Crisis de los refugiados

La activista danesa multada por ayudar a unos refugiados apelará ante el Tribunal Supremo de Dinamarca

La activista y escritora, Lisbeth Zornig

El Tribunal Supremo de Dinamarca se pronunciará el próximo 21 de septiembre sobre el caso de Lisbeth Zornig, por el cual ella y su marido fueron juzgados como traficantes de personas, tal y como contaba infoLibre en marzo, por trasladar en su vehículo a una familia de refugiados sirios desde la frontera con Alemania hasta la estación de Copenhague. Esta familia se encontraba caminando por una carretera desde Rodby hasta la capital danesa, una distancia de unos 160 kilómetros.  Es el primer caso de apelación en Dinamarca en relación con la ayuda humanitaria a los refugiados.

Tal y como explica la activista, cientos de personas han sido procesadas por ayudar a los refugiados en las carreteras danesas. "Muchos de ellos ya han sido condenados, mientras que otros juzgados están esperando la resolución de nuestro caso".

En un texto al que ha tenido acceso infoLibre, Lisbeth Zornig explica: "El pasado mes de marzo, fuimos condenados por tráfico de personas porque ofrecimos a una familia de refugiados sirios con niños pequeños un sitio en nuestro coche, y les ofrecimos café y tarta en nuestra casa. El juzgado ordenó una multa de 3.000 euros a cada uno o catorce días en prisión. Por supuesto que no somos traficantes de personas. Somos ciudadanos corrientes que estaban ayudando a seres humanos en una situación difícil. En consecuencia, hicimos una apelación al Tribunal Supremo".

En el mismo escrito critican que, en una sociedad como la danesa en la que los niños son enseñados a ayudar a toda aquella persona que se encuentre en una situación de angustia, sea cual sea su raza o religión, decisiones como esta por parte de un juzgado puedan resultar incoherentes con los valores aprendidos y los que se pretenden enseñar.

"No mucho después de que la decisión del juzgado fuera dada, un hombre joven se puso en contacto con nosotros para preguntarnos sobre un grupo de refugiados hambrientos que había conocido en las calles de Copenhague. Preocupado por las repercusiones legales, no sabía si ayudarles o no".

Zornig critica, a su vez, que el año pasado un ciudadano danés que escupió a un grupo de refugiados que pasaban bajo un puente fue multado con 5.000 euros. "Nuestro sistema legal muestra que parece una ofensa casi más barata escupir sobre los refugiados que ayudarles", asegura.

"Les pedimos a los inmigrantes que aprendan y adopten los valores de la cultura danesa. ¿Cómo van a entender que en Dinamarca se castiga a la gente por algo que es predicado en nuestras iglesias como un valor básico cada domingo?"

La activista cuenta que la semana pasada visitó a la familia que había ayudado. "Están viviendo en Suecia, han aprendido a hablar sueco y están en proceso de comenzar sus estudios y encontrar un trabajo. No es fácil para ellos. Encuentran nuestra cultura muy diferente y extraña. Pero son una familia dulce y ambiciosa", asegura.

Los activistas detenidos en Grecia por intentar traer refugiados llegan a Euskadi y afirman que "lo volverán a hacer"

Los activistas detenidos en Grecia por intentar traer refugiados llegan a Euskadi y afirman que "lo volverán a hacer"

Más sobre este tema
stats