La portada de mañana
Ver
El Gobierno prepara más medidas frente a Milei, que redobla su pulso y volverá en junio

Comunidad de Madrid

La propaganda corre más que la Fórmula 1 en Madrid: tres meses después no hay proyecto pero sí gasto público

Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en 2024, del 19 al 21 de abril, en el Circuito Internacional de Shanghái.

Fue el 23 de enero de este año. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participó en un acto, junto al presidente y CEO de la F1, Stefano Domenicali; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; el presidente de Ifema, José Vicente de los Mozos; y el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, Ángel Asensio, para presentar el Gran Premio de España, que supondrá la vuelta a la capital de la competición automovilística en 2026. Ya entonces avanzaron que el evento deportivo dejará en la región más de 450 millones de euros anuales, generará 10.000 puestos de trabajo directos, más de 110.000 espectadores, 85.000 turistas potenciales, con una estancia media de 3,6 noches y un gasto medio de más de 1.680 euros. Todo ello a coste cero para las administraciones. Tres meses después no hay proyecto básico que soporte ese gran premio y se puede desmentir que no implicará desembolsos de dinero público.

El diputado de Más Madrid en la Asamblea autonómica Pablo Padilla ha preguntado en comisión esta semana por los cálculos del Gobierno regional sobre el impacto ambiental del evento automovilístico, teniendo en cuenta que “un solo vehículo de Fórmula 1 emite entre 230 y 250 kilogramos de dióxido de carbono en una carrera, más o menos lo mismo que un turismo recorriendo 2.000 kilómetros”. Dato que “hay que multiplicar por 20” y no llegaría ni al 1% de las emisiones “que genera un gran premio en circuito urbano”. De acuerdo a la información que manejan, “todo el mundial generará 250.000 toneladas de dióxido de carbono, el 45% ligado a la logística y al transporte, y el 27% a los viajes y el alojamiento de los equipos” implicados. A ello habrá que sumar la contaminación sonora “que sufrirán los vecinos, especialmente los de Valdebebas -zona residencial de Madrid-”, y otros elementos que Padilla quería saber si habían sido analizados por la Administración comandada por Ayuso. 

La encargada de responderle fue la directora general de Transición Energética y Economía Circular de la comunidad, Cristina Aparicio, quien admitió que “ahora mismo no hay un proyecto definitivo en el que analizar ningún impacto ambiental” y que “tiene que haber un procedimiento”. “Cuando llegue el proyecto, miraremos a ver qué exactamente necesita en materia de evaluación ambiental”, reiteró luego, para enlazar que son rigurosos y no hacen “revisiones de proyectos que todavía no existen”. Sí incidió en que el acontecimiento deportivo “traerá mucho valor a la comunidad” y sostuvo que, “a falta” de que les llegue “el proyecto definitivo", en lo relativo a "las emisiones de C02”, el evento será “similar a cualquiera de los grandes proyectos” que tienen en Ifema. Coincidió incluso con Padilla en que “las emisiones grandes vienen de la propia infraestructura y, sobre todo, de la parte logística”.

El diputado de Más Madrid le afeó que el Ejecutivo de Ayuso vete a la oposición “un informe de Deloitte, que es lo único que soportaría las cifras que lanzan los populares. “A día de hoy no hay nada, al Gobierno de la Comunidad no le ha llegado un proyecto concreto para traer la Fórmula 1 a Madrid”, traslada Padilla a infoLibre. Critica que hayan "comenzado la casa por el tejado". "Han empezado a correr sin atarse los cordones. Han vendido la piel del oso, no digo antes de cazarlo, sino de saber siquiera quién es el oso”, resume.

El diputado de Más Madrid insiste en que “todo lo hacen sobre un informe que está oculto, que no es accesible, y las tareas, tanto del Gobierno autonómico como del municipal, para comprobar los mínimos exigibles que marca la legalidad, no se pueden hacer porque no existe dicho proyecto”. “Ayuso se ha dado mucha prisa, ha corrido tanto como los coches de F1, sin asegurar todo el trabajo previo que tiene que haber detrás”, afea.

Desde Ifema, promotora del Gran Premio de España, reconocen que aún no cuentan con un proyecto básico, pero garantizan que para poder obtener el contrato con los responsables de la Fórmula 1 “se ha desarrollado un proyecto potente que tiene una parte conceptual, otra económica y una más técnica, que está vinculada a la construcción de la pista y a las infraestructuras que serán necesarias”. En relación a la esfera económica sí hay un informe de Deloitte y ligado a la última, existe un anteproyecto llevado a cabo por una empresa italiana del área de la ingeniería especializada en el sector, Dromo.

Las fuentes consultadas indican que están “trabajando a toda velocidad” para convertir ese anteproyecto relacionado con el ámbito constructivo en el proyecto del que “se derivará la aportación de los diferentes informes exigibles por ley para que se inicie el trámite de todo”. Señalan que “se han hecho mediciones” y esperan no tener inconvenientes para superar el impacto ambiental y otros que haya que pasar”, como en cualquier iniciativa similar. El evento implicará la ejecución de un circuito de 5,47 kilómetros de longitud, aunque incluirá únicamente un kilómetro de vía pública dentro de su trazado.

Reclaman garantías para que no se repita el caso de Valencia

Padilla recalca que los populares “han estado más preocupados por la foto de Ayuso con un coche de F1 y por empezar a hacer repartos entre empresarios amigos, que por garantizar los mínimos de seguridad, de impacto ambiental, de convivencia, de logística, el plan de transportes… exigibles para un acontecimiento como este. Más allá de que todavía tienen que conseguir todas las licencias”. Su formación no quiere que se repita lo que sucedió en Valencia, donde la Fórmula 1 dejó un pufo de casi 300 millones y un reguero de investigaciones en los tribunales sobre la organización de la carrera.

 “No existe proyecto concreto, es una idea, una ensoñación, sin embargo, se puede afirmar que Ayuso ha dedicado recursos públicos a la F1 para el vinilado del metro, los medios públicos y las personas que cubrieron el gran anuncio, su propia agenda… Todo destinado a una cosa que, de momento, es humo”, recalca. Y sí se ha sobrepasado el coste cero al que se han agarrado los populares.

En una respuesta a una petición de información llevada a cabo por Más Madrid a la que ha tenido acceso infoLibre, se recoge que el gasto en publicidad realizado por Metro de Madrid, adscrito a la Consejería de Vivienda, Transportes e Infraestructuras, para la cobertura exterior del tren de la Línea 8 con propaganda de la F1 fue de 12.475 euros, mientras la colocación de elementos publicitarios en el interior de los asientos supuso unos 2.000, con detalle 1.853 euros, con lo que sólo en esta acción, el gasto para las arcas públicas habría sido de 14.328 euros. Y no será el único, según augura la oposición. 

Más sobre este tema
stats