sido telefónicos y, al cierre de esta edición sólo había trascendido una llamada al presidente canario, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria. Este lunes, en rueda de prensa en la sede nacional del Partido Popular, Mariano Rajoy había señalado que no descartaba "absolutamente nada" preguntado sobre si barajaba un pacto con Ciudadanos, el PNV y CC. Un pacto al que le faltaría, no obstante, un escaño para logar los 176 diputados en los que está instalada la mayoría absoluta.

Las fuentes del PP consultadas por este posible escenario coinciden en que va a ser "muy difícil" que los nacionalistas vascos se sienten en la misma mesa que Ciudadanos. Basan su impresión en la postura de Albert Rivera respecto al Concierto Económico Vasco, el modelo que rige la relación fiscal con el Estado. En C´s creen que el sistema debe ser revisado al entenderlo como un privilegio. Ciudadanos logró 32 escaños el 26J, ocho menos que el 20D; el PNV, 5, y CC, 1. 

Los dirigentes consultados por infoLibre contextualizan sus reservas en el escenario preelectoral que se vive ahora en Euskadi. A finales de agosto se convocarán elecciones autonómicas para el otoño y, sostienen que los nacionalistas vascos van a pensarse mucho cualquier operación a nivel nacional que pueda perjudicarles después en los comicios al Parlamento Vasco. No obstante, señalan que en este momento de aparente bloqueo total no hay que dar nada cerrado. "En política todo es posible", señala un dirigente nacional del PP.

Los nacionalistas vascos han perdido un escaño respecto a las generales de diciembre, pasando de 6 a 5. En votos, logró 16.101 menos que hace seis meses, instalándose, tras Podemos

Mensaje a Alfonso Alonso

Si nos atenemos a las declaraciones de dirigentes del PNV, el camino para escuchar al Partido Popular tampoco está allanado.

Este jueves, el responsable del área institucional del PNV, Koldo Mediavilla, se dirigió al ministro de Sanidad en funciones y presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, para decirle "que puede esperar sentado una respuesta" de su partido sobre su ofrecimiento para entrar en un acuerdo de gobernabilidad.

Además, le recordó que el secretario de Justicia, Derechos y Libertades del PP y parlamentario vasco, Iñaki Oyarzábal, todavía no ha pedido disculpas por decir que "la corrupción en el País Vasco tiene las siglas del PNV" cuando denunció "una trama" de supuestas irregularidades en las adjudicaciones en los servicios de comedores de los centros públicos. La Fiscalía ha archivado las diligencias de investigación al no ver indicios de delito.

En una entrevista concedida a Herri Irratia-Radio Popular, recogida por Europa Press, Mediavilla apuntó que "se están haciendo muchas valoraciones en el sentido de que el PNV puede pactar con el PP y que, si no lo hace, es porque tiene unas elecciones autonómicas en otoño", algo que rechazó.

"Como usted comprenderá, un partido que hace este tipo de declaraciones, que ni siquiera ha sido capaz de rectificar y pedir disculpas después de que la Fiscalía haya archivado el tema de los comedores, que es al que hacía referencia el señor Oyarzábal, no pretenderá obtener del PNV la mínima respuesta en este momento. En este sentido, el señor Alonso puede esperar sentado la respuesta del PNV", sostuvo.

El acuerdo con el PNV, "hoy por hoy, imposible"

"El PNV, en este momento, no está ni siquiera en esa dinámica de acuerdo". Además, dijo que a ellos no les compete la constitución de un Gobierno en Madrid porque el PNV "no tiene la vocación de gobernar España, sino de seguir gobernando Euskadi, buscando la prosperidad y el bienestar de este país".

No obstante, reconoció que sí les preocupa "la estabilidad del Estado". "A todos nos afecta una situación de interinidad y falta de Gobierno". "Hoy por hoy, consideramos que un acuerdo con el PP es imposible. El PP tendría que hacerse una enmienda a la totalidad, y en su caso, un giro de 180 grados a la política que hasta ahora ha estado desarrollando", señaló.

En el partido presidido por Mariano Rajoy siguen insistiendo en que el escenario ideal sería que los socialistas accedieran a su oferta de gobierno de 'gran coalición'. Un asunto que los socialistas, a día de hoy, tienen bastante claro. El equipo de Pedro Sánchez mantiene un doble 'no'. 'No' al voto a favor y 'no' a la abstención. Así las cosas, en el PP confían en que la postura se ablande a medida que pasen los días –el 19 se constituyen las Cortes– y, sobre todo, tras la reunión que Sánchez mantendrá con los barones del PSOE el fin de semana que viene.

Fuentes de la dirección nacional del PP consultadas por este diario subrayan que el PSOE tiene una oportunidad enorme de demostrar que está por la "estabilidad" de España. Y de que actúa con "responsabilidad", la que se espera de un partido que ha sido clave en la historia de España.

El PP, que intenta dejar la pelota en el tejado de Pedro Sánchez, señala que no tienen líneas rojas para negociar y que "hay campo suficiente" para, más que un pacto de investidura, un pacto de legislatura, de cuatro años con una "completa agenda de reformas". Un "gran acuerdo" que tendría, como mínimo la firma del PP y del PSOE.

Arrancan los contactos

Como había anunciado el propio presidente del Gobierno en funciones, este jueves, a su vuelta de Bruselas, empezó a dar los primeros pasos para cerrar reuniones con los líderes de otras formaciones de cara a la formación de un Ejecutivo. La primera llamada no ha sido al PSOE, la formación más votada tras el PP (85 escaños), sino a Coalición Canaria, la que menos escaños obtuvo (1).

Según informó el Partido Popular Rajoy mantuvo una primera conversación, por teléfono, con Fernando Clavijo, presidente Canarias (CC). Los conservadores buscan sumar el escaño que obtuvo esta formación el 26J.

La idea del jefe del Ejecutivo es completar este viernes las llamadas a los representantes del resto de formaciones con representación parlamentaria.

Desde antes de conocerse los resultados electorales, Rajoy avanzó, sabiendo que iba a necesitar apoyos de otras fuerzas, que su apuesta seguía siendo la de un gobierno de "gran coalición" con el Partido Socialista al que también podría sumarse Ciudadanos, aunque los votos del partido de Albert Rivera no sería necesarios. Este es el plan A. El plan B pasaría por sumar los 137 escaños del PP a los 32 de Ciudadanos, los 5 del PNV y el de Coalición Canaria. De todos modos, seguiría faltando un escaño para la mayoría absoluta (176). Por ello, muchas de las miradas están puestas en Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canarias.

Rajoy y representantes de CC mantendrán un encuentro el martes de la semana que viene.

El PNV afirma que el PP tendría que dar “un giro de 180 grados” si quiere facilitar un acuerdo

El PNV afirma que el PP tendría que dar “un giro de 180 grados” si quiere facilitar un acuerdo

Más sobre este tema
stats