Macroeconomía

Los cambios estadísticos suavizan las cifras de la crisis y sirven para ‘vender’ la recuperación económica

Mariano Rajoy y la ministra Fátima Báñez a su llegada al Congreso el pasado miércoles.

Verdades, mentiras y estadísticas. En las últimas semanas, prácticamente cada dato estadistico tiznado de crisis ha ido acompañado de un anuncio de cambio en el método utilizado para calcularlo. Ha sucedido con los datos de contabilidad nacional del cuatro trimestre. También con los datos de morosidad que ha recogido el Banco de España en enero. Pero hay más. En abril, se ajustará la Encuesta de Población Activa

(EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y está en marcha para después del verano un cambio en el cálculo del producto interior bruto (PIB) de los países europeos por parte de la agencia europea Eurostat que también favorecerá la "foto fija" de la economía española.

El útlimo anuncio de cambio metodológico, con "lifting" de porcentaje ha sido el de la morosidad bancaria correspondiente al mes de enero. El Banco de España ha explicado que ha incluido los créditos concedidos por la banca a los llamados Establecimientos Financieros de Crédito (EFC) en el capítulo "otros sectores residentes (OSR)". Resultado: se suman más créditos (26.000 milones de euros más) a ese apartado OSR, con lo que el cálculo total, en porcentaje, de las cantidades de dudoso cobro desciende. 

Créditos morosos

Con ese cambio, el porcentaje de créditos morosos se situó en enero en el 13,53%, por debajo del porcentaje récord (13,62%) con el que los bancos cerraron el ejercicio 2013. Pero la realidad, que admite el propio Banco de España, es que sin el cambio metodológico, la morosidad bancaria hubiera alcanzado un 13,78%. Otra cifra Guinnes que da idea de la profundidad que ha alcanzado la crisis.

Los cambios en la metodología suavizan las estadísticas, aunque llegan con polémica. Sucedió con la contabilidad nacional del cuatro trimestre, que ha alertado a algunos economistas y puede volver a suceder con otros cambios, como los que se han anunciado para la próxima Encuesta de Población Activa (EPA).

En el cuarto trimestre, la contabilidad nacional registró un descenso inusual en el gasto público (-3,9%). En opinión de algunos especialistas, no era sino un intento de maquillar las cifras de déficit al cierre del año para acercarlas lo más posible al 6,5% que exige la UE. Hacienda reaccionó ante las críticas argumentando que el descenso del gasto en el último trimestre se explica por la nueva forma de imputación de los consumos intermedios, es decir, el gasto corriente.

Contabilidad trimestral

Hasta ahora explicó Hacienda, era habitual que buena parte de los llamados "consumos intermedios" (uso de un bien o de un servicio en el proceso de producción) se imputaran en el último trimestre. Pero según Hacienda, el pasado año se desestacionalizó el cálculo y se anotó de forma homogénea a lo largo del año.desestacionalizó Eso explicaría el aparente maquillaje.

Tambien se van a "limar" las cifras de desempleo en la próxima Encuesta de Población Activa (EPA). Cada diez años, coincidiendo con los ejercicios terminados en uno, se actualiza el censo de población. Así, la Encuesta de Población Activa (EPA) se va a revisar en abril para tener en cuenta esos datos actualizados.  Como el número de personas en edad de trabajar habría aumentado  es más que probable que el porcentaje de parados (26,03%) se reduzca. Y en cuestión de desempleo, el auténtico baldón de la economía, cada décima de mejora es un triunfo para el Gobierno.

Tanto el INE como la agencia estadística europea, Eurostat, publicarán los datos con y sin cambios para que sea posible comparar las cifras de forma homogénea. Pero quien da primero, aunque sea con un porcentaje, da dos veces.

Más PIB

España, que probablemente no va a cumplir el objetivo de déficit público comprometido para 2013 (6,5%) se va a beneficiar, sin embargo, de un cambio metodólogico que elevará el cálculo del producto interior bruto (PIB), el valor de todo lo producido en un año en el país. Más PIB, menos déficit. Pero¿en qué consiste esa variación de cálculo?

El principal cambio es la forma de contabilizar inversión y desarrollo (I+D) en las cuentas del país. Se contabilizará comoformación bruta de capital. Eso elevará el PIB europeo (en tirno al 2%, según los expertos) aunque tendrá diferente peso según los países. Además, los gastos militares, que  contaban como consumos intermedios, también pasarán a engrosar el capítulo de la inversión. 

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro,explicó en un acto organizado por Ahorro Corporación que con la revisión al alza de toda la serie histórica del Producto Interior Bruto (PIB) que se va a efectuar en septiembre se ganará décima y media de déficit público de 2013.

El PSOE tacha de “chapuza” el “maquillaje” del déficit

Más sobre este tema
stats