Negociación presupuestaria

Unidas Podemos exige fijar ya el impuesto de sociedades en el 15% y subir el IRPF a rentas altas para apoyar los Presupuestos

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero (d); y la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (i) durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Consejo de Ministros.

En la Moncloa se cuenta con que el borrador de los próximos Presupuestos Generales del Estado pueda ser aprobado en el Consejo de Ministros del próximo martes, 28 de septiembre, o a más tardar en el de la semana siguiente, 5 de octubre. Y en Unidas Podemos no entienden ese optimismo. "De momento no hay avances y siguen las divergencias en temas muy importantes. Nos sorprenden esas fechas", cuenta una fuente morada de la coalición. 

Las divergencias son, principalmente, dos. Por un lado, los de Yolanda Díaz exigen que en la negociación presupuestaria que está en marcha se aborde ya una amplia reforma fiscal que además está contemplada en el acuerdo de Gobierno. En Hacienda, por el contrario, prefieren no correr con los impuestos y esperar a las conclusiones del comité de expertos. Pero además, Unidas Podemos también pide avances en la ley de vivienda, escollo ya en la negociación del año pasado y que, por el momento, continúa bloqueada. 

Reforma fiscal

Para los morados lo más urgente es garantizar que el Estado cuente con los recursos suficientes como para afrontar el ambicioso plan de protección social que se pretende llevar a cabo. “Si de verdad nos creemos que hay que implantar un escudo social para los más vulnerables hay que tener dinero para eso, el estado del bienestar hay que financiarlo”, exponen fuentes de Unidas Podemos en el Gobierno. Para esa vía ingresos priorizan principalmente dos tipos impositivos: el de sociedades y el IRPF de las rentas altas.

Para el primero, la postura que ya han trasladado los negociadores Nacho Álvarez y Josep Vendrell a sus interlocutores socialistas es la fijación de un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades, en la línea de lo acordado por 130 países de la OCDE y por lo impulsado incluso por el propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden. También plantean en Unidas Podemos cumplir ya con lo que refleja el acuerdo de Gobierno en materia de IRPF: incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda los 300.000 euros.

Descartada por el propio presidente del Gobierno en el mes de julio, esa reforma fiscal es el principal escollo al que se enfrentan los socios de coalición. Tras varias reuniones entre los equipos de uno y otro lado, el acuerdo sigue lejos. En el ministerio de Hacienda se muestran por el momento partidarios de no correr con los impuestos. Explican fuentes del Ministerio de María Jesús Montero que está en marcha la mesa de expertos sobre la reforma tributaria y que, en su opinión, el Gobierno debería esperar a conocer sus conclusiones antes de afrontar cualquier cambio de la legislación de impuestos. Los resultados de ese equipo de trabajo están previstos para finales del mes de febrero del año que viene. En Unidas Podemos creen que eso sería esperar demasiado y por eso insistirán, también públicamente, en la necesidad de abordar ya la reforma. Aun así, y a pesar de las diferencias, en la Moncloa dan por seguro que este año los Presupuestos estarán en tiempo y forma.

Ley de Vivienda

En el PSOE son partidarios de no vincular a la negociación presupuestaria otros acuerdos entre los socios de coalición que puedan perjudicar el desarrollo de las cuentas generales del estado, retrasando su tramitación parlamentaria. Sin embargo, sus compañeros de Gobierno insisten, como ya ocurriese el año pasado, en alcanzar un acuerdo en materia de vivienda como condición previa a la aprobación de los Presupuestos.

La última vez se alcanzó un acuerdo in extremis para impulsar una legislación estatal que, a día de hoy, sigue sin ver la luz. Las conversaciones entre los ministerios de Transportes y Derechos Sociales se han retomado después del verano aunque, de momento, sin avance alguno. Unidas Podemos sigue exigiendo que los precios abusivos de los alquileres puedan ser intervenidos bajando las rentas en aquellas zonas que los ayuntamientos y Comunidades Autónomas consideren “tensionadas”. Las conversaciones siguen al más alto nivel y se buscan fórmulas para alcanzar un acuerdo.

En el marco de esta negociación presupuestaria, el ministro de Presidencia y Relaciones con las Cortes ha iniciado este martes una ronda de conversaciones con los portavoces parlamentarios en el Congreso. Una de las primeras reuniones de Félix Bolaños ha sido con Gabriel Rufián, que ha querido dibujar una negociación compleja durante las próximas semanas: “El voto a favor de Esquerra se suda”, ha advertido el diputado independentista.

Los socios del Gobierno avisan de que la verdadera negociación empieza ahora: "Nuestro voto se suda"

Los socios del Gobierno avisan de que la verdadera negociación empieza ahora: "Nuestro voto se suda"

Más sobre este tema
stats