Lo mejor de Mediapart

Pekín busca un nuevo modelo de crecimiento tras lograr salvar por los pelos al gigante Evergrande

Vista de la bandera china junto a la sede de la constructora Evergrande en Shanghai.

Romaric Godin (Mediapart)

  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Mediapart, socio editorial de infoLibre, es un diario digital francés de pago del que traducimos sus mejores artículos. Ya sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti

Ha estado muy cerca. El viernes 22 de octubre, Evergrande, segundo promotor inmobiliario de China, anunció que había obtenido los 83,5 millones de dólares necesarios para pagar un vencimiento del 23 de septiembre. Un día más y el grupo se habría declarado oficialmente en quiebra, lo que habría desencadenado la posibilidad de que sus acreedores exigieran el reembolso de las deudas. Esta perspectiva de momento se ha evitado, pero aún quedan muchos plazos por cumplir y son aún más decisivos.

Aunque Evergrande ha ganado algo de tiempo, su situación sigue siendo crítica. Su acceso a la liquidez queda cortado y su deuda total es de casi 300.000 millones de dólares. La empresa ya no puede vender pisos nuevos porque no puede permitirse terminarlos. En otras palabras, su única forma de pagar sus deudas es vender activos. Sin embargo, estas ventas solo sirven para ganar algo de tiempo (insuficiente) y también son difíciles.

Ciertamente, atrapado en los delirios de grandeza del crecimiento chino, su fundador, Hui Ka Yan, que en su día fue el hombre más rico de la República Popular, quiso fundar un imperio industrial que abarcara desde la promoción inmobiliaria hasta la gestión de activos o los coches eléctricos. Pero los compradores no se apresuran a adquirir los proyectos inmobiliarios paralizados por falta de liquidez, ni a comprar las filiales, a menudo poco rentables y descapitalizadas.

En dos meses, el grupo ha vendido activos inmobiliarios por 3.650 millones de yuanes (algo menos de 500 millones de euros). Esta cantidad es insuficiente para pagar la deuda y seguir financiando los proyectos en curso. Y las operaciones de desamortización a gran escala están empantanadas. El miércoles 20 de octubre, el grupo anunció que había abandonado las negociaciones sobre la venta de su división de servicios inmobiliarios, cuyo valor se estimaba en cerca de 2.000 millones de euros. Anteriormente había fracasado la venta de la sede del grupo en Hong Kong por 1.700 millones de dólares. En resumen, el destino del Evergrande parece escrito.

Hay que reconocer que con este pago de última hora, Pekín recuerda que la China de 2021 no es los Estados Unidos de 2008 y que no se producirá el escenario de Lehman Brothers con un impago desordenado, un colapso del sistema financiero chino y un contagio a las finanzas internacionales. Pero la crisis de la vivienda no se resolverá tan fácilmente. Un impago ordenado tendrá perdedores y causará daños. Y obligará al país a replantearse su modelo económico.

El riesgo de contagio se hace realidad

Porque aunque las crisis en China adoptan formas diferentes a las de Occidente, no son menos reales. Hasta ahora bastante silencioso, el Gobierno chino ya no puede no hacer frente al asunto. A medida que se acerquen las dificultades de Evergrande, el Ejecutivo deberá hacer frente a dolorosas decisiones que cuestionan la estrategia del presidente Xi Jinping. Esta estrategia pretendía restaurar una forma armónica de crecimiento, libre de todos los excesos de la economía china: su dependencia de las exportaciones, sus desigualdades, sus burbujas financieras. Pero el aprendizaje del capitalismo es doloroso. Ahora, a modo de armonía, Pekín se enfrenta a una crisis que amenaza con tener un impacto duradero en su ritmo de crecimiento.

Esto se confirmó el lunes 18 de octubre cuando se publicaron las cifras de crecimiento del primer trimestre. En un año, cayó del 7,9% en el trimestre anterior al 4,9% entre junio y septiembre. Se trata de un importante retroceso en un momento en el que el país aún se encontraba en fase de recuperación: el crecimiento en tres meses es de sólo el 0,2%, el nivel más bajo de la historia tras el primer trimestre de 2020, en pleno brote de coronavirus.

Varios factores explican esta ralentización, como las dificultades de acceso a la energía y los problemas de la cadena de suministro. Pero la desaceleración del sector inmobiliario es muy fuerte. En septiembre, las ventas de viviendas cayeron un 16,9% interanual, tras un descenso del 19,5% en agosto. Por tanto, la burbuja se está desinflando muy rápidamente y empieza a transmitirse a las inversiones inmobiliarias, que cayeron un 3,5% en septiembre.

