Qué duro está siendo esto, Almu. Nos tenías que ver. Perdiendo los papeles cada dos por tres, sacando fuerzas de donde no las tenemos para mantener la compostura, maldiciendo una y mil veces la mala suerte que se ceba con los nuestros... Y todo, habiendo quedado terceros. Así somos. ¡Qué te vamos a contar!