Política territorial

Sánchez salva la Conferencia de Presidentes con más vacunas y la cesión de más de la mitad de los fondos europeos

Vista parcial de la Conferencia de Presidentes celebrada en Salamanca.

Dinero y Cataluña. Algo de Madrid. Y después, más dinero. La XXIV Conferencia de Presidentes celebrada este viernes en Salamanca, con la participación de todos los responsables de gobiernos autonómicos salvo el catalán, sirvió para que los representantes de la España autonómica midiesen en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, sus respectivas sensibilidades en torno al supuesto trato de privilegio que reciben Cataluña y el País Vasco y la competencia desleal que para muchos practica la Comunidad de Madrid. Y dejó claro que la preocupación de unos y de otros, independientemente de su color político, sigue siendo la distribución del dinero. El de los presupuestos, el que nutre el funcionamiento de las Comunidades Autónomas y, sobre todo, el que está a punto de llegar de la Unión Europea para financiar proyectos que encajen en el plan de reconstrucción económica diseñado por el Gobierno y aprobado por Bruselas.

Después de dos semanas de críticas, sobre todo por parte del PP, Sánchez privó a los presidentes conservadores (Madrid, Galicia, Castilla y León y Murcia) de buena parte de su munición al hacer dos anuncios clave.

En primer lugar, la llegada de más vacunas. España recibirá 3,4 millones de dosis adicionales en las próximas semanas, pasando de 13,1 a 16,5 millones en agosto, lo que garantizará alcanzar la cifra de un 70% de población vacunada, la cifra mágica de la inmunidad de grupo. En función de la fecha de entrega de las nuevas dosis, que todavía no se conoce, ese porcentaje podría alcanzarse incluso antes de acabar el mes que está a punto de empezar.

En segundo lugar, los fondos europeos. Este año se distribuirán 10.500 millones de euros del plan a las Comunidades Autónomas, lo que significa un 55,5% de los 19.036 millones que España va a recibir de la Comisión Europea en 2021.

En su estrategia para desarbolar las críticas de las comunidades del PP, capitaneadas por la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la reunión se celebró sin que los participantes tuviesen que ceñirse a un límite de tiempo, lo que extendió la conferencia por espacio de seis horas. Y el presidente abrió la puerta a modificar el reglamento de la Conferencia de Presidentes si así lo considera la mayoría de las Comunidades Autónomas.

El Gobierno se fue de Salamanca, sede de esta conferencia —la numero 18 entre presenciales y virtuales que tiene lugar desde que estalló la pandemia—, muy satisfecho. En su equipo creen que el desarrollo de la sesión ha servido para constatar que España está en plena recuperación económica y que la vacunación es un éxito. Y que ambas cosas constituyen una conquista compartida por el Gobierno, las comunidades y los ciudadanos que los presidentes, según la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, aplaudieron por unanimidad al final de la cita. “Ofrecemos colaboración y demandamos unidad, sabiendo que esa unidad es una fortaleza para nuestro país”, remarcó.

“Ha sido una jornada muy positiva para el Gobierno, un debate enriquecedor con un claro clima de colaboración. Una de las conclusiones a las que se ha llegado es el resultado del trabajo de este año, que sitúa al país en un lugar mejor que el año pasado”, destacó la ministra. “El PIB ha crecido un 20% y la afiliación a la seguridad social, en más de 400.000 personas. Además, nuestro país es el primero en vacunación entre los países más poblados del mundo”.

Con todo, escuchando a Rodríguez se diría que no asistió a la misma reunión que algunos de los presidentes, especialmente los del PP que, además, son los más próximos al líder de la oposición, Pablo Casado.

La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que acudía a la cita con la idea de ser el mascarón de proa de la ofensiva del PP contra el supuesto trato de favor que el Gobierno otorga a Cataluña y el País Vasco, acabó a la defensiva. Por las críticas que varias comunidades le dirigieron por sus prácticas de dumping fiscal y por la respuesta que el Gobierno dio a su política de reivindicar más fondos al tiempo que reduce impuestos.

Aunque ella mismo reveló que había pedido más dinero para determinados servicios, sobre todo en materia sanitaria, concluyó: “Yo no vengo a las Conferencias de Presidentes a pedir más pero sí a que nos dejen en paz”, argumentó. “Si no nos van a dar más dinero no pasa nada, Madrid ya sabe gestionar sus cuentas”. “Ya se está pasando de la raya”, porque en las anteriores citas no se llegaba a señalar a otros territorios, como sí ha sucedido hoy, aseguró. “He oído a lo largo del día cómo se ponía en tela de juicio la fiscalidad de Madrid”. “Se da más independencia al País Vasco y a Cataluña, pero se cuestiona la autonomía fiscal de Madrid”, se quejó.

Soplar y sorber

La ministra Rodríguez confirmó la respuesta de Sánchez a Ayuso. “Hay discursos que demandan mas fondos y proponen recortes, una operación imposible. Un poco de pedagogía viene bien” porque “no se puede soplar y sorber a la vez”, resumió.

El presidente de Murcia, el tránsfuga Fernando López Miras, no escuchó “novedad alguna. No se ha dado respuesta a ninguna de las cuestiones planteadas y sólo ha habido monólogos del presidente del Gobierno” se quejó. Su homólogo de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, estuvo de acuerdo, pero extendiendo el reproche a todos los participantes. La reunión se quedó en una sucesión de “más monólogos que diálogos”, sin “acuerdos ni novedades”.

El menos crítico de los presidente del PP fue el anfitrión, Alfonso Fernández Mañueco. “Reunirse y dialogar es bueno. Es verdad que no hemos podido concretar mucho en algunos aspectos. Tenemos que mejorar, aunque la Conferencia de Presidentes es un buen instrumento”, concedió. “Vivimos en un Estado autonómico y la primera línea de lucha contra la pandemia está en las comunidades autónomas, por eso necesitamos el apoyo del Gobierno de España”.

Para lo que no sirvió la conferencia fue para despejar los dudas sobre criterios de adjudicación de fondos europeos que las comunidades reclaman y que según el Gobierno dependen de los proyectos que acaben siendo aprobados. El debate sobre esta cuestión será el centro de la conferencia sectorial sobre fondos europeos que, bajo la presidencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se celebrará el próximo lunes con participación de consejeros de todas las comunidades.

Un de los presidente más críticos con Cataluña y el País Vasco fue el jefe de Gobierno de Aragón, el socialista Javier Lambán. En su opinión, las ausencias o las presencias “condicionadas” son una “anomalía democrática y constitucional”. "Deseamos que llegue el momento en el que, quien quiera mantener reuniones bilaterales con el Gobierno de España acepte de buen grado y de forma cuasi obligatoria las relaciones también con el resto de comunidades”. En esa línea se expresó también el de Andalucía, Juanma Moreno (PP), que además exigió un trato bilateral también para su comunidad. “Nos oponemos a privilegios a País Vasco y Cataluña. Somos solidarios, pero si hay bilateralidad, la exigimos para Andalucía”, planteó.

Transparencia reprende a Moncloa por remitir a su web a ciudadanos que preguntan con quién se reúne Pedro Sánchez

Transparencia reprende a Moncloa por remitir a su web a ciudadanos que preguntan con quién se reúne Pedro Sánchez

stats