El caso Evergrande está en el centro de este retroceso. Los promotores chinos suelen vender las viviendas antes de que se construyan y, desde hace varios años, los compradores suelen ser futuros revendedores que esperan sacar una tajada del pastel de la subida de precios. Pero a medida que los precios se desploman y los promotores luchan por completar sus proyectos, los chinos se alejan naturalmente de un mercado que no pinta bien.

Aquí es donde radica la dificultad para el Gobierno chino. Evergrande entró en crisis debido a la regulación impuesta por el Gobierno y el banco central (Banco Popular de China, BPC) el año pasado para frenar la burbuja inmobiliaria. Si a Evergrande o a sus acreedores finalmente les rescata el PBC, se habrá demostrado que es seguro especular en el sector inmobiliario. La famosa frase del presidente Xi Jinping sobre la necesidad de casas “para vivir, no para especular” queda obsoleta. La burbuja continuará y, con ella, las desigualdades y los desequilibrios. Se abandonaría la ambición, ahora central, de una economía más equilibrada. Pero si se permite que Evergrande se hunda, se corre el riesgo de que la economía china se debilite violentamente y se ponga en peligro el propio proyecto de “prosperidad compartida” de Xi Jinping.

En el transcurso de la década de 2010, el sector inmobiliario comenzó a pesar en el crecimiento, cerca del 20% del PIB directamente, pero probablemente no menos del doble cuando se extiende a los sectores altamente dependientes de esta burbuja. Según varios economistas occidentales, la tasa de crecimiento china sin esta burbuja podría converger al 2-3%, un nivel apenas superior al de Estados Unidos. En un país que todavía se está recuperando como China, esta evolución sería muy peligrosa para el Partido Comunista, por su impacto en el nivel de empleo y la redistribución de la renta.

Los efectos de la crisis de Evergrande en el tejido económico chino empiezan a notarse. En un fascinante reportaje publicado el 9 de octubre en el diario hongkonés South China Morning Post, podíamos ver los efectos directos del impago de Evergrande sobre miles de empresas que vivían directa o indirectamente de la actividad del promotor: constructoras, proveedores de materias primas, empresas de mobiliario, agentes inmobiliarios, etc. El importe total adeudado a los proveedores era de 667.000 millones de yuanes, unos 90.000 millones de euros, pagaderos en un año. Pero como hemos visto, las arcas están vacías. Normalmente, el grupo pagaba sus facturas vendiendo nuevos proyectos y endeudándose. El flujo de caja se ha detenido. Los proveedores se encuentran tan Juan Lanas como al principio.

Algunos han recibido “pagarés” como pago, es decir, cartas de crédito que tampoco se cumplen y, por tanto, no tienen valor. Otros han recibido pisos por el mismo valor que el importe adeudado. El problema es que a veces están inacabados y, como los precios de los inmuebles caen y las transacciones son difíciles, las pérdidas son considerables. Toda una parte de la economía está amenazada.

Lo más preocupante es que el temido contagio está empezando a alcanzar a otros promotores. La señal más evidente de este movimiento fue el sorprendente anuncio, el 4 de octubre, de que Fantasia Holdings, un promotor de viviendas de lujo de tamaño medio, había incumplido el pago de un bono de 206 millones de dólares que iba a vencer. En realidad, la trampa es perfecta para todo el sector. El nivel de cobertura de intereses de los grandes promotores que cotizan en Hong Kong, o la relación entre sus ingresos brutos de explotación y los intereses a pagar, había caído por debajo de uno (hasta el 0,94) a finales de junio, según Bloomberg, citado por el economista Michael Roberts. Este nivel era muy bajo e indicaba una tensión en los reembolsos futuros.

Los promotores se vieron entonces obligados a construir pirámides de Ponzi, pagando los intereses con deuda. Pero aún así tienes que endeudarte. Esto es cada vez más difícil. Los inversores son reacios a prestar a los grupos para que sólo paguen sus intereses. Además, el desplome de los precios y el retroceso de las transacciones están empañando las perspectivas del sector.

Sin deuda, los promotores se van asfixiando poco a poco. Y después de Fantasia Holdings, Sinic Holdings el 18 de octubre no pudo hacer frente a un pago de 240 millones de dólares. El 21 de octubre, otros dos promotores, Oceanwide y Modern Land, anunciaron que no podían devolver sus deudas. Todo el sector parece tambalearse. Y a medida que el contagio se extienda, también lo harán las dificultades económicas.

¿Salida armónica?

