PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

Tragedia ferroviaria

¿Por qué el sistema europeo de frenado no llega hasta la curva?

Accidente ferroviario en Santiago.

El presidente de Adif, Gonzalo Ferre, y el secretario general del Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (SEMAF), Juan Jesús García Fraile, están de acuerdo en este punto: si el sistema europeo de frenado de emergencia, más conocido por las siglas ERMTS, se extendiese hasta la curva de A Grandeira y el tren lo estuviese utilizando (ninguna de las cosas pasaba el día del accidente) la tragedia de Santiago no hubiese tenido lugar. El sistema habría detectado el exceso de velocidad y hubiese frenado el convoy para evitar el descarrilamiento. Sin dar al maquinista margen para el error.

Ocho claves sobre el accidente, la alta velocidad y los sistemas de frenado

Ocho claves sobre el accidente, la alta velocidad y los sistemas de frenado

Ya sabemos por qué el tren no llevaba activo el sistema de seguridad, tal y como desveló infoLibre el pasado viernes: simple y llanamente porque, un año después de la entrada en servicio de los Alvia de la serie 730, los técnicos aún no han conseguido que los sensores del tren se entiendan con los de la víaentiendan, a pesar de que estos últimos funcionan perfectamente (los trenes Avant sí los utilizan sin problema). ¿Pero por qué el ERTMS se acaba en el kilómetro 80,1 y no llega hasta la estación de Santiago, situada siete kilómetros después? ¿Por qué esta circunstancia, que se da en muchas estaciones, no pasa en la estación barcelonesa de Sants?

En contra de lo que han insinuado estos días diversas fuentes, entre ellas el presidente de Adif, la razón no está en que en el tramo de acceso a la estación de Santiago la limitación de velocidad sea mayor y eso haga innecesario el ERTMS. La respuesta correcta, según los técnicos de Renfe consultados por infoLibre, es que en estos casos se suele adjudicar el sistema de seguridad ERTMS para todo el tramo de alta velocidad y, en el caso de la línea Ourense-Santiago, sólo los primeros 80,1 kilómetros tienen esta condición. A partir de ese punto kilométrico la vía pasa a tener la consideración de convencional y Adif sólo la dota con el más limitado sistema ASFA digital.

¿Pero por qué ahora sí hay ERTMS en las proximidades de Sants, en Barcelona, a pesar de que el trazado original tampoco es de alta velocidad? La respuesta de los expertos es sencilla: los accesos a Sants tienen ERTMS sólo desde que la línea de alta velocidad se prolonga más allá de la estación, camino de la frontera francesa. Dicho de otro modo: el sistema europeo de frenado automático se prolongaría hasta la estación de Santiago, y más allá, si la línea de alta velocidad continuase hasta A Coruña, cosa que no sucede (el tramo entre Compostela y la capital provincial no es más que una adaptación de la vieja vía). La alta velocidad no permite que haya estaciones-isla: el ERTMS debe proteger todo el trazado, por eso las estaciones situadas en medio de una línea de alta velocidad sí gozan de la protección de este sistema.

Más sobre este tema
stats