LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La firma para la que medió el novio de Ayuso logró el mayor importe en contratos de emergencia de la Xunta

AHORROS

La escasa competencia de la banca española deja a los ahorradores con la quinta peor remuneración de la eurozona

Dos mujeres en un cajero de Banco Sabadell, en Madrid (España).

La subida de tipos de interés ha tenido un efecto negativo inmediato, que conocen bien las personas que han estado valorando comprar una casa en los últimos meses: las hipotecas se han encarecido a un ritmo vertiginoso. Desde abril de 2022, el crédito ha ido encareciéndose de manera acelerada, como consecuencia de las fuertes subidas de tipos de interés. Pero esto tiene otro efecto que sí beneficia al consumidor, aunque ese, sin embargo, no ha llegado apenas a España: los bancos deberían haber ido incrementando la remuneración de los depósitos y de las cuentas de ahorro. 

Según datos del Banco Central Europeo, los bancos españoles y los portugueses son los que menos están compensando a los ahorradores. Los bancos españoles ofrecen de media una rentabilidad del 0,41% en depósitos con vencimientos menores a un año. La media de la eurozona es del 1,12%. Portugal se mantiene por debajo de España (0,31%), lo que supone una excepción en relación al resto de vecinos. Los bancos alemanes ofrecen el 1,34% de media; los austríacos, un 1,44%; los belgas, el 1,50%; los italianos, el 1,78%; los franceses, el 1,83% y los holandeses, el 1,85%. 

Cabe señalar que todos estos países comparten las mismas condiciones de la eurozona, por lo que la subida de tipos de interés del Banco Central Europeo afecta a todos por igual. “Aunque el punto de referencia es el mismo, en cada país la banca funciona de manera diferente”, explica Antoni Garrido, Catedrático de Economía Aplicada en la Universitat de Barcelona y experto en el sector bancario. Según el profesor, hay tres motivos esenciales que explican la baja remuneración de los depósitos en este momento: la escasa competencia entre la banca, la abundante liquidez de la que disponen y el particular peso que tienen los depósitos en la banca española. 

El Banco Central Europeo, en su último boletín económico, constata esta situación: “La mayor revisión de los tipos de interés de los préstamos bancarios en comparación con los de los depósitos está respaldando el margen de intereses de los bancos a través de los mayores diferenciales préstamos-depósitos de las nuevas operaciones”. El organismo señala, con este mensaje, que los bancos están aprovechando la coyuntura para ampliar su margen de beneficios: suben los intereses que cobran más rápido que los intereses que pagan. 

La asociación Adicae, que agrupa a consumidores de banca, critica que las entidades financieras se han "malacostumbrado a generar beneficios sin ningún esfuerzo". La asociación ha comparado el comportamiento de la banca con el de 2005, cuando se subieron los tipos de interés hasta el 4,25% y constatan que ese proceso de subidas sí iba acompañado de un aumento de la remuneración.

La “resistencia espartana” de un sector concentrado

El sector financiero en España está muy concentrado desde la crisis financiera. La caída de las cajas de ahorro ha configurado un sector con menos entidades, pero de mayor peso. La menor competencia hace más posible una colusión tácita: a ninguna entidad le conviene dar una mayor remuneración por los depósitos. No hace falta sentarse para negociar: es suficiente con que ninguna ponga en su escaparate una remuneración superior a la que se está ofreciendo. 

Según los datos de Funds People, en 2021 las cincos principales entidades financieras suponen más de un 60% de los activos de toda la banca. El ranking lo componen Banco Santander (19%), Caixabank (17%), BBVA (14%), Bankinter (7%) y Sabadell (5%). Si ampliamos a los 10 bancos más grandes, el volumen de activos que concentran es de alrededor del 77%.

Las que más pagan son las nuevas o las extranjeras, porque quieran aprovechar el momento para ganar mayor cuota de mercado, o la digital, porque se lo puedan permitir por el ahorro de costes”, añade el profesor Garrido.

Adicae recuerda que ya expresó su preocupación por el grado de concentración de la banca debido a las fusiones tras la crisis financiera. “Es una concentración que ha borrado del mapa la supuesta competencia que debe imperar en el libre mercado y que ha terminado, como no podía ser de otra forma, perjudicando claramente a los ahorros de los consumidores en lo que la asociación ya definió como claro movimiento oligopolista del sector”, explica la asociación en un artículo.

La organización critica la “inacción” de supervisores nacionales, a los que insta a poner fin a esta situación, que califican de “pantomima”: “Esa resistencia espartana para dotar de una remuneración mínimamente digna a los ahorros de los consumidores contrasta con la rapidez con la que las subidas de tipo se han trasladado a la financiación de vivienda u otros productos de consumo”, critica Adicae.