El contagio dentro del sector inmobiliario y el resto de la economía parece extenderse. Tanto es así que cabe preguntarse qué puede hacer realmente Pekín. El largo silencio de las autoridades ha sido interpretado durante mucho tiempo por los inversores y economistas como una señal de su capacidad de actuación. Elegirían el “momento adecuado” para intervenir y poner fin a la crisis. Pero esta suposición se ve socavada por la escalada de la situación. Y es muy posible que, ante el dilema planteado, Pekín no haya encontrado la respuesta adecuada. Y sigue paralizado por la idea de tener que elegir entre el fin de la burbuja inmobiliaria y el impacto en el crecimiento.

La prioridad parece ser, por el momento, mantener esta creencia en el control de la situación. El 19 de octubre, el Banco Central Chino (BPC) mencionó por primera vez el caso Evergrande. Su gobernador, Yi Gang, declaró que “en general, podemos contener el riesgo sistémico que supone Evergrande”. El banquero central cree que los efectos de una posible quiebra serán difusos. Esto es también lo que dijo el FMI el 12 de octubre durante la publicación de sus perspectivas mundiales: “Las autoridades chinas tienen los medios para hacer frente a la situación”, explicó Tobias Adrian, director de la sección de mercados de capitales del Fondo. Probablemente, así debe entenderse también el pago del 23 de octubre.

Pero estas declaraciones no dicen nada sobre lo que realmente está en juego en la crisis de la vivienda. Todo el mundo sabe que el control estatal del sistema financiero evitará una crisis puramente financiera. La verdadera cuestión es cómo gestionar las consecuencias económicas del fin de la burbuja inmobiliaria, a corto y largo plazo. Y en este punto, sigue sin estar del todo claro.

Una cosa es no ver el colapso de los bancos, pero controlar los efectos económicos de los impagos de los promotores es otra distinta. Yi Gang dijo el 19 de octubre que el BPC pretendía “proteger a los consumidores y a los compradores de viviendas”. En otras palabras, los proyectos de Evergrande podrían completarse para albergar a sus clientes en ellos. Algunas administraciones locales han iniciado este proceso.

Salvo que muchos de estos clientes no quieren vivir en estas viviendas, sino revenderlas, lo que se ha vuelto imposible sin asumir una pérdida significativa. Sin embargo, el sector inmobiliario se ha convertido en un juego muy común en China, y algunos particulares se han endeudado para obtener una plusvalía en la reventa. Incluso si se asegura la entrega de bienes, el efecto sobre la riqueza y el consumo de los hogares será muy negativo. A esto, como hemos visto, se sumará el impacto en los proveedores y sectores afines.

Algunos, como el historiador estadounidense Adam Tooze en un artículo reciente, defienden la hipótesis de la “demolición controlada”. Esta visión sigue basándose en el sentimiento generalizado en Occidente de la omnipotencia del Gobierno central chino. Pekín tendría los medios para contrarrestar los efectos negativos de la crisis inmobiliaria haciendo hincapié en el desarrollo de la demanda interna.

Mediante la aplicación de su estrategia de “prosperidad común”, Xi Jinping apoyaría la transición hacia un nuevo modelo de economía “de estilo occidental” basado en el consumo de los hogares y los servicios. Habrá un vacío en la transición de una economía especulativa a una de consumo masivo, pero el nuevo régimen de crecimiento permitirá al país seguir desarrollándose.

Este punto de vista puede finalmente encajar bien con el pago in extremis de Evergrande y con las recientes cifras económicas. El crecimiento del PIB en el tercer trimestre, aunque mínimo, se vio salvaguardado por el dinamismo del consumo de los hogares. En septiembre, las ventas al por menor aumentaron un 4,4% interanual. Del mismo modo, el desempleo descendió durante el trimestre. Por lo tanto, no existe ningún vínculo entre el estallido de la burbuja inmobiliaria y el consumo y el empleo. Si la crisis se contiene, el caso Evergrande podría incluso acelerar la transición china que se espera desde hace tanto tiempo.caso Evergrande

Pero este escenario sigue siendo muy frágil. La crisis no ha hecho más que empezar. El efecto dominó en el sector inmobiliario se desarrollará en los próximos meses y es imposible determinar su impacto en el crecimiento. Además, hay que relativizar el dato de las ventas al por menor de septiembre: sigue a un dato muy pobre (+2,5% interanual en agosto) y sigue estando por debajo del ritmo medio del periodo anterior a la crisis. No hay reequilibrio, sino una estabilidad en el consumo concomitante con un colapso de los bienes raíces. En definitiva, la “demolición controlada” es una hipótesis halagadora para Pekín, pero que se enfrenta a muchos obstáculos.

¿Qué nueva economía política para China?

