Caso Nóos

Torres intenta con argumentos legales que el juez admita un correo íntimo de Urdangarin

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, cuando acudió a declarar a los juzgados de Palma en febrero de 2012.

El abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, envió ayer al juez del caso Nóos el mismo correo que le fue rechazado la semana pasada porque afecta a la intimidad de Iñaki Urdangarin, aunque el magistrado no explicitó el motivo de su decisión.

Oficialmente, Peeters remite este email al juzgado porque su contenido vendría a confirmar que fue el 29 de enero de 2004 cuando Urdangarin y Torres mantuvieron en La Zarzuela con Francisco Camps y Rita Barberá un encuentro donde comenzó a fraguarse la idea de organizar las llamada Valencia Summit, las cumbres turístico-deportivas que reportaron a la pretendida ONG Instituto Nóos 3,5 millones públicos. Y en previsión de que el juez rechace de nuevo su incorporación al sumario, el abogado se cura en salud aportando jurisprudencia sobre la obligación de admitir correos, sea cual sea su índole, redactados y enviados desde ordenadores de la empresa para la que trabaja su autor. Peeters recuerda que los correos fueron cursados por Urdangarin desde los ordenadores de Nóos Consultoría y utilizando el servidor Nóos. Según Peeters, si hubiera mutilado el correo para borrar la parte íntima, la defensa de Urdangarin se lanzaría contra él por manipular un documento. "Ello es tan evidente -dice el abogado- como que esta parte no es, ni puede ser, responsable de lo soez o no, de una parte del mensaje o de los mensajes que se facilitan, pues ello es algo en su caso a reprochar a quien los escribe". O sea, a Urdangarin y la persona con quien cruzó los mensajes.

El escrito del representante de Torres introduce otra píldora sobre el papel de la infanta Cristina al insinuar –pero sin más datos que una fotografía- que sabía que su marido utilizó la presencia de ambos en la concesión de un premio periodístico internacional otorgado en Valencia en abril de 2004 para avanzar con Camps y Barberá en el plan de organización de las Valencia Summit.

Peeters describe cómo en la fotografía se observa a “la esposa de Iñaki Urdangarin [IU, en el texto original], vocal del Instituto Nóos y que naturalmente se pretende que nada sabía da nada, departiendo con Francisco Camps, que también aparece” en la imagen, así como el propio Urdangarin y el secretario de las infantas a la vez que tesorero de Instituto Nóos, Carlos García Revenga. A dos pasos de grupo principal, la cámara captó a Rita Barberá.

La remisión de este escrito se produce después de que, el pasado viernes, el juez José Castro ordenase a la Agencia Tributaria investigar si la hija del rey cometió delito fiscal y/o de blanqueo. En ese mismo auto, el juez solicita a las Cortes valencianas que certifiquen la condición de diputados de Francisco Camps y Rita Barberá, lo que indica que Castro observa indicios de delito en la actuación de ambos y planea inhibirse en favor del Tribunal Superior de Valencia, el único que puede investigarles mientras mantengan el escaño.

El juez amplía a 10 años la investigación fiscal sobre la infanta Cristina

Más sobre este tema
stats