LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El día a día de la ley trans y el 'sólo sí es sí' tras un año: ni fraude en los registros ni rebajas de penas diarias

el máster de Cifuentes

Rajoy no se mueve: cree que Cifuentes ha dado "explicaciones" y pide "coherencia" a la oposición

Rajoy, durante la reunión que ha mantenido con el primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen.

A su estilo, sin gran efusividad, el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, lanzó este viernes lo que se puede interpretar como un apoyo a Cristina Cifuentes. O, al menos, que no se mueve de lo que señaló el pasado fin de semana en Sevilla. A saber: que ella ya ha dado explicaciones y que ahora la universidad tiene que hablar.

A juicio del presidente, la líder de los conservadores madrileños ha dado "sus explicaciones ante los medios y en el Parlamento regional". También recordó que hay una investigación abierta de la universidad "para aclarar los errores que se hayan producido y averiguar hasta donde llegan las responsabilidades". 

El jefe del Ejecutivo hizo estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen.

En todo caso, para Rajoy "no existe ninguna razón para romper un acuerdo, que se está cumpliendo, y que, además, es bueno para los ciudadanos de Madrid", en alusión a pacto PP-Ciudadanos. Unas palabras que en algunos círculos conservadores llevan a pensar que la prioridad es mantener Madrid pero que todavía es pronto para ponerle en bandeja a Rivera la dimisión de Cifuentes. No obstante, el presidente del Gobierno no pasó por alto la oportunidad de mostrar su extrañeza por el papel que en esta crisis está jugando el partido de Albert Rivera.

Más se extendió Rajoy a la hora de afear la actitud de la oposición con Cifuentes, comparada con como se actúa en casos de falseamiento o exageración de currículums. 

A modo de "reflexión" pidió "coherencia" y "congruencia" al resto de partidos resumiendo con un refrán, la que, a su juicio, es la actuación que están teniendo en los últimos días: "Consejos vendo, que para mí no tengo". "Cada nuevo caso que vamos conociendo es peor que algunas de las cosas que están tan de actualidad", sostuvo.

Obviaba Rajoy, por ejemplo, que el diputado de En Marea y secretario de Organización de Podemos Galicia, Juan Merlo, renunció este viernes a su acta parlamentaria después de que se desvelase que en su currículum figuraba que era ingeniero cuando únicamente tiene formación en esta materia.

¿"Otra medalla más" para Rivera?

Con estas palabras, Rajoy intentaba lanzar un mensaje de tranquilidad, una llamada a la calma sobre todo al Partido Popular. En los últimos días, el partido experimenta una fuerte división entre quienes creen que hay que dejar caer a Cifuentes y quienes creen que sería un error imperdonable permitir que Albert Rivera se cuelgue "otra medalla más". Rajoy, que tiene la última palabra sobre el futuro de Cifuentes, ha dejado claro que, a su juicio, no es el momento de que dé un paso atrás.

En el entorno del presidente aseguran que Rajoy y Cifuentes no se han visto todavía cara a cara y ponen el foco en la postura de Ciudadanos y en el "doble rasero" de los partidos a la hora de cargar contra la dirigente madrileña y callar sobre los casos que les afectan más directamente.

Antes de estas declaraciones, el Gobierno de Mariano Rajoy huyó de apoyos explícitos a la presidenta de la Comunidad de Madrid en el marco de la polémica sobre su máster. Los pronunciamientos se han tornado cada vez más fríos.

Este viernes, poco antes de la rueda de prensa de Rajoy junto al primer ministro danés, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, hizo un llamamiento a la prudencia. A esperar a que la investigación abierta por la universidad vierta sus conclusiones. Porque hasta el momento, a si juicio, no se ha demostrado ninguna "irregularidad".

No "llevarse por los impulsos"

"Hay que ser consecuentes y mantener las mismas posiciones. Esperar a ver cuál es el resultado de las investigaciones", respondió el también ministro de Educación en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Pese a que no ocultó que la "estabilidad" de la Comunidad de Madrid es primordial, Iñigo Méndez de Vigo, consideró que no hay que actuar con la "cabeza caliente" ni dejarse "llevar por los impulsos".

Además, reclamó "igualdad de trato" para los políticos afectados por haber mentido en sus titulaciones o haber engordado sus currículums a raíz de la catarata de informaciones que afectan a integrantes de todos los partidos.

Cospedal dio al instituto del máster un convenio cuando era alto cargo de Aznar y otro como consejera con Aguirre

Cospedal dio al instituto del máster un convenio cuando era alto cargo de Aznar y otro como consejera con Aguirre

Preguntado concretamente sobre si la presidenta de la Comunidad de Madrid tiene que presentar su renuncia, Méndez de Vigo echó balones fuera. Y apeló a los partidos de la Asamblea de Madrid, incluido el PP. Dijo que son las formaciones políticas las que "tienen que decidir lo que hay que hacer" y, después, explicárselo a los madrileños. En este sentido, añadió que en términos de PIB Madrid es clave y, por lo tanto, la estabilidad en esta comunidad es un "factor capital".

Poco antes, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, había sido mucho más claro que su compañero del Consejo de Ministros. Dijo que ahora que se conoce "mucho más que antes" sobre el máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, esta deberá tomar "la decisión que corresponda".

"Esperamos que Cifuentes tome las decisiones que correspondan a la vista de la verdad final", declaró Catalá en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press.

Más sobre este tema
stats