NORMATIVA BANCARIA

El Banco de España alerta de problemas en cobros y pagos por las nuevas normas europeas

Los expertos del BCE empeora las perspectivas de crecimiento y paro de la eurozona

El 1 de febrero de 2014, en 28 países de la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza, entrarán en vigor nuevas normas para las transferencias, cobros y pagos en euros. Será el punto de no retorno en la entrada en vigor de la llamada Zona Única de Pagos en Euros (SEPA, por sus siglas en inglés).

Para el usuario de a pie, las nuevas normas apenas si representarán una pequeña molestia: en lugar de identificar su cuenta corriente con 20 dígitos, tendrá que añadir otros cuatro, dos del país y otros dos de un nuevo dígito de control. Pero en el Banco de España hay mucha preocupación, las pequeñas y medianas empresas sobre todo, no se han adaptado a las nuevas exigencias en cobros y pagos, por lo que pueden tener problemas a partir de febrero.

La preocupación por lo que pueda suponer la falta de adaptación y de información se extiende a otros agentes con actividad económica regular que, sin embargo, no están al tanto de los cambios. Puede ser el caso de las comunidades de vecinos, los clubes deportivos, las asociaciones de padres de alumnos etc.

Fuentes del Banco de España han manifestado cierta alarma por el desconocimiento de las nuevas normas que van a entrar en vigor y que afectan desde las órdenes de domiciliación a nuevos formatos de mensajería informática. La preocupación se centra en las pequeñas y medianas empresas, sobre todo.

Cuestión de tamaño

Aunque el impacto de las nuevas normas dependerá del tamaño de la empresa, de dónde se ubica y de la forma en que realiza sus cobros y pagos, todas sus áreas se van a ver afectadas. Para pagar nóminas y proveedores tendrán que recabar los nuevos números de cuenta de empleados, clientes y proveedores. Además, tendrá que adaptar sus bases de datos y  adecuar facturas, impresos y folletos, entre otras cosas.

En los gráficos del Banco de España, el color que marca las distintas fases de adaptación de empresas y particulares a las normas SEPA es revelador: verde para las entidades de crédito, que ya se han adaptado; amarillo para grandes emisores y administración públicas, que están en adaptación y rojo para las pymes, que no han comenzado con los preparativos.

El proceso supone, según el subgobernador del banco de España, Fernando Restoy, "un cambio de hábitos por parte de todos, para familiarizarse, por ejemplo, con el nuevo código de identificación de las cuentas bancarias (IBAN), que se deberá aportar a clientes y proveedores con los que se mantengan relaciones comerciales. No se trata, desde luego, de ninguna revolución, pero sí es necesario prepararse para el nuevo momento".

Sin información

El problema es que una buena parte de los afectados no están preparados y no tienen información suficiente. El propio Banco de España, en sus documentos, admite que "si todo se deja para el final, hay riesgo de que se produzcan cuellos de botella y, por tanto, que las entidades no puedan atender todas las peticiones de asistencia que reciban".

El 1 de febrero de 2014 es la fecha límite. A partir de ese día, por poner un ejemplo, un ciudadano de cualquier país europeo con casa en la costa española podrá domiciliar los pagos de la vivienda en la ciudad donde resida, sin tener que disponer de otra cuenta abierta en España. Si ese mismo ciudadano es multado en una carretera española, las autoridades (se supone) no tendrán que exigir ya cobro en efectivo, porque habrá una cuenta a la que recurrir para cobrar la multa.

Estos son los principales efectos de la Zona Única de Pagos en Euros:

Accesibilidad: El principio general es que si una cuenta bancaria permite efectuar transferencias o domiciliaciones nacionales, tendrá que poder utilizarse para hacer esas mismas transacciones cuando su origen o su destino sean cuentas situadas en el Espacio Económico Europeo.

Identificación cuenta (IBAN): Un identificador internacional (24 números) acompañará a cada cuenta. Se le lleva comunicando a los clientes desde hace tiempo en extractos, libretas, talonarios etc

Formato intercambio de operaciones: El nuevo formato obligatorio de mensajería de intercambio de operaciones será el estándar ISO 20022 (lenguaje XML). Será el lenguaje entre bancos y entre empresas, administraciones y entidades.

Garantías: los consumidores podrán pedir a su entidad que limite cobros a un importe y periodo determinado o que tome nota de acreedores autorizados o prohibidos para acceder a la cuenta.

Recibos: El tamaño del campo de información se reduce. Los emisores de recibos tendrán que resumir contenidos o buscar canales alternativos para remitir más información a los clientes.

El Banco de España ve una “mejora” de la economía en el cuarto trimestre

El Banco de España ve una “mejora” de la economía en el cuarto trimestre

Más sobre este tema
stats