Terrorismo islamista

Estado Islámico asesina a una activista de derechos humanos en Mosul

infolibre

El Centro del Golfo para los Derechos Humanos (GCHR, por sus siglas en inglés) pidió el jueves a Naciones Unidas y a las instituciones internacionales que condenen e investiguen la ejecución por parte del Estado Islámico de la activista iraquí Samira Salé al Naimi y que garanticen el ejercicio de las libertades de los periodistas y de los defensores de los derechos.

El GCHR denunció "con la máxima pena y dolor" la ejecución de esta abogada y defensora de los Derechos Humanos, que fue asesinada por milicianos del Estado Islámico en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak. Al Naimi, que había criticado las "bárbaras" destrucciones de mezquitas y santuarios por el grupo yihadista, fue secuestrada hace una semana por sus milicianos y ejecutada a tiros en una plaza de la ciudad.

Este "horrible crimen" y otros similares cometidos por el Estado Islámico son "crímenes contra la humanidad", subrayó en su comunicado el GCHR. Esta organización también solicitó "una investigación profunda, inmediata e imparcial por la ejecución de Samira Salá al Naimi y otros delitos cometidos por el Estado Islámico".

Por último, el GCHR reclamó que se garantice la seguridad y la libertad de los activistas y de los periodistas. Estos colectivos deberían ser "capaces de realizar sus legítimas actividades" sin miedo "a represalias y libres de todas restricciones", concluyó.

Detenidos nueve integrantes de una célula terrorista vinculada a Estado Islámico

Más sobre este tema
stats