crisis del coronavirus

La dificultad hospitalaria para "convivir con el virus": solo cuatro regiones esquivan el "riesgo alto" en UCI

Una enfermera atiende a una persona ingresada en la UCI de la Clínica Universidad de Navarra.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a insistir este viernes en la necesidad de "aprender a convivir con el virus", adaptando la respuesta institucional al nuevo escenario: cada caso de covid-19 provoca con mucha menos frecuencia que antes la hospitalización y la muerte, gracias a las vacunas. Ha asegurado que las cifras de contagios, en su mayoría con cuadros asintomáticos o leves, "no se traducen en un crecimiento exponencial en hospitales y UCI". Sin embargo, aunque el líder del Ejecutivo acierte interpretando la tendencia, eso no quiere decir que no se note la tensión. Según los criterios del semáforo covid aprobado por Sanidad y las comunidades, solo cuatro regiones se mantienen en "riesgo medio" en cuanto a ocupación de camas de críticos por pacientes covid: Galicia, Extremadura, Canarias y Andalucía. El resto están en riesgo alto o muy alto, con Cataluña a la cabeza (más del 40%).

Epidemiólogos e intensivistas vienen avisando desde hace semanas: aunque la brutal explosión de ómicron esté generando en su mayoría síntomas similares a los de un resfriado, por la protección de las vacunas, la tercera dosis en la mayoría de personas mayores y la aparente mayor levedad de la variante, eso no deja libre de riesgo al sistema asistencial. Ante el mayor número de positivos de la historia de la pandemia, aumentan las posibilidades de que el virus llegue a personas vulnerables, que aunque cuenten con la vacuna pueden sufrir una enfermedad grave; o a los no vacunados, que pese a que han ignorado las recomendaciones, deben seguir siendo protegidos por lo público.

El impacto hospitalario por ahora es menor o similar al de la quinta ola, pero sigue afectando. Y podría ir a peor; probablemente lo haga, porque la tensión aumenta semanas después de la subida de contagios, no a la par.

Cincocomunidades (Aragón, Castilla y León, Cataluña, Comunitat Valenciana y Euskadi) se encuentran en riesgo "muy alto" en cuanto a ocupación de camas de UCI por pacientes covid: por encima del 25%. Cataluña sigue como líder indiscutible, con un 40%. Salvo Galicia, Extremadura, Canarias y Andalucía, donde el impacto de ómicron ha llegado más tarde y que no tuvieron demasiados problemas para esquivar el aumento de casos por la variante delta gracias a las vacunas, el resto de regiones están en "riesgo alto", según este indicador.

Preocupa también el número de hospitalizaciones, por su tendencia, más acusada que en el caso de las UCI. Pese a que el impacto es, por el momento, asequible (con solo el 10% de las camas ocupadas), la curva es más empinada (sin llegar a ser un crecimiento "exponencial", como defiende el presidente) y ya se sitúa, como se puede comprobar en el siguiente gráfico, en niveles superiores a los de la cuarta y quinta ola. Las próximas semanas, con toda probabilidad, seguirán siendo de subida, ya que la incidencia no da un respiro. Algunos expertos, como María Neira, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pronostican que en dos semanas la curva de positivos podría empezar a decaer: pero aún no hay ninguna certeza sobre ello.

En el apartado de buenas noticias, la presión en UCI crece, pero a un ritmo menor que el de hospitalizaciones; aunque aún es muy pronto para cantar victoria. En la misma situación se encuentra el conteo de fallecidos por la pandemia. Por un lado, probablemente estos casos críticos y fatales respondan más al aumento de positivos vivido durante finales de noviembre y principios de diciembre causados por la variante delta, por lo que aún falta por analizar el impacto hospitalario de ómicron; pero, por otro lado, la mayor levedad de esta variante –según los estudios hechos al respecto, todavía provisionales– podría ayudar a contener ambos indicadores, así como la tercera dosis de la vacuna, de la que ya disfrutan el 67,3% de los mayores de 60 años y más del 80% de las personas de más de 70.

Enero será un mes clave para comprobar el impacto de la sexta ola en los hospitales. Y de las navidades: en las reuniones familiares, los jóvenes de 20 a 29, que acumulan la mayor incidencia (con cifras increíbles como las de Navarra, con aproximadamente un 10% de las personas de este tramo contagiadas) han podido contagiar a sus mayores. Aún faltan semanas para cantar victoria no solo en cuanto a positivos, también en cuanto a la supuesta levedad de ómicron, que genera casos leves en la inmensa mayoría de los españoles, pero que sigue afectando gravemente a una minoría que puede ser demasiada como para una normalización. Sin embargo, el presidente del Gobierno lleva semanas llamando a "convivir con el virus". En los hospitales aún no entienden de relajación.

Darias confirma que el 60% de los pacientes en UCI por covid están sin vacunar

Darias confirma que el 60% de los pacientes en UCI por covid están sin vacunar

Más sobre este tema
stats