La nueva legislatura

Sánchez dice que tenderá la mano “a izquierda y derecha, a todas las fuerzas progresistas” para gobernar

António Costa y Pedro Sánchez

Ibon Uría

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó este jueves que si Mariano Rajoy fracasa en sus intentos de formar Gobierno tenderá la mano "tanto a izquierda como a derecha, es decir, a todas las fuerzas progresistas en nuestro país, para liderar el cambio político que necesita España". El candidato socialista reiteró que "en España los pactos pasan por el PSOE" y subrayó que su partido votará contra la investidura de Mariano Rajoy y la de "cualquier otro candidato" conservador: "Vamos a votar en contra de la investidura de cualquier candidato del PP, decimos no a la gran coalición de PP y PSOE", dijo.

Sánchez, de visita en Lisboa y que se reunió secretario general del Partido Socialista portugués y primer ministro luso, António Costa, apostó por "una gran coalición para un Gobierno con fuerzas progresistas" si el PP no consigue conformar una mayoría suficiente. El candidato del PSOE puso como ejemplo la agenda política de Costa y señaló que el primer ministro luso y su partido "entendieron que cuando de unas elecciones sale un Parlamento fragmentado, las fuerzas del cambio tienen que entenderse para poder gobernar".

"Cuando las fuerzas del cambio se unen, se multiplican los beneficios para todos los ciudadanos", insistió Sánchez. En su comparecencia ante los medios también seguró que "para Europa sería bueno que en España hubiera un Gobierno progresista", si bien no especificó con qué fuerzas aspira a tejer esa mayoría alternativa para alcanzar la Moncloa: "Si fracasa el PP, el PSOE asumirá su responsabilidad y convocará a todas las fuerzas de progreso. No es una cuestión de siglas, es una cuestión de políticas", apuntó.

No al referéndum

El candidato del PSOE enfatizó, no obstante, que la celebración de una consulta en Cataluña, como exige Podemos, no es una opción. "El partido de Pablo Iglesias sabe que el referéndum en Cataluña es inconstitucional", afirmó Sánchez, para quien en las pasadas elecciones autonómicas, celebradas el 27 de septiembre, los catalanes "votaron contra la independencia de Cataluña". "Queremos que los catalanes voten, sí, pero no la ruptura, sino un nuevo acuerdo. Tenemos que abordar una reforma constitucional que voten todos los españoles", agregó. En esta línea, consideró que "en Cataluña y en el resto de España es la agenda social la que debe primar".

En esta línea, el Comité Federal del PSOE aprobó ya el pasado 28 de diciembre una resolución política en la que se estableció que la "renuncia" a la consulta de autodeterminación es "condición indispensable", "previa" e "innegociable" para dialogar con otras fuerzas de cara a un posible Ejecutivo progresista. El texto, aprobado por amplia mayoría y acordado por la dirección de Sánchez y los barones territoriales un día antes, apunta igualmente que se "votará en contra de la continuidad de Rajoy y de cualquier otro candidato del PP a la presidencia del Gobierno" y que "la celebración de nuevas elecciones es la última de las opciones". 

Finalmente Sánchez advirtió en su comparecencia de este jueves que "la repetición de las elecciones no es la solución", sino que únicamente sería "aplazar el problema". "Tenemos que entendernos y no poner líneas rojas ni cordones sanitarios, sino tender puentes", enfatizó. El candidato socialista mostró su disposición a "convocar y no confrontar" y a "propiciar una gran coalición de fuerzas progresista para el cambio", y sostuvo que "lo que menos" le importa es su futuro: "No tengo ninguna preocupación por mi futuro. Lo que quiero es que España tenga un Gobierno y que sea un Gobierno progresista", concluyó.

Al secretario general del PSOE: debemos lograr un pacto de izquierda

Más sobre este tema
stats