Bolivia

Evo Morales anuncia la convocatoria de nuevas elecciones y la renovación del Tribunal Supremo Electoral

Ciudadanos reciben este sábado a la caravana de autobuses que se dirigía a La Paz en apoyo a marchas contra el presidente de Bolivia, Evo Morales, en Oruro (Bolivia).

infoLibre

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha anunciado este domingo que convocará nuevas elecciones generales y que renovará la totalidad de los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) tras el dictamen preliminar desfavorable de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los comicios del pasado 20 de octubre, informa Europa Press.

"He decidido renovar la totalidad de los vocales del Tribunal Supremo Electoral y convocar a nuevas elecciones generales", ha anunciado Morales en una comparecencia pública retransmitida por la televisión pública boliviana. "Convocar a nuevas elecciones nacionales que mediante el voto permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus nuevas autoridades incorporando a nuevos actores políticos", ha explicado. Además, Morales ha defendido "bajar la tensión" tras las protestas y movilizaciones de la oposición contra las últimas elecciones. "Todos tenemos la obligación de pacificar Bolivia", ha remachado. "Hago una convocatoria de respeto a la vida, respeto a propiedades privadas, respeto a las autoridades, respeto a todos los sectores sociales. Todo lo que tenemos en Bolivia es el patrimonio del pueblo boliviano y no estar enfrentados para hacer daño", ha añadido.

Asimismo, indicó que en las próximas horas la Asamblea Legislativa Plurinacional, de acuerdo con todas las fuerzas políticas, establecerá los procedimientos para renovar la totalidad de vocales del TSE, conforme exigía la oposición.

Las protestas en Bolivia estallaron la misma noche de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre por la suspensión repentina de la transmisión de los resultados oficiales justo cuando obligaban a una segunda vuelta entre Morales y el principal líder opositor, Carlos Mesa.

Cuando se retomó, casi 24 horas después, concedían la victoria en primera vuelta a Morales, por lo que Mesa ha denunciado un "fraude gigantesco". Ambos llamaron a la movilización de los suyos, lo que ha derivado en disturbios. Al menos dos personas han muerto y más de 190 han sido detenidas en estas dos semanas.

En este contexto, Morales había accedido a que la OEA, apoyada por países como España, México o Perú, realizara una auditoría electoral de carácter vinculante. Mesa, en cambio, no la aceptaba porque dice que es fruto de un acuerdo unilateral entre el Gobierno y el bloque hemisférico sin tener en cuenta a la oposición.

El jueves y el viernes se amotinaron policías en las regiones de más arraigo de la oposición, primero para exigir demandas laborales y posteriormente en apoyo a las movilizaciones opositoras, y el sábado hubo amotinamientos incluso en La Paz y el Ejército tuvo que salir al paso para advertir que no reprimiría las protestas.

Los auditores de la OEA hallan irregularidades en todos los parámetros investigados de las elecciones

El equipo de auditores de la Organización de Estados Americanos (OEA) encargado de investigar el proceso electoral en las elecciones del pasado 20 de octubre en Bolivia ha encontrado irregularidades en todos los aspectos bajo investigación, según ha precisado en el informe publicado este domingo que ha llevado al secretario general de la organización, Luis Almagro, a pedir la repetición de los comicios.

El foco principal de la investigación ha sido el llamado Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares o TREP, el complejo mecanismo de medición que sufrió un inesperado "apagón" cuando anticipaba una segunda vuelta electoral entre el presidente del país, Evo Morales, y su rival Carlos Mesa. Tras permanecer suspendido casi un día entero, el sistema mostró un cambio de tendencia nada más activarse, y concedió a Morales los diez puntos porcentuales de diferencia sobre su rival que le daban una victoria directa conforme a la legislación electoral del país andino.

En su investigación, los auditores revelan que al menos uno de los servidores del sistema, inicialmente apartado para servir de base de datos de consulta para las autoridades electorales "no se utilizó para el fin sobre el cual el equipo fue notificado" y que los datos del sistema fueron desviados a un servidor externo, fuera de la red oficial, y cuya existencia fue omitida hasta precisamente la investigación de los auditores. "Resulta extraño que se redirija el flujo de datos a una red foránea, no prevista ni documentada. Resulta extremadamente grave y afecta a la transparencia del proceso", según los auditores, que tampoco entienden la ausencia de documentos sobre la interrupción del TREP. Por todo ello, consideran que existió una "clara manipulación que afectó tanto los resultados de dicho sistema, como los del cómputo final".

Las actas electorales también han sido cuestionadas por los auditores tras efectuar un análisis pericial de una muestra de 333 documentos, en particular en las mesas donde el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS) obtuvo porcentajes extraordinariamente altos de votos. "Del análisis efectuado, se concluyó que 78 actas (23% de la muestra) presentaban irregularidades desde el punto de vista pericial. En algunos casos, se verificó que todas las actas de un mismo centro habían sido completadas por la misma persona", según el informe.

