Navarra

El PSOE navarro no se pliega a Ferraz y da un paso más hacia la moción de censura a Barcina

Roberto Jiménez, líder del PSN, el pasado 27 de febrero en el Parlamento de Navarra.

El camino del Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE) hacia la moción de censura contra Yolanda Barcina, repudiada tajantemente por Ferraz, no se detiene. O no por el momento. Este sábado, la ejecutiva regional, reunida de forma extraordinaria, decidió "por unanimidad" iniciar una ronda de contactos con el conjunto de fuerzas políticas del Parlamento foral, "de menor a mayor, a excepción de Bildu", para "explorar y, en su caso, articular los mecanismos necesarios para que la ciudadanía pueda expresarse libremente". O sea, vía elecciones anticipadas el 25 de mayo. Por descontado, la cúpula vuelve a demandar a la presidenta que, como "un último acto de responsabilidad" dimita y convoque los comicios "haciéndolos coincidir" con las europeas.

En el comunicado final, de tres páginas y remitido a los medios, no aparece de forma expresa la locución "moción de censura", pero sí hay señales que apuntan a que esa alternativa, contra el criterio de la dirección de Alfredo Pérez Rubalcaba, no está completamente descartada. No sólo por esa mención a los "mecanismos necesarios" para que los navarros puedan hablar. También porque en su primer punto, la ejecutiva del PSN manifiesta que "hace suyas y ratifica todas y cada una de las conclusiones de la comisión de investigación del Parlamento", "así como sus recomendaciones". Y en esas conclusiones se dice de forma taxativa que si Barcina no dimite (como ella misma ha dicho por activa y por pasiva), el "conjunto de grupos parlamentarios" están "obligados" a "tomar las medidas pertinentes para la devolución de la palabra a la ciudadanía y poner fin a la crítica situación actual". 

En la exposición de motivos, el PSN da otra vez muestra de su distinta lectura de la crisis que acorrala a Barcina: "La comisión de investigación –reza el comunicado oficial– ha dictaminado con total claridad la existencia de prácticas corruptas en favor de intentos de injerencias y tratos de favor, con una total confusión entre el interés general y el privado, que inhabilita totalmente para el ejercicio de sus funciones a sus principales responsables y, en especial, a la presidenta del Gobierno". 

Los socialistas navarros consideran que la situación en la comunidad es "insostenible" por la crisis institucional –Barcina gobierna en minoría, con el apoyo de los 19 diputados de UPN de una Cámara de 50 escaños– y las "desafortunadas actuaciones" del Ejecutivo. "La gota que ha colmado el vaso es la conducta de la presidenta y de la vicepresidenta", Lourdes Goicoechea, a quien la ex directora gerente de la Hacienda foral, Idoia Nieves, acusó de "injerencias en grado de tentativa", hecho que la comisión consideró acreditado. 

"Nadie puede frustrar la demanda de elecciones"

"Vemos con gran preocupación cómo Navarra padece el desgobierno de un Gobierno enfrentado con la sociedad, enfrentado con el Parlamento y anclado en el poder por el poder. Es impensable y bajo todo punto de vista indeseable, seguir 15 meses más así", señala la nota, abundando en la idea de que no se puede esperar más, que hay que descabalgar a Barcina como sea. A ella reclama el PSN su dimisión, sin que se parapete "en supuestos complots o conspiraciones de terceros". 

La voluntad de ir a elecciones el 25 de mayo es diáfana: "Los socialistas solo queremos darles a los navarros la posibilidad de elegir, de tomar sus propias decisiones. El futuro de nuestra comunidad debe estar en manos de los navarros y las navarras, y nadie, y tampoco su presidenta, pueden en aras a unos intereses estrictamente personales, frustrar esa demanda colectiva". El PSN desea comicios anticipados "por el interés general y para que sean los ciudadanos los que decidan el futuro de Navarra". 

El comunicado aprovecha para desmentir, una vez más, toda idea de acuerdo con Bildu, aventada por la derecha de UPN y PP y ayer mismo por la propia Barcina: "No tenemos ningún pacto, ni lo hemos buscado, ni lo vamos a buscar, con Bildu y muchísimo menos un Gobierno de coalición, como torticeramente se ha tratado de trasladar". 

Desde Roma, donde se clausuró el congreso del Partido de los Socialistas Europeos (PES), Óscar López, el secretario de Organización, dijo respaldar la decisión del PSN: “Barcina tiene que dimitir porque ha tenido un caso de corrupción claro en su Gobierno y, a partir de ahí, los socialistas han dicho que abrirán una ronda de contactos con todos los partidos excepto Bildu. Eso es lo que apoyamos lo socialistas”.

Nada es definitivo, no obstante, hasta el próximo jueves, 6 de marzo. Ese es el deadline. La fecha de la convocatoria del máximo órgano de dirección del PSN, el Comité Regional. Hasta ese día se prolongarán las conversaciones entre Ferraz y sus compañeros navarros. Hasta ese día tendrá Rubalcaba y su equipo para convencerles de que no conviene impulsar la mociónconvencerles de que no conviene impulsar la moción y buscar otras alternativas. No hay más tiempo porque el 7 es la última fecha disponible para registrar la censura contra Barcina. Para poder convocar elecciones anticipadas el 25 de mayo, el 1 de abril debe estar disuelto el Parlamento foral.

Dirigentes del PP piden al Gobierno que frene a Wert

Dictamen de la comisión de investigación sobre la situación de la Hacienda navarra (PDF)

Más sobre este tema
stats