PORTADA DE MAÑANA
Ver
Solo el 35% de las empresas ha registrado planes de igualdad tres años después de que sea obligatorio

Antonio Ruiz Valdivia: "A Feijóo no le está sentando nada bien Madrid"

El periodista Antonio Ruiz Valdivia (Almería, 1983) se ha incorporado recientemente a la redacción de infoLibre como corresponsal político. Le gusta insistir en que su única y temprana vocación siempre fue la de ser periodista. Ha trabajado en la agencia Efe y en el digital Huffington Post. Esta semana, el anuncio por parte de Pedro Sánchez de poner en marcha la reforma del Código Penal se ha convertido en el centro del debate político. Ruiz Valdivia tiene claro que "todas las medidas que vayan encaminadas a apaciguar y a normalizar la situación en Cataluña son buenas".

Reforma del Código Penal

“La reforma del Código Penal fue una promesa del presidente del Gobierno en el discurso de investidura. La idea que manejaba el Gobierno es homologar ese delito de sedición a lo que vemos en otros tipos penales de nuestro entorno, en países como Francia, en Alemania o Portugal. Es verdad que es una decisión difícil y que puede tener consecuencias electorales, pero ha quedado demostrado durante estos cinco años que, para calmar y normalizar la situación en Cataluña, hay que tomar decisiones difíciles, como fueron, por ejemplo, los indultos. En cinco años la situación en Cataluña está mucho más normalizada. Detrás de esa ofensa que siente el Partido Popular ante la reforma del delito de sedición en realidad lo que está presente es que los conservadores han utilizado y utilizan Cataluña como arma política y electoral”.

Indultos y sedición

“El mensaje que se manda con la reforma del delito de sedición es un mensaje de desjudicialización del conflicto catalán. Los políticos tienen que ejercer toda su capacidad de diálogo y apaciguar la situación. El procés, tal como se conoció, no sirve porque solo ahonda en las diferencias, separa a la sociedad, fractura a todo el mundo y supone un divorcio emocional, económico y político, tanto en España como en Cataluña. Por lo tanto, todas las medidas que vayan encaminadas a apaciguar y a normalizar la situación son bastante buenas. Hubo unos indultos, que supusieron una decisión difícil, pero Pedro Sánchez fue bastante audaz y, con el tiempo, se ha demostrado que han servido para encauzar la situación en Cataluña y no seguir en esa espiral de autodestrucción de la sociedad, fomentada por el independentismo y por la derecha que entonces ocupaba La Moncloa con Mariano Rajoy”. 

Gobierno estable

“Cuando nace este Gobierno de coalición, tras las elecciones del 10 de noviembre de 2019, tenía el adjetivo de Frankestein, según sus detractores. Y lo que se ha demostrado a lo largo de estos tres años es que el Frankestein estaba mucho más vivo de lo que decían algunos y ha conseguido sacar tres Presupuestos en tiempo y forma. En España, los últimos años, los Gobiernos de la izquierda han sido muchísimo más estables que los de la derecha. Hay que recordar los casos, por ejemplo, de Andalucía, de Murcia, de Madrid o de Castilla y León. Eran Gobiernos de la derecha formados por el PP y por Ciudadanos, y han sido los que se han roto y han tenido que ir a elecciones anticipadas. A la hora de armar las mayorías se ha demostrado que Sánchez ha conseguido formar un bloque, no solo ya de investidura, sino más allá de la investidura. Es verdad que puede haber mucho ruido exterior, pero lo que se ha demostrado es que la izquierda da estabilidad al país”.

Bloqueo del CGPJ

“Estamos ante uno de los episodios más graves que ha vivido la democracia española, porque tenemos un Consejo General del Poder Judicial que está bloqueado desde hace cuatro años y que tiene un culpable claro que se llama PP. Esto tiene explicaciones reales y muy fáciles: el PP no quiere renovar ese órgano porque cree que ahora mismo la mayoría que hay le beneficia en todos los procesos judiciales que tiene abiertos. Además, hemos visto una cosa, que es la incapacidad actual de la dirección del PP para enfrentarse a los sectores más ortodoxos del partido y de la derecha mediática. Me pregunto a veces qué pasaría si, en vez de hacerlo el PP, fueran el PSOE o los independentistas los que bloquearan la propia Constitución española. Que los jueces en estos momentos no vean renovado su órgano de dirección por un partido político que se llama de Estado, significa llevar a las instituciones al límite y a un precipicio muy complicado en la democracia española”.

Liderazgo de Feijóo

“El liderazgo de Núñez Feijóo, en seis meses, ha mutado totalmente. Cuando llegó a Génova 13, lo hacía desde la Presidencia de la Xunta con el aura de hombre moderado y con sentido de Estado. Creo que ha llegado a Madrid y se ha transformado totalmente. Muchos dicen que a lo mejor no se ha transformado, sino que no conocíamos verdaderamente su personalidad política. Núñez Feijóo no es el moderado que se había vendido. El PSOE está subiendo poquito a poco en las encuestas, aunque no lo suficiente todavía como para conseguir arrebatarle el número uno. Es una sensación, pero a Feijóo no le está sentando nada bien Madrid. Creo que no le gusta del todo Madrid y que no tiene tantas ganas de ser presidente del Gobierno, tal y como nos habían vendido. Feijóo no está cómodo, no se está sabiendo adaptar bien a este ecosistema. Considero que no es el líder que todos esperábamos cuando llegó en febrero”.

