PORTADA DE MAÑANA
Ver
La izquierda aplaude la respuesta a los ultras franceses, pero se distancia de la idea del Frente Popular

28A | Elecciones generales

El PP vuelca en WhatsApp sus dardos contra Rivera, Abascal y Sánchez en busca de la máxima movilización

Pablo Casado, en una reciente visita a Matadeón de los Oteros (León), el pueblo de su padre.

A menos de un mes para las elecciones generales, el Partido Popular se ha propuesto ocupar todos los espacios posibles –medios de comunicación, actos públicos, redes sociales...– para trasladar a los ciudadanos el proyecto de Gobierno de Pablo Casado. El líder de los conservadores llegó a la presidencia del partido a finales del pasado julio, tras la moción de censura que Pedro Sánchez planteó a Mariano Rajoy, y el adelanto electoral ha provocado que tenga que multiplicar sus actos y su presencia en todas las circunscripciones. Se trata de intentar llegar al máximo número de potenciales votantes. "Todo suma. No es sólo cuestión de calendario, que es muy importante. También tenemos que competir con Vox, que se estrena en unas elecciones generales y desconocemos con qué fuerza harán su entrada en Congreso y Senado", subraya un dirigente conservador. 

A la omnipresencia de Casado en esta precampaña –igual ocurrirá en la campaña–, la marca PP busca también estar presente en otros ámbitos en los que los nuevos partidos han llevado la delantera a los tradicionales. Es un intento de plantarles batalla con armas similares. Además de Twitter y Facebook, los conservadores han creado canales de WhatsApp bastante activos –los simpatizantes pueden darse de alta dando su número de teléfono y un código postal– en los que vuelcan información con el fin último de movilizar, de atraer votantes. Todas las encuestas ubican al PP por debajo de los cien escaños y en Génova peleean por llegar a esta cifra. Saben que Casado necesitará de los votos de Ciudadanos y Vox para gobernar, si dan los números. Pero pretenden que, de aquí al 28 abril, un porcentaje importante de electores que ahora apuestan por el partido de Albert Rivera o el de Santiago Abascal se pasen al PP. Que cale ese mensaje de que dividir el voto, sobre todo en circunscripciones pequeñas, hace más fuertes a los socialistas.

Uno de los últimos mensajes remitidos por el PP en sus canales de WhatsApp es un vídeo protagonizado por Pablo Casado en las inmediaciones del centro Botín, en Santander. El líder de los conservadores hizo campaña el pasado fin de semana en Cantabria.

"Sabíamos que Sánchez quería vender España a trozos, pero nos hemos enterado de que también quiere vender España a plazos", dice sobre las declaraciones del socialista Miquel Iceta sobre el referéndum. "Si el 65% de los catalanes quiere la independencia, la democracia deberá encontrar un mecanismo para encauzar eso", señaló el primer secretario de los socialistas catalanes la semana pasada.

En el vídeo, el PP recuerda sus propuestas de instar a la ilegalización de partidos que alienten la violencia. "Cero subvenciones a partidos liderados por golpistas", puede leerse en los rótulos de este material audivisual en el que otro de los mensajes es "¡Sánchez, España no se vende!".

La dirección nacional del partido quería plantar batalla con las palabras de Iceta, conscientes de que es una cuestión que divide incluso a los votantes socialistas. Pero el patinazo de Adolfo Suárez Illana del jueves pasado, mezclando en una entrevista en Onda Cero neandertales, aborto y supuestas leyes sobre esta materia en Nueva York –que resultaron inexistentes– dieron al traste con estos planes. Las palabras del número dos de Casado por Madrid, al que Génova obligó a rectificar, lo eclipsaron todo.

Ese mismo día, poco antes de que Casado presentase su lista por Madrid y casi al mismo tiempo que Suárez Illana concedía la polémica entrevista, los registrados en los grupos de WhatsApp del PP recibían una imagen de la portada del diario Abccon el siguiente titular: "El PSC pone fecha a la independencia de Cataluña: 10 años". La foto de portada del diario de Vocento estaba protagonizada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el acto de presentación de las principales medidas del programa electoral de los socialistas, ese acto en el que, a sus espaldas, se intercalaban banderas españolas y europeas.

