El 'caso Fernández Díaz'

¿Y Vicepresidencia qué tiene que ver en la guerra policial?

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, comparte una confidencia con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

El comisario José Manuel Villarejo lleva más de un año insinuando que la jefa de gabinete de la Vicepresidenta del Gobierno, María Pico, está relacionada con "un grupo delincuencial" formado por agentes del CNI, a los que acusó de quedarse con una parte de los fondos reservados que se utilizaron para pagar los rescates de periodistas secuestrados. Esta versión la llegó a poner por escrito en una denuncia judicial, que hizo pública ElConfidencial.es y que fue archivada.

En el relato de hechos de la denuncia el comisario se expresa en los siguientes términos sobre Soraya Sáenz de Santamaría y su jefa de Gabinete: "Aunque los miembros del CNI dicen haber actuado bajo la dirección de la jefa de gabinete de la vicepresidenta de Gobierno, María Pico, de quien creen que actúa en nombre de su jefa, no puedo incluirla como miembro de este grupo delincuencial, por no poder probar fehacientemente su participación".

La presentación de esta denuncia generó tensiones entre Vicepresidencia y el Ministerio del Interior, ya que el ministro Jorge Fernández Díaz no destituyó al comisario, pese a las graves insinuaciones realizadas en su denuncia judicial.

Este jueves, después de ser citado como investigado en el caso Nicolay y en pleno escándalo por las grabaciones del ministro del Interior, Villarejo volvió a la carga. En la web Informacion Sensible, vinculada con el propio comisario, insiste en las presuntas irregularidades de la jefa de gabinete de Sáenz de Santamaría en un editorial muy crítico con el papel de El País en la guerra policial: "[El País] se ha pasado en el tamaño del velo y ahora es una manta para tapar todo, tomando a sus lectores como menores de edad que no saben discernir más allá de la verdad revelada. [...]. Así se ha pasado de Villarejo al secretario de Estado, y muy probablemente, si la benefactora económica Pico no llega con el remanente mensual, terminarán atacando a su propia jefa. Ya se sabe, no hay peor nacido que quien muerde la mano que le da de comer".

Este jueves, infoLibre trasladó a Vicepresidencia una serie de preguntas en relación con estas nuevas acusaciones de Villarejo y con el supuesto papel desempeñado por María Pico en el caso del pequeño Nicolás. Una portavoz de Santamaría se negó a responder las mismas y a trasladar cualquier versión oficial sobre este asunto.

El propio Francisco Nicolás Gómez, conocido como el pequeño Nicolás, llegó a asegurar en una entrevista concedida al diario El Mundo El MundoqueSoraya Sáenz de Santamaría era su "contacto" en la Moncloacontacto.

La Secretaría de Estado de Comunicación emitió entonces un comunicado en el que negaba estos hechos y aseguraba que el pequeño Nicolás "nunca" había colaborado con la Vicepresidencia del Gobierno y "nunca" había recibido ningún encargo oficial.

La denuncia se archiva, el comisario siguió en su puesto

La denuncia judicial de Villarejo, que fue presentada en mayo de 2015 ante el Juzgado Decano de Madrid, fue posteriormente archivada. En la misma, el agente denuncia a varias personas, entre las que se encuentra su gran enemigo, Marcelino Martín-Blas, y otros comisarios y periodistas. 

En concreto, el documento explica que en marzo de 2014 el comisario Villarejo comunicó a sus superiores "una información relativa al pago por parte del Centro Nacional de Investigación (CNI) del rescate de 6 millones de euros, a cambio de la liberación de dos periodistas españoles secuestrados en Siria y que se abonaron con fondos reservados".

Villarejo asegura que a partir de ahí se inició una persecución contra él por parte de Martín-Blas y otro comisario, que identifica únicamente con el nombre de "Rubén": "Para ello han falsificado pruebas para implicarme en sumarios de gran relevancia pública en los que no he tenido participación alguna, con el objeto de desatar una  campaña de desprestigio en los medios de comunicación [...] y desactivar las denuncias interpuestas contra estos miembros del CNI, así como contra el comisario Marcelino [Martín-Blas] y el inspector Rubén, entre otros".

Un año después de haber denunciado la existencia de esa presunta trama, en la que involucró a la Vicepresidencia del Gobierno, Villarejo seguía en su puesto (aunque está previsto que se jubile en los próximos días), mientras que su gran rival interno, Marcelino Martín-Blas, fue destituido tras destaparse el caso del pequeño Nicolás.

La imputación de Villarejo

De forma muy diferente marchan las cosas para Villarejo en el frente judicial. Esta misma semana, el juez que investiga el caso Nicolay ha decidido imputarlo en una pieza separada en la que se investiga la grabación y filtración de una reunión en 2014, celebrada en Asuntos Internos y en la que participaron varios agentes del CNI, Martín-Blas y el inspector Rubén.

El juez encargó la investigación a una comisión judicial, a cuyo frente puso precisamente al exjefe de Asuntos Internos y a su entonces número dos. El informe de la comisión judicial concluye que la grabación la realizó materialmente un periodista que trabajaba para Información Sensible y señala como principal responsable a Villarejo.

Los policías también piden que se cite como investigados a varios periodistas, entre ellos a Manuel Rico, director de infoLibre, que fue el medio que publicó la grabación. La Fiscalía se ha opuesto a esta solicitud. El juez no se ha pronunciado de momento sobre la petición, pero sí ha imputado a Villarejo, que debe declarar la próxima semana.

La Policía tiene la certeza de que la grabación se hizo ‘hackeando’  el móvil de De Alfonso a través de un mensaje

La Policía tiene la certeza de que la grabación se hizo 'hackeando' el móvil de De Alfonso a través de un mensaje

Más sobre este tema
stats