Para entenderlo, es necesario recordar las principales características de la nueva economía política de Xi Jinping. La estrategia de “doble circulación” da ciertamente prioridad al desarrollo del mercado nacional, pero este desarrollo se produce, como el nombre de la estrategia deja claro, dentro de un marco global específico. Los observadores occidentales suelen centrarse en asegurar las cadenas de suministro. Pero la sinergia entre ambas circulaciones es más profunda. Se basa en la idea de desarrollar el mercado nacional con el apoyo de los inversores extranjeros por dos razones. La primera es la idea de que el mercado interior debe crecer en un marco competitivo. El mundo exterior debe reforzar este crecimiento a través de la competencia.

La segunda es la convicción de que, para desarrollar el mercado interno, necesitamos un motor industrial de alta gama que irrigue el resto de la economía, y la inversión extranjera debe permitir a China ascender. Es cierto que el país ya ha hecho un gran esfuerzo en materia de desarrollo tecnológico, pero hay que tener cuidado con los efectos ópticos. La participación de este sector en la economía y a nivel mundial es todavía mínima, como demuestra este estudio del Instituto Peterson.

Esta visión también debe garantizar la reducción de las desigualdades. Aquí es donde entra la famosa “prosperidad común” de Xi, que algunos han interpretado como un intento de volver al “maoísmo”. En realidad, se trata de compartir mejor los frutos del crecimiento, pero este crecimiento es, por supuesto, el requisito previo para este reparto. Por tanto, Xi Jinping no identifica a priori esta prosperidad con el desarrollo de un Estado de bienestar protector. Todo lo contrario.

El 15 de octubre, en un discurso, advirtió contra el “bienestarismo” que lleva a apoyar a los “holgazanes” y que, según él, ha fracasado en Occidente. En cambio, Xi Jinping apoya la redistribución de los éxitos económicos, a posteriori. En cierto modo, el Gobierno chino se suma a la idea de la “economía social de mercado” tal y como la concibieron los ordoliberales alemanes: dejar que el mercado cree valor para redistribuirlo, si es necesario mediante impuestos como los que gravan la propiedad, entre todos los que han contribuido a esa creación. Además, en el ámbito inmobiliario, el Gobierno rechaza la propuesta de algunos miembros del PCC de un sistema “dual” en el que el Estado organizaría la vivienda en función de las necesidades en paralelo al mercado privado. Para Xi Jinping, la solución siempre está en el mercado, aunque sea para regularlo. Detrás de la retórica antibillonaria de Xi, hay un mito conocido en Occidente: el de un capitalismo de pequeños empresarios que llevaría a la abundancia.

Esto está muy lejos del maoísmo. El nuevo régimen de crecimiento chino se basa en el mercado y en una combinación de liberalización, innovación y redistribución a posteriori. Con esta receta, Pekín quiere salir de un patrón que hasta ahora ha impedido el cambio a una economía dominada por el consumo interno. A pesar de los aumentos salariales, la demanda interna ha seguido siendo débil. Esto se debe a que la falta de una red de seguridad social, alimentada por la obsesión por la competitividad, ha llevado a los hogares a buscar más seguridad a costa del consumo. La burbuja inmobiliaria es la consecuencia de esta búsqueda: algunos quieren tener una vivienda, otros quieren lograr rápidas plusvalías que el trabajo no permite. Y este sector acabó concentrando gran parte de los recursos. Una vez que la burbuja estalle, si no se aborda la cuestión de la seguridad de los ingresos, volverá el mismo problema.

Obstáculos a la estrategia oficial

Por ello, Xi Jinping propone una salida hacia arriba: un impuesto sobre la propiedad acabaría con la especulación, mientras que la innovación y los productos de alta gama desarrollarían un mercado interno impulsado por la competencia. La imagen es hermosa, pero la crisis inmobiliaria plantea cuatro grandes problemas para una transición fluida a dicho modelo.

La primera es que este modelo tardará necesariamente en llevarse a cabo, si es que se materializa. Mientras tanto, China no tiene estabilizadores automáticos en los hogares. Todo ocurre en el ámbito de las administraciones locales y del Gobierno central. Esto explica por qué, en 2008 y 2015, durante las dos últimas crisis que afectaron a China, la respuesta fue primero invertir en producción, luego en infraestructura, más allá de lo necesario, y luego una huida hacia adelante en la deuda privada para apoyar el sector inmobiliario. Estos recursos se han agotado. El BPC se declara “prudente” y el Estado central rechaza el “bienestarismo”. Por ello, cabe preguntarse cuál podría ser el contrapeso a una gran crisis económica basada en el sector inmobiliario.