Un vistazo a los comparadores de cuentas remuneradas muestra que la remuneración por los depósitos se ha convertido en una mera estrategia de cebo de clientes, más que el hecho en sí de compensar a los ahorradores por confiar su patrimonio al banco. Salvo alguna excepción, los principales bancos no aparecen en estos comparadores, algunos porque directamente no ofrecen remuneración; otros, porque la oferta es baja. 

La cuenta que ofrece mayor remuneración, y es así desde hace varios años, es la cuenta Bankinter, que ofrece un TAE del 5% [Tasa Anual Equivalente, porcentaje de remuneración anual, que habitualmente se divide en 12 entregas mensuales]. Esto queda muy por encima de lo que ofrecen el resto de entidades grandes. Pero no es permanente: remunera solo los primeros 5.000 euros a los nuevos clientes, y solo en los 12 primeros meses, por lo que la oferta supone hasta 250 euros el primer año. 

Sabadell es el segundo banco grande que ofrece una remuneración superior a la media: un 2% durante 12 meses hasta 30.000 euros, lo que supondría un ahorro de hasta 600 euros. OpenBank, que pertenece al Grupo Santander, también aparece en las primeras posiciones, con un TAE de un 1%. Estas dos ofertas también están limitadas durante un año, es decir, a los clientes actuales no se les aplica

La asociación de consumidores Adicae califica estas ofertas de "limosnas": "CaixaBank ha sido la última en sumarse a esta tendencia y remunerará los 5.000 primeros euros al 5% de sus clientes con nóminas superiores a 2.500€. ¿Su objetivo? Hacer negocio a través de la colocación de seguros, fondos de inversión, planes de pensiones…", critica la asociación en un comunicado.

La banca dispone de mucha liquidez: siempre te quedará el Tesoro

“La banca española tiene una posición de liquidez muy holgada, en parte obligada por el Banco Central Europeo. A corto plazo su necesidad de liquidez no es perentoria, aunque tarde o temprano tendrán que remunerar a los depositantes. El Tesoro está pagando casi un 3% a corto plazo”, indica el profesor. 

En este sentido se pronunciaron los portavoces de los principales bancos a lo largo de la presentación de resultados del tercer trimestre. “Hay muchísima liquidez en el sistema. No va a haber una guerra de depósitos”, dijo Onur Genç, consejero delegado de BBVA. 

Antoni Garrido advierte que los clientes podrían empezar a sacar el dinero de sus cuentas de ahorros para colocarlos en letras del Tesoro. Según los datos de la última subasta, el organismo está abonando los intereses más altos de la última década, que quedan en el 2,998% en un plazo de doce meses, una cifra muy superior a la remuneración del 0,41% de media que ofrecen las entidades. “Los clientes también tenemos que ser proactivos. Decir: ‘Si no me paga más, me voy al Tesoro”, señala Antoni Garrido, que recuerda que solo es necesario disponer de un DNI electrónico y conexión a Internet para recurrir a este instrumento de ahorro, que supone comprar deuda pública del Estado.   

Los depósitos españoles suponen un mayor peso a la banca 

Los ahorros de los hogares y empresas en España tienen más peso en el conjunto del pasivo (deuda) de las entidades financieras respecto a otros países europeos. Esto también explicaría en parte por qué hay una mayor reticencia a elevar la remuneración: les afectaría en mayor proporción que a otras entidades que tienen los ingresos más diversificados.

Un informe del Banco de España, aludiendo a datos de la Autoridad Bancaria Europea de junio de 2022, constata que el depósito de hogares y empresas ocupa un 51% del pasivo de la banca española (36% y 15%, respectivamente). La media de la Unión Europea sitúa el peso en torno al 40%. Como referencia, en Alemania estaría alrededor del 28%. En cifras, en España los hogares tienen 927.000 millones en los depósitos de las entidades financieras. Aunque para el cliente suponga solo unos pocos euros, remunerar con el 0,4% supone más de 3.700 millones de euros para la banca. 

El Banco de España da fe de la escasa traslación que ha habido del aumento del tipo de interés del euríbor a doce meses a los tipos de interés de los depósitos. “El incremento acumulado de 325 puntos básicos registrado en el euríbor a doce meses durante los primeros nueve meses de 2022 no se ha trasladado en ningún grado apreciable a los tipos de interés de los depósitos de hogares, ni a la vista ni a plazo”, indica el organismo en el mencionado informe, publicado en otoño pasado.

Más sobre este tema
stats