De hecho, los auditores señalan que esa persona, en ocasiones, era precisamente el representante de mesa del partido de Morales, acreditado por partida doble como delegado principal del centro de votación.

De todos modos, los auditores manifiestan en especial su incredulidad ante el porcentaje de votos favorables al MAS, que llegó a obtener el 100% de respaldo en algunos recuentos. "En algunos de estos documentos ni siquiera se había completado con un cero el campo correspondiente a los votos de los partidos opositores", apuntan. Además, la participación en algunas de esas mesas alcanzaba el 100%, "hecho prácticamente imposible".

El equipo de investigadores ha detectado también falta de correspondencia entre firmas de actas originales y las copias distribuidas a las autoridades y la OEA e incluso falsificaciones. En otras circunscripciones de Potosí, Chuquisaca y Santa Cruz, parte de la documentación "fue incendiada".

Incidentes como la quema de las actas dan a entender a los auditores de la OEA que "actualmente no existen los controles necesarios de cadena de custodia del material electoral sensible" y "evidencia la falta de resguardo, de previsiones adecuadas y poca coordinación entre los oficiales electorales y las fuerzas de seguridad.

En Bolivia no existe la posibilidad de efectuar un recuento de votos tradicional, así que el resguardo de las actas electorales es un aspecto crítico para dar las garantías al proceso electoral. "El control de quien maneja las actas y el lugar en que se encuentran en cada momento es fundamental", explican los auditores antes de describir como "contundentes" los hallazgos preliminares de su investigación, pendiente de un informe más completo.

"Por estas razones", concluyen los auditores, "el equipo no puede validar una victoria en primera vuelta" del presidente Morales. Los investigadores de la OEA remachan con una alusión a las proyecciones estadísticas del sistema de votación, fallidas también por su falta de precisión. "Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta", estiman.

Como apunte final, el equipo añade que su labor fue desempeñada sin ningún tipo de cortapisas por las autoridades bolivianas, que habían decidido aceptar su dictamen como vinculante, en un intento de aplacar tanto las demandas de la oposición como la enorme tensión social en la que vive actualmente el país.

Toma de medios de comunicación y agresiones a periodistas

El Gobierno de Bolivia ha denunciado este domingo la toma de medios de comunicación estatales y privados y la agresión a periodistas por parte de "grupos radicales". "Bolivia denuncia que (...) grupos radicales encabezados por dirigentes cívicos, con el apoyo de dirigentes de partidos políticos de oposición, han promovido movilizaciones en las proximidades de los medios de comunicación estatales y privados, agrediendo a los trabajadores y periodistas, a la vez de forzarles a desalojar sus instalaciones, procediendo al cierre de transmisión", ha indicado el Ministerio de Exteriores de Bolivia en un comunicado difundido en Twitter.

 

A juicio del Gobierno, "esta es una nueva evidencia de atentado a los Derechos Humanos de los trabajadores de medios de comunicación, una vulneración a la libertad de prensa y al derecho a la comunicación y a los principios básicos del Estado de Derecho", lo que constituye una muestra "inconfundible" de que hay un golpe de Estado en marcha contra el presidente del país, Evo Morales.

Medios locales han informado de que decenas de personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales han atacado las instalaciones del canal de televisión Unitel, situado en la ciudad de El Alto. Sin embargo, el MAS se ha desmarcado del ataque y ha desmentido su implicación en el mismo, según la agencia boliviana de noticias ABI.

Previamente, grupos de manifestantes que exigen la dimisión de Morales han cercado el edificio en el que se encuentran Bolivia TV y la radio Patria Nueva, ambos medios estatales, y han intentado que dejen de transmitir información. "Los medios estatales BTV y RPN han sido intervenidos por grupos organizados que después de amenazar y amedrentar a los periodistas los obligaron a abandonar sus fuentes de trabajo", ha denunciado Morales en su cuenta de Twitter. "Dicen defender la democracia, pero actúan como en dictadura", ha zanjado".

 

Además, otro grupo de personas ha atacado la radio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), ataque que Morales ha tachado de "cobarde" y "salvaje". Según ABI, "grupos de choque de la oposición" han tomado este sábado las instalaciones de la CSUTCB y han atado al director de la Radio Comunidad, José Aramayo, a un poste.

Por último, el Ministerio de Exteriores de Bolivia también ha hecho hincapié en que las "manifestaciones violentas" contra medios de comunicación se alejan del llamamiento que el presidente boliviano ha hecho este sábado para convocar a una mesa de diálogo a los partidos con representación parlamentaria con el objetivo de "pacificar Bolivia".