La sombra de Isabel Díaz Ayuso

“Ella lo ha negado, pero muchas veces no hay que fijarse solo en las palabras, hay que fijarse en las actitudes, en los hechos. Isabel Díaz Ayuso quiere ser la presidenta de España. Eso está clarísimo. A ella no le interesa la política regional. Ahora mismo estamos viviendo una situación absoluta de caos en el servicio de urgencias hospitalaria aquí en Madrid y vemos que a ella no le interesa la gestión sanitaria. A ella le interesa utilizar la sanidad para hacer política, como hizo durante la pandemia. Ayuso quiere confrontar con Pedro Sánchez. Hay que fijarse en todo lo que hace comunicativamente, porque es lo que ella controla, de lo que sabe, junto con Miguel Ángel Rodríguez, que es el cerebro de su estrategia. Y, además, es que hay una parte de la derecha que quiere que sea ella la candidata, que no quieren esperar. El PP y la derecha necesitan tener el poder. Creen que el poder es suyo. Muchos, dentro del PP, creen ahora mismo que Isabel Díaz Ayuso sería la opción con más posibilidades de ganarle a Pedro Sánchez”.

Conflicto sanitario

“El tema de la huelga de los sanitarios, provocada por esa crisis de los servicios de urgencia extrahospitalarios, no responde a una mera cuestión de gestión. Lo que hay detrás es claramente un plan por parte del PP madrileño de ir desmantelando la sanidad pública regional durante décadas. Madrid es la comunidad autónoma con mayor porcentaje de población con seguro privado sanitario. No porque a los madrileños les guste más el seguro privado de la noche a la mañana, sino porque la sanidad madrileña se ha ido erosionando de tal manera que, mucha gente, para poder cubrir necesidades sanitarias, se ha tenido que ir apuntando a la privada. Es un plan absoluto y que está pensado para que la privada tenga esa preponderancia. A pesar de que se diga que se defiende la sanidad pública, hay que ir a los hechos y los hechos son que los profesionales están en huelga por los planes de la señora Ayuso”.

Impuestos y servicios públicos

“Esta especie de libertad impositiva del PP de que no se pague impuesto de patrimonio y de que estén en contra del impuesto a la riqueza tiene unas consecuencias clarísimas: el desmantelamiento de los servicios públicos, de la sanidad y de la educación. Son los pilares del Estado del bienestar. Por lo tanto, no se sostienen en el aire: necesitan inversión pública. Si nosotros viviéramos en Estados Unidos, hay muchos tratamientos sanitarios que no podríamos pagar, a los que no podríamos acceder o tendríamos que hipotecarnos. En España, nos podemos hipotecar para comprar una casa o un coche, incluso podemos pedir un préstamo para irnos de vacaciones, pero no conocemos a nadie que esté hipotecado por pagar una operación en un hospital público. Creo que tenemos que abordar un debate sobre los impuestos, pero ese debate no puede ser sobre populismo fiscal. Las tesis del PP de bajadas de impuestos no sirven ni en los mercados capitalistas más voraces”. 

Tensiones en la izquierda

“Las tensiones de la izquierda son un clásico en la historia política de nuestro país. Es verdad que conocíamos la existencia de esa tensión entre Podemos y Yolanda Díaz, pero lo que hemos visto ahora es una escalada de ese enfrentamiento a nivel público, algo que para nada le viene bien a ese espacio de la izquierda, ni tampoco al PSOE. En el Gobierno reconocen que están preocupados por la situación que se está viendo a ese lado de la izquierda. Creo que Díaz es la candidata y tiene que ser la candidata de ese espacio, pero es verdad que su proyecto difiere en algunas cosas del de Podemos. Ella quiere un espacio mucho más transversal del que ha tenido Podemos hasta ahora. Y luego hay una cuestión que no es solo política: hay cuestiones personales. Creo que la izquierda tiene posibilidades de conservar La Moncloa con una coalición del PSOE y una candidatura muy potente a su izquierda. Por lo tanto, esa unidad debe darse porque ya lo hemos visto antes: la fragmentación dentro de la izquierda es asomarse al precipicio electoral”.

El reto de Yolanda Díaz

“El gran reto que tiene Yolanda Díaz es conseguir aglutinar a toda la izquierda cuando ahora mismo está totalmente dividida. Tiene unas expectativas muy altas para conseguir sacar adelante ese proyecto cuando dentro de su espacio todavía no lo ven claro. Es un reto grandísimo. Díaz es una política muy hábil, que ha conseguido acuerdos con sindicatos y patronal, algo que es complicadísimo, y ella misma se ha impuesto ese reto. Está en manos de Yolanda Díaz conseguir apaciguar a todo ese sector y lograr un buen resultado. Y es verdad que habla de que tiene que ser una candidatura muy plural, muy transversal, pero todo va a girar en torno a su liderazgo. Por lo tanto, las decisiones que tome en los próximos meses van a ser vitales para que ese espacio resista y para que la izquierda conserve La Moncloa”.

Javier Ruiz: "La derecha en España está a la derecha de la derecha"

Javier Ruiz: "La derecha en España está a la derecha de la derecha"

Más sobre este tema
stats