Adiós a José Luis Balbín, un periodista clave de la Transición

Fotografía de archivo del periodista José Luis Balbín.

Nombrar a José Luis Balbín va unido a La Clave, un programa de televisión emblemático, que en el recuerdo se identifica con la Transición política. De hecho, el espacio nació en 1976, recién muerto Franco, y se mantuvo en TVE hasta 1985, cuando el PSOE agotaba su primera legislatura, poco antes del referéndum de permanencia en la OTAN. 

Al volver la vista a esa época hay que destacar que se trataba de un programa novedoso y pionero en España, tras cuarenta años de férrea censura sobre la prensa, con medios cerrados, suspendidos, o secuestrados por orden gubernativa; con las emisoras privadas obligadas a conectar con Radio Nacional en los dos principales informativos diarios; y con la televisión, la única que existía, especialmente creada para alabar y propagar las bondades del Régimen. Y ahí, en esa televisión aparecen, de pronto, miembros destacados de partidos políticos perseguidos solo unos meses antes: Alfonso Guerra, Santiago Carrillo, y tantos otros; pero no solo figuras políticas, sino también del mundo cultural y social, para hablar de asuntos de esa España real, que salía poco a poco de la oscuridad y la desinformación, y debatía sobre huelgas, divorcio, movimientos sociales, y un largo y palpitante etcétera.

La Clave no solo fue pionera en los contenidos; en lo formal, presentación, película más o menos cercana al asunto que se iba a tratar, y la conversación abierta que llegaba hasta bien entrada la madrugada. Un decorado austero, sin más atrezzo que las sillas para los invitados a izquierda y derecha, y Balbín en el centro de la imagen. Un Balbín omnipresente en la conducción de las intervenciones, creando un ambiente casi siempre sosegado, dando voz a todos, pero sin permitir excesos personalistas de nadie, encauzando el salto a cada aspecto distinto del tema central. Creando en definitiva eso que ahora llamamos tertulia, pero no plagada de opinadores, sino de especialistas y expertos. 

Nunca pretendió ser un programa de masas; instalado en la segunda cadena y compitiendo casi siempre con el Un, dos, tres, nunca tuvo audiencias altas, pero sí un tremendo prestigio y una gran influencia política y social a pesar de que en más de un caso fuera suspendido por órdenes políticas, o que causara polémicas graves con temas como el Opus Dei, o la OTAN.

No es menos cierto que, a pesar de su enorme peso e influencia, los tiempos de la época y los gustos del público evolucionaban de manera acelerada. Al término del programa, en 1985, pasa a la radio en Antena 3 y, después del nacimiento de la cadenas privadas de televisión, repone La Clave en Antena 3, entre 1990 y 1993, pero su eco ya no es el mismo, ha dejado de ser el referente en una televisión que dedica su programación nocturna al entretenimiento. Balbín se dedica a la radio en la Cope, tras el cierre de Antena 3 Radio, y en 1998 regresa a TVE con un espacio de entrevistas a grandes figuras españolas y extranjeras, pero a pesar de volver a usar el nombre mítico (lo denominó Las Claves) pasa sin pena ni gloria por la programación, y desaparece a los pocos meses. Desde entonces José Luis Balbin se involucró en diversos proyectos de prensa, sin obtener demasiada relevancia. 

José Luis Balbín ha fallecido este miércoles en Madrid a los 81 años de edad, según ha informado su cuenta oficial en Twitter. A la hora del adiós, queda, por encima de cualquier trabajo posterior, la imagen del gran comunicador, que pipa en ristre, fue una de las claves periodísticas de la Transición política española.   

Muere Chicho Ibáñez Serrador, un genio de la televisión

Muere Chicho Ibáñez Serrador, un genio de la televisión

Más sobre este tema
stats