Sobre todo porque la apuesta de Xi Jinping es audaz. Al presidente chino le gusta distinguirse de las opciones de sus homólogos occidentales. Sin embargo, esta obsesión por la innovación como solución milagrosa para el crecimiento es ahora una de las características dominantes del capitalismo post-covid. Pero nunca se plantea realmente la cuestión de la relación entre la innovación y el crecimiento de la productividad.

Sin embargo, es fundamental. Es muy posible que las innovaciones actuales no mejoren la productividad más o menos que las del pasado. Por otra parte, baste señalar que la gran revolución tecnológica de los años 90, internet, no supuso un aumento de la productividad, sino la continuación de la tendencia a la desaceleración de su crecimiento.

China ya tiene un gran problema de productividad. Ha podido hacer frente a esto cuando se trataba de llevar a su territorio la parte baja del mercado compensando con salarios muy bajos. Pero esto ya no es posible. La solución en China, como en Occidente, es la deuda y las burbujas para ganar tiempo. Sin embargo, Evergrande es un doloroso recordatorio de la realidad. Y sin ganancias de productividad, no puede haber salarios altos ni redistribución...

Además, la estrategia de atraer a los inversores extranjeros, central en la visión de Xi y que había conducido no sólo a la voluntad de hacer del yuan una moneda de referencia, sino también a la supresión de un cierto número de restricciones a la circulación de capitales, se está viendo socavada por el caso Evergrande. La opacidad de las dificultades del grupo y el silencio del Gobierno sobre este impago ya están enviando señales equivocadas a algunos fondos de inversión. Los mensajes de Pekín a favor de la redistribución ya habían preocupado a los mercados. Por no hablar de que, en la delicada gestión del impago de Evergrande, es tentador hacer recaer el grueso del impago en los inversores extranjeros, como hizo Islandia en 2009. Probablemente habrá que revisar la estrategia. Este es también uno de los factores que complican el dilema de las autoridades. El 19 de octubre, el BPC insistió en respetar el “Estado de derecho” en la resolución de la crisis del grupo inmobiliario. Este es un mensaje tranquilizador para los inversores extranjeros. Y el pago del vencimiento de Evergrande refuerza aún más este deseo de mantener a los inversores extranjeros. Pero a largo plazo, Pekín tendrá que elegir inevitablemente: o prescindir de ellos y reorganizar así la estrategia o cargar con otros intereses.

En este contexto, no es de extrañar que la estrategia de Xi genere descontento. Por ello, algunos preferirían no correr riesgos y conservar el modelo actual, por insostenible que sea. La propuesta de gravar la propiedad lanzada en primavera ha suscitado muchas críticas dentro del propio partido, y su experimentación ya se ha reducido. En la gestión de la quiebra de Evergrande, habrá que contar con estas oposiciones, tanto internas como externas al PCCh: con el sector inmobiliario, los gobiernos locales están perdiendo una gallina de los huevos de oro y están cosechando penurias sociales. Xi Jinping parece decidido a poner fin a la burbuja inmobiliaria. Pero en el sistema capitalista, las transiciones suaves no existen. Y tendrá que enfrentarse a la resistencia y a la oposición.

En estas condiciones, las autoridades chinas pueden optar por salvar finalmente lo que se pueda de la burbuja inmobiliaria. Si el BPC se mantiene oficialmente en una política de contención, podría cambiar su estrategia a medida que avance la crisis. Pero probablemente ya es demasiado tarde, el contagio se ha instalado y el mercado se está hundiendo. Por lo tanto, Pekín tendrá que contentarse con la adaptación para limitar los daños. Pero también aquí la tarea es ardua. Al final, lo decisivo será la visión del nuevo modelo económico chino.

El propuesto por Xi Jinping, un capitalismo armónico enmarcado por el Estado, ya está siendo atacado. Es cierto que esta estrategia contiene una contradicción en los términos. Esta contradicción es también la de un régimen chino que ya no acepta los efectos desastrosos del desarrollo capitalista sin querer abandonar la creciente mercantilización de la sociedad. Es imposible saber cómo se resolverán estas contradicciones, pero el caso japonés no da lugar al optimismo. El archipiélago nunca se recuperó realmente del estallido de la burbuja en los años 90. Y China es más frágil social y políticamente de lo que era Japón entonces. El poco tiempo que ha ganado Evergrande puede no ser suficiente para resolver este quebradero de cabeza chino.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

El colapso de Evergrande, un síntoma de que la economía china ya no es lo que era

El colapso de Evergrande, un síntoma de que la economía china ya no es lo que era

Más sobre este tema
stats