x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

La dimisión inducida de Quiroga

Gonzalo de Miguel Renedo