 

Junto a la portada del citado periódico, el PP añade la leyenda: "Volverán a hacerlo. Que no te engañen con banderas. España está en juego. No juguemos con el voto". Una apelación al voto útil.

Horas después, el mismo canal distribuía el primer vídeo destinado a Santiago Abascal, líder de Vox y exmilitante del Partido Popular. El material ridiculizaba lo que los conservadores consideran uno de los principales defectos del presidente del partido de ultraderecha: su falta de experiencia política y la forma en la que evita asuntos fundamentales que en ningún caso, a ojos del PP, debe esquivar un líder político.

Copiando el formato del famoso programa de televisión Un, dos, tres, pero transformado enUn, Vox, tres,Un, Vox, tres retratan a un Abascal que no sabe de pensiones, ni de cómo se elabora un Presupuesto, ni de cómo se conforma la Mesa del Congreso... ni de cómo funciona la Comisión de Secretos Oficiales. El vídeo está montado a partir de imágenes de la intervención de Abascal en un acto que protagonizó hace semanas en el Club Siglo XXI.

"Mucha escopeta y mucha '¡Viva España!', pero como presidente no se apaña", puede escucharse al final de la locución.

 

Un día antes el protagonista del vídeo era Albert Rivera. El líder de Cs había propuesto a Casado un gobierno de coalición tras las generales. Y en el PP el enfado era importante porque Rivera había esperado a que se cerrase el plazo legal del registro de las listas para lanzar la oferta. Cuando ya no había manera de acordar candidaturas conjuntas.

El PP insiste en que Rivera no es de fiar. Que por mucho que diga que han cerrado las puertas a los socialistas volverán a intentar un pacto con Sánchez si dan los números. Así lo plasman en un vídeo en el que recopilan las "17" veces que el presidente del partido naranja dijo que no iba a pactar con el PSOE entre los meses de noviembre y diciembre de 2015. Y la imagen de Sánchez y Rivera firmando el pacto el 26 de febrero de 2016.

"¿Te da lo mismo?", preguntan. "No da lo mismo", responden acto seguido.

 

Pero en lo que va de precampaña el blanco favorito de los vídeos que el PP pretende que acaben siendo virales entre sus militantes y simpatizantes ha sido Pedro Sánchez. "¿Es difícil echar a Pedro Sánchez?", se pregunta el PP en uno de los últimos vídeos difundidos este martes. Un material en el que se incluye otra cuestión: "¿Y si echar a Pedro Sánchez fuera tan sencillo como echar una carta?". A continuación, recoge los pasos que hay que dar para solicitar el voto por correo, imágenes entre las que cuelan fotos de Pedro Sánchez con Quim Torra y con Pablo Iglesias. "No es muy complicado y el resultado merece la pena", señalan sobre el proceso de voto por correo.

El voto 1+1+1 para el Senado: dónde hicieron caso los electores y qué efectos tuvo en el reparto de escaños

El voto 1+1+1 para el Senado: dónde hicieron caso los electores y qué efectos tuvo en el reparto de escaños

En otro de los vídeos, llaman "mentiroso" a Pedro Sánchez por haber descontextualizado en un mitin unas palabras de Daniel Lacalle, miembro de la lista del PP al Congreso por Madrid y gurú económico de la fundación Concordia y Libertad. Se refería a la supuesta apuesta del PP de bajar las pensiones, algo que el propio aludido ha aclarado y la dirección nacional del partido se ha esforzado en desmentir.

 

En el vídeo, el PP recupera las imágenes en las que el socialista José Luis Rodríguez Zapatero anuncia la suspensión de la revalorización de las pensiones para 2011 y cómo Pedro Sánchez estuvo entre los diputados que votaron a favor.  

Más sobre este tema
stats