Manifestantes queman las casas de la hermana de Morales y los gobernadores de Oruro y Chuquisaca

Un grupo de manifestantes que exigen la dimisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, ha incendiado este sábado la casa de la hermana del mandatario, Ester Morales, y las de los gobernadores de Oruro y Chuquisaca, Víctor Hugo Vásquez y Esteban Urquizu, respectivamente.

En cuanto a la vivienda de Morales, en construcción, un grupo ha sacado las herramientas y el material de obra de la misma para, posteriormente, quemar la infraestructura, ha informado la agencia de noticias boliviana ABI.

Por su parte, Los Tiempos ha informado de que la casa de Vásquez había sido saqueada y después quemada, pero su familia ha sido evacuada antes de que se produjera el suceso. Por último, Urquizu ha denunciado en su cuenta de Twitter que su inmueble ha sufrido "un atentado (...) sin importar que en él se encuentren niños, mujeres e inquilinos que simplemente habitan en él". "¡Queremos paz!", ha reclamado.

 

Morales ha denunciado y condenado sendos ataques en su cuenta de Twitter. "Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional y pueblo boliviano que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de los gobernadores de Chuquisaca y Oruro y de mi hermana en esa ciudad", ha expresado el mandatario. "Preservemos la paz y la democracia", ha insistido.

 

Ataque al sindicato CSUTCB  

De forma paralela, Morales ha denunciado este sábado un ataque contra las instalaciones de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) en La Paz, y lo ha tachado de "cobarde" y "salvaje".

"En mi condición de afiliado a la CSUTCB, organización matriz del movimiento indígena originario campesino del Pacto de Unidad, denuncio el ataque cobarde y salvaje a la radio de esa confederación", ha escrito el mandatario en Twitter. "Al estilo de las dictaduras militares, los golpistas atacan sedes sindicales", ha insistido.

 

Según ABI, "grupos de choque de la oposición" han tomado este sábado las instalaciones de la CSUTCB y han atado al director de la Radio Comunidad, José Aramayo, a un poste.

Bolivia Dice No rechaza el diálogo planteado por Morales y el PDC se muestra dispuesto con condiciones

El partido Bolivia Dice No ha rechazado este sábado participar en el diálogo planteado por el presidente del país, Evo Morales, para "pacificar Bolivia", mientras que el Partido Demócrata Cristiano (PDC) se ha mostrado dispuesto, pero con condiciones.

Morales ha emplazado a los cuatro partidos con representación parlamentaria a participar en una mesa de diálogo en el marco de las protestas que se suceden en Bolivia desde las elecciones del pasado 20 de octubre. Los partidos convocados son el Movimiento Al Socialismo (MAS), de Morales, Comunidad Ciudadana (CC), la alianza Bolivia Dice No (21F) y el Partido Demócrata Cristiano. El candidato de CC y principal líder opositor boliviano, Carlos Mesa, ya ha declinado participar en el diálogo, aduciendo que no tiene "nada" que negociar con Morales ni su Gobierno.

"No asistiré a la reunión convocada por Evo Morales", ha indicado uno de los líderes de la alianza 21F, Rubén Costas, en su cuenta de Twitter. "Esta mañana fui claro. Es el tiempo y la hora de la ciudadanía, que nos dio el ejemplo de unidad, no es el momento de los partidos políticos ni de ningún cálculo personal", ha zanjado.

 

Por su parte, el otro líder de Bolivia Dice No, Óscar Ortiz, se ha expresado en la misma línea que su socio y ha recalcado que "este no es un problema sólo entre partidos políticos o candidatos". "No se puede ignorar a una ciudadanía movilizada que rechaza el fraude y demanda nuevas elecciones", ha apostillado Ortiz en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, al tiempo que ha criticado que "no se puede llamar al mismo tiempo a la confrontación y al diálogo". "Morales ha sido un candidato ilegítimo y es un presidente ilegítimo desde que provocó el enfrentamiento entre bolivianos", ha continuado. "Evo Morales debe viabilizar una salida institucional, pacífica y democrática que permita nuevas elecciones con un nuevo tribunal y plazos acortados para que Bolivia restablezca su democracia y restaure su paz social", ha remachado.

 

En referencia al Partido Demócrata Cristiano, su candidato presidencial, Chi Hyun Chung, se ha mostrado dispuesto a participar, pero ha condicionado su presencia a la asistencia de "los Comités Cívicos, los partidos opositores y los constitucionalistas", ha aclarado en un mensaje en Twitter. Asimismo, para asistir al diálogo, ha reclamado que se presente "la carta de renuncia de Evo (Morales) y se acepte conformar un nuevo tribunal electoral" para celebrar unas nuevas elecciones.

 

Evo Morales abandona Bolivia con destino a México aunque afirma que volverá pronto "con más fuerza y energía"

Evo Morales abandona Bolivia con destino a México aunque afirma que volverá pronto "con más fuerza y energía"

Más sobre este tema
stats