Cómo lo ve

Lluís Orriols: "La explicación al cordón sanitario al PSC es que ERC está nerviosa"

El profesor de Ciencia Política, Lluís Orriols, es catalán, nacido en Vic y asentado en Madrid desde hace años, donde ejerce su actividad académica en la Universidad Carlos III. Estas últimas semanas se vio sorprendido cuando el coronavirus entró en su hogar. Por suerte, todos los afectados han superado el contagio sin secuelas y acaba de reanudar su actividad profesional cotidiana. Ya en perfectas condiciones, una de sus primeras salidas ha sido para acercarse a infoLibre y darnos su punto de vista de la jornada electoral que tiene lugar este 14 de febrero en Cataluña.

Participación electoral

"Va a haber una bajada de participación. Tampoco era algo controvertido porque estábamos en 2017 en máximos históricos, en valores de alrededor del 80% de la participación. Por lo tanto, va a haber una caída. ¿Qué partidos van a caer menos en la participación y qué otros van a sufrir más? Ahí sí que vemos cierta correlación entre identidad nacional y participación. Sí que vemos que la gente independentista, los que se sienten catalanes, los que tienen una identidad esencialmente catalana, los que tienen en el catalán su lengua propia, esos están más motivados para ir a votar. Eso es lo que nos dicen las encuestas. Otra cuestión es que no parece que luego esto se traslade en los resultados estimados por las empresas demoscópicas, pero si miramos la participación sí que vemos que hay una desmovilización mayor en el grupo de identidad mixta o esencialmente española".

La barrera del 50% de votos

"El valor de que el independentismo supere esa cifra simbólica del 50% que venía de unas elecciones plebiscitarias como las del 2015, incluso que se arrastró en 2017, se aleja de las lógicas que estamos viendo. Ahora mismo, lo importante es si el independentismo consigue la mayoría de los escaños del Parlamento para formar mayorías parlamentarias. Y lo más crucial es quién va a quedar primero de los dos: Esquerra Republicana o Junts per Catalunya. Cuál de los dos va a liderar el gobierno de independentistas, si consiguen la mayoría en el parlamento. Superar el 50% de los votos ya me parece que es simbólicamente menos relevante en este momento. Obviamente servirá para el consumo independentista si se consigue, porque obviamente tiene su valor, pero yo creo que no estamos en esa en esa lectura plebiscitaria que teníamos hace unos años".

El cordón sanitario contra Illa

"La política catalana desde hace casi 10 años se tiene que entender desde una perspectiva de bloques. No existen prácticamente movimientos entre bloques. No existen movimientos entre partidos que son independentistas con partidos no independentistas ¿Cuál es la lectura que tenemos que hacer de este cordón sanitario a un partido socialdemócrata? Por cierto, es altamente llamativo si lo miramos desde una perspectiva comparada. De hacer cordones sanitarios a la extrema derecha hay experiencias en nuestro entorno. Cordones sanitarios a partidos socialdemócratas, eso es menos común. La explicación es que Esquerra Republicana está nerviosa. ERC hace apenas un año dominaba las encuestas de forma holgada. Hace un año, uno de cada tres votantes de Junts per Catalunya aseguraba que votarían en esta ocasión a Esquerra Republicana".

El trasvase de ERC a Junts

"Esquerra Republicana quiere asegurar a una bolsa importantísima de votantes que se están yendo a la indecisión, pero también a Junts Per Catalunya. Que no van a hacer un tripartito de izquierdas, sino que su apuesta es independentista. Una de las principales explicaciones de las pérdidas que está sufriendo ahora mismo ERC hacia Junts es por la cuestión identitaria. Es por la cuestión nacionalista, no es por la cuestión de gestión. Los indecisos que hay de Esquerra Republicana, ahora mismo, esencialmente son por cuestiones de gestión, de insatisfacción con el gobierno autonómico. Pero, los movimientos entre Esquerra Republicana y Junts per Catalunya se explican por una cuestión nacionalista. Y esas son las fugas que quiere Esquerra Republicana taponar con este cordón sanitario al PSC. Otra cuestión es que sea un movimiento más o menos hábil o inteligente porque en cierto modo, lo que le está haciendo es poner el foco en el relato de Junts per Catalunya".

Una posible repetición electoral

"Las piezas que tenemos ahora mismo sobre el tablero son para pensar que una repetición electoral es verosímil. Si los partidos independentistas consiguieran la mayoría en el Parlamento, es probable que pueda haber un gobierno. No digo que no sea complicado, como lo ha sido también en el pasado, pero sí que es creíble que pueda haber un acuerdo de gobierno independentista. Otra cuestión es si no alcanzaran la mayoría y necesitaran por tanto ayuda exterior. Mientras, en el sector no independentista hay mucha más mezcla, es mucho más híbrido, es mucho más difícil que se pongan de acuerdo todos los partidos políticos. Teniendo una política de bloques, con uno de ellos muy heterogéneo y con vetos entre bloques como vemos con el caso del cordón sanitario al PSC, tenemos piezas para pensar que podemos encontrarnos con un parlamento bloqueado".

