El nuevo Gobierno

Sánchez defiende el nombramiento de Delgado como fiscal frente a un PP que está en “oponerse por oponerse”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este martes la voluntad de que el nuevo ejecutivo no pierda “ni un minuto” para “recuperar el tiempo perdido” y ponga en marcha inmediatamente las primeras medidas de una legislatura "con 1.400 días por delante" y en la que se ha comprometido a que todos los departamentos y él mismo rindan cuentas periódicamente cada 100 días.

Un Gobierno “resolutivo y de acción” con las grandes prioridades que lleva repitiendo desde las elecciones de abril: crecimiento económico, diálogo territorial, reto demográfico, lucha contra la desigualdad y combate a la emergencia climática.

Sánchez confirmó que la primera medida adoptada por el Gobierno ha sido la revalorización en un 0,9% de las pensiones y explicó que ha pedido a sus ministros diálogo para intentar sacar adelante las medidas previstas en el programa PSOE-Unidas Podemos, algunas de las cuales necesitan amplias mayorías para ser aprobadas en el Congreso. Los miembros del ejecutivo, señaló, deben ser “receptivos” a las propuestas de los partidos representados en el Congreso, así como de la sociedad civil.

El presidente, en respuesta a las preguntas de los periodistas, ha defendido sin reservas la cualificación de Dolores Delgado, ex ministra de Justicia, para ejercer el cargo de Fiscal General del Estado después de haber formado parte “como independiente”, subrayó, tanto del Consejo de Ministros como del grupo parlamentario socialista.  Y recordó que el PP se dedica a “oponerse por oponerse” a cualquier propuesta de nombramiento antes incluso de conocerla, como en el caso de los organismos pendientes de renovación, como el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y RTVE. Los conservadores, lamentó, siguen sin asumir el resultado electoral y la legitimidad del Gobierno, a pesar de lo cual, anunció, intentará llegar a un acuerdo con el PP para acabar con el bloqueo” institucional.

Delgado, insistió, tiene una trayectoria ”impecable” y una larga carrera como fiscal “que está fuera de toda duda” y a la que vuelve ahora. Y el único encargo que ha recibido por su parte, subrayó, es que actúe “con absoluta independencia y en estricto cumplimiento de la legalidad democrática”. Está “más que garantizada su autonomía y la de todos los fiscales” y tiene “todo el derecho y la confianza del Gobierno para ser la Fiscal General del Estado”, zanjó.

“Nos sentimos plenamente legitimados”

“Somos conscientes de que este Gobierno tiene por delante 1.400 días pero que no vamos a tener 100 días de gracia. Eso ya quedó para otras épocas”, ironizó en referencia a la durísima oposición que se propone ejercer el PP. “Hubiéramos preferido que se nos juzgase por los hechos; pero parece que se nos va a juzgar más por los prejuicios de la oposición. Pero eso”, advirtió, “no nos va a paralizar, esto quiero también trasladarlo a la opinión pública. Nos sentimos plenamente legitimados —y lo repito—, nos sentimos plenamente legitimados para ejercer el poder democrático y lo vamos a ejercer durante el tiempo en que nos lo han confiado los ciudadanos y ciudadanas con su voto y con la confianza mayoritaria del Congreso de los Diputados”.

Sánchez confirmó su disposición a reunirse con el president de la Generalitat, Quim Torra, de quien no tiene ninguna duda —explicó en respuesta un periodista— de que es el legítimo representante del Govern a pesar de las resoluciones de la Junta Electoral y del Tribunal Supremo. Y volvió a reafirma su compromiso con el diálogo y la desjudicialización del conflicto político en Cataluña. Todo lo que hará el Gobierno, señala de nuevo, será “al amparo de la Constitución”. Y si al final hay algo que consultar a los catalanes, añadió recordando que hay 11 comunidades que en virtud de sus estatutos de autonomía tienen capacidad de convocar consultas en sus respectivos territorios,“será porque hay un acuerdo”.

El presidente no quiso detallar el alcance de la desjudicialización que persigue y se limitó a indicar que si se imponen el diálogo y la razón “la vía judicial no tendrá el recorrido que ha tenido en estos años”. En cualquier caso, subrayó, “el Gobierno siempre va a cumplir la ley”.

El presidente no quiso entrar en detalles sobre los Presupuestos para 2020 y el techo de gasto, pero sí sugirió que su propósito es renegociar los límites con la Unión Europea al remarcar que “las circunstancias han cambiado” en relación con las cifras que envió a Bruselas en otoño de 2018. Como también ha cambiado, indicó, el gobierno de la Unión, asi que habrá que “emprender una negociación cuanto antes” para ampliar el margen que España tiene para cumplir con sus compromisos de déficit y deuda y hacerlos así compatibles con las medidas sociales que el Gobierno de coalición quiere poner en marcha este mismo año. “Siempre con un horizonte claro” que es “hacer compatible esa tarea con el cumplimiento de nuestros compromisos”, explicó.

Con ese objetivo, anticipó, “en muy pocos días, apenas una semana, el Gobierno también va a anunciar otras decisiones. Tras diez meses de campaña electoral, de negociaciones y de debates de investidura, ha llegado el momento de que las palabras dejen paso a los hechos”.

La propuesta de Lesmes omite pronunciarse sobre la idoneidad de Delgado y se limita a validar los requisitos

La propuesta de Lesmes omite pronunciarse sobre la idoneidad de Delgado y se limita a validar los requisitos

Más sobre este tema
stats