La portada de mañana
Ver
Conservadurismo, elitismo y desconexión: así marca el sistema de oposiciones a los jueces españoles

La XII Legislatura

Rajoy alarga el bloqueo de la investidura y deja la fecha para su reunión con Rivera

Rajoy alarga el bloqueo de la investidura y deja la fecha para su reunión con Rivera

La investidura de un nuevo presidente del Gobierno sigue, por un día más, bloqueada. Este miércoles, el líder del PP, Mariano Rajoy, se negó de nuevo a fijar una fecha para la votación tras la reunión de la ejecutiva de su partido, aunque ese será uno de los temas principales de la reunión que mantendrá este jueves con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Y es que entre los dirigentes del PP crece la sensación de que es necesario elegir un día para que Rajoy se someta al debate de investidura, un gesto que serviría para desbloquear la negociación con el partido naranja y también para liberar de presión a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que lleva tres semanas sin convocar la votación desde que el rey designó a Rajoy candidato.

La ejecutiva del PP dio este miércoles carta blanca a su líder para iniciar las negociaciones con Ciudadanos con el fin de conseguir que estos apoyen la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno. Pero en la comparecencia posterior, el mandatario quiso hacer una demostración de fuerza: su discurso estuvo centrado en presionar al PSOE para que se replantee su voto en contra, y en relación a Ciudadanos el líder del PP únicamente aseguró que la ejecutiva ni siquiera había entrado a valorar sus propuestas. "El PP no ha venido a hablar de condiciones", zanjó.

No obstante, Rajoy también anunció que se reuniría con Rivera para expresarle en privado su postura. Ese encuentro se producirá este jueves, y según fuentes de la ejecutiva del PP, el líder de los conservadores tiene pensado hablar con el presidente de Ciudadanos sobre la fecha en la que tendría que celebrarse el debate de investidura, un extremo que se negó a concretar este miércoles, cuando afirmó que "el tema no es la fecha de un debate, el tema es la fecha de la formación de un Gobierno". Su actitud es radicalmente contraria a la que el PP mostró en la anterior legislatura, cuando apremió al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a presentarse cuanto antes a una investidura en la que escenificó su falta de apoyos.

Pero los dirigentes del PP consultados por infoLibre comienzan a ver urgente escoger un día para que Rajoy pida la confianza del Congreso, pese a que aseguran que en la reunión de la ejecutiva de este miércoles no se trató el tema. A pesar de que el presidente en funciones es reacio a someterse a la votación sin tener los apoyos para ganarla, el PP también valora las ventajas que tiene fijar una fecha, que son fundamentalmente dos: cumpliría una de las condiciones de Ciudadanos para sentarse a la mesa de negociación –la otra es que los conservadores suscriban su documento de seis propuestas– y, además, descargaría a Ana Pastor, cuyo papel institucional como presidenta del Congreso le obliga a fijar una fecha, toda vez que Rajoy ha sido designado candidato por el rey.

Y es que la actitud de ninguneo que mostró el líder del PP este miércoles con respecto a Ciudadanos tenía como intención escenificar que son los conservadores quienes tienen la sartén por el mango en la eventual negociación, pero a nivel interno el tono con respecto al partido naranja ha sido más suave. Varios miembros de la ejecutiva interpretan que Rajoy pidió a sus compañeros que se abstuvieran de hacer críticas a Ciudadanos, ya que el PP se ha embarcado "en un proceso para hacer amigos" –en palabras del propio presidente– que no conviene poner en peligro con declaraciones subidas de tono.

Estos dirigentes asumen que, finalmente, el PP terminará pasando por el aro y aceptando las seis condiciones impuestas por Rivera, que los conservadores quieren matizar pese a que Ciudadanos asegura que son "innegociables". Pero advierten de que será Rajoy quien "decida los tiempos" y la forma en la que se producirá esta aceptación, una proceso que, aseguran, no supone un menosprecio a Ciudadanos, ya que el partido de Rivera también ha dejado pasar varias semanas para plantear la posibilidad de pasar de la abstención al voto favorable para el candidato del PP.

Poner a Sánchez en el disparadero

Los cinco argumentos que usó el PP para exigir una investidura “inmediata” tras el 20D

Los cinco argumentos que usó el PP para exigir una investidura “inmediata” tras el 20D

Rajoy también ofreció otra clave en su comparecencia de este miércoles: tiene intención de pedir una reunión a Pedro Sánchez para tratar de convencerle de que cambie de idea y apoye su candidatura con una abstención. O, por el contrario, para constatar que "prefiere la repetición de las elecciones", como planteó Rajoy, que según miembros de la ejecutiva del PP busca con este movimiento que Sánchez aparezca ante la opinión pública como la figura que sigue bloqueando la formación del Gobierno. "Exigimos que se retrate Pedro Sánchez, que diga a los españoles que quiere repetir las elecciones", sostienen diversos miembros de la ejecutiva consultados por este periódico.

El líder del PP también aseguró que el encuentro con Sánchez tiene como segundo objetivo conocer la postura del PSOE en relación a la fecha en la que debe de celebrarse el debate de investidura. Y según dirigentes de la formación conservadora, involucrar al líder socialista en esta decisión serviría para desactivar la iniciativa que presentará el PSOE el próximo viernes en el Congreso, en la que instará a Pastor a decidir ya una fecha para que Rajoy se someta al escrutinio de la Cámara baja.

En el PP, sin embargo, están tranquilos, ya que consideran que pueden seguir tensando la cuerda porque cuentan con una importante baza: según sus previsiones, en unas terceras elecciones el claro beneficiado sería Rajoy. Y eso, afirman, supone una fuerte presión para el resto de los partidos.

Más sobre este tema
stats