Literhartura

Rogelio Ramos Signes

Literhartura

Ella se llama Fernanda, es la protagonista de esta novela y muere al comienzo. Muere en la primera frase de la primera página. Muere ahora, aquí. Está muriendo en este momento.

Es un relato de ultratumba. La protagonista, ya lo dije, se llama Fernanda y está dispuesta a volvernos locos en las próximas setecientas páginas.

Declaración de amor

Buen día, mi reina. Aquí tienes a tu peón eternamente enamorado, dispuesto a jugarse la vida ante un rey ocioso, a caballo o a pie, a riesgo de ser visto desde la torre por esos alcahuetes llamados alfiles, incapaces de ir de frente, siempre zigzagueando, siempre escondiéndose.

De los deportes no olímpicos

Eran cien alacranes para competir, todos veloces, todos punzantes; cada uno con su camiseta musculosa y con su número.

Un viejo alacrán que oficiaba de maestro de ceremonia (revólver en mano y megáfono en boca) vociferó la frase de largada “Los últimos serán los primeros”, mientras disparaba un tiro al aire para iniciar la carrera de cien metros llanos, y los alacranes empezaban a desandar.

Y volvieron a equivocarse los organizadores. Es que en esto de la competencia entre alacranes, los primeros siempre son los últimos.

 

Toda letra es la primera

Cuando la letra A dejó de ser una casita con techo a dos aguas y un tirante en el medio, cuando la letra C ya no fue una boca que todo lo devora, cuando la E abandonó su condición de peine, y de un palito la I, y de dos montañitas la M, y de una pelota la O, y de una viborita la S, la enseñanza se tornó aburrida (con B de burro, con D de dedo). Algunos huyeron hacia ese silencio del que ya no se vuelve, y otros manufacturamos este revoltijo de letras llamado palabras, y las encastramos en frases laboriosas, muchas veces promiscuas, y las aprisionamos en libros pensando que así resguardaríamos la historia, sin renunciar a las dos montañitas, con la ayuda de peines, y de casitas con techos a dos aguas, con Q de queso, con B de burro y con D de dedo.

______________

* Rogelio Ramos Signes nació en 1950 en Argentina. Ha publicado novelas, libros de poesía, ensayos, un libro de cuentos y otro de microrrelatos. En la actualidad coordina un taller de escritura breve. 

Los microrrelatos de Dolores Campos-Herrero

Los microrrelatos de Dolores Campos-Herrero

Más sobre este tema
stats