El efecto Illa

"El PSC intenta superar esa política de bloques, pero otra cuestión es que pueda hacerlo. Si miramos cómo se están comportando los catalanes, estamos viendo que siguen la política de bloques de una forma prácticamente igual de la teníamos en 2017, cuando el proceso soberanista estaba en su momento álgido. Entonces, aquellas personas que tenían como primera lengua el catalán, aquellos que se sentían esencialmente catalanas, votaban en torno al 80-90% a partidos independentistas. Vamos a ver cómo va a ser muy complicado para el Partido Socialista liderar un gobierno autonómico que sea transversal en lo identitario. Esto les va a ser muy difícil. Es verdad que ya no estamos en los momentos álgidos del proceso soberanista, pero el dique entre comunidades nacionales en Cataluña sigue siendo muy impermeable en términos políticos".

Illa sustituye a Arrimadas

"En el bloque no independentista no es lo mismo que lo lidere el Partido Socialista que Ciudadanos, por un factor. Si lo lideraba Ciudadanos, era muy difícil que se coordinara En Comú Podem en torno al liderazgo de Inés Arrimadas. Mucho más fácil es que se coordine en torno a Salvador Illa. Por lo tanto, el Partido Socialista facilita en el bloque no independentista que haya coordinación en una parte de los partidos, es decir, que se avengan els comuns a formar parte de una alternativa de gobierno liderada por el PSC. El problema que tenemos añadido en esta ocasión, que no teníamos en 2017, es la aparición de Vox, un nuevo actor que va a tener muchas dificultades para ser aceptado en el bloque de la mayoría parlamentaria si fuera necesario. Todo apunta a que, si Illa tiene opciones, Vox es necesario para esa mayoría parlamentaria".

El impacto estatal de la entrada de Vox

"La derecha aún está en un momento convulso, aún no existen electorados afianzados. En el espacio de la derecha sigue habiendo muchos movimientos. Por ejemplo, en el último CIS vemos como en torno a uno de cada diez votantes del PP aún se está yendo a Vox y como uno de cada diez votantes de Vox se está yendo al PP. Estamos viendo que aún hay muchísimos vasos comunicantes entre estos dos partidos. Por lo tanto, sí que son importantes las sinergias que genera el hecho de liderar la derecha en el Parlamento catalán. Esto va a generar efectos de estados de ánimo en el resto del Estado. Cuando Ciudadanos lideró la oposición en Cataluña, eso le generó un impulso en el resto del Estado. Es previsible que eso también le ocurra a Vox. Creo que estas elecciones catalanas, al igual que ocurrió en 2015 y en 2017, van a generar ondas expansivas hacia la política española".

Incertidumbre en Ciudadanos

"¿Qué le va a pasar a Ciudadanos? Está en una crisis política más allá de las elecciones catalanas. Ciudadanos está en un momento de supervivencia. Además, tiene el problema de que en 2017 se convirtió en el punto focal de aquellos votantes que rechazaban la independencia y, por tanto, consiguió muchísimos votantes que no eran habituales de Ciudadanos. Muchos de ellos eran por ejemplo de la órbita del Partido Socialista y estamos viendo cómo en estas elecciones están volviendo otra vez al PSC. A la crisis estructural que está teniendo Ciudadanos, se le añade que parte de un resultado extraordinario en 2017. Esto va a generar incluso una mayor sensación de fracaso, al pasar de ser el primer partido en 2017 a ser un partido humilde, con unos resultados mucho más pobres. Esto va a reforzar la imagen de un partido en descomposición y eso va a generar otra vez esa onda expansiva en la política española".

Pablo Iglesias, en clave catalana y nacional

"Se me hace complicado conciliar las recientes declaraciones de Iglesias con un partido de gobierno. Es verdad que cuando tienes un vicepresidente que pone en cuestión el estado de derecho de nuestro país, genera cierta contradicción. Suele ser más común en partidos extremos que no están ejerciendo el gobierno ¿Por qué Pablo Iglesias hace este tipo de declaraciones? ¿Son declaraciones no meditadas? ¿Son declaraciones buscando rédito electoral? La verdad es que estoy tan desconcertado como creo que mucha gente en este país ¿Por qué Pablo Iglesias pone el foco en estas cuestiones cuando está en el Gobierno? ¿Es porque ya es un partido que, como nos muestran las encuestas, que se ha quedado escorado a votantes marcadamente ideológicos? ¿O simplemente fueron unas declaraciones que las siente el vicepresidente pero que no estaban meditadas en términos electorales? Estas declaraciones me tienen desconcertado".

Martín Pallín: "Un país unánime es una dictadura"

Martín Pallín: "Un país unánime es una dictadura"

Más sobre este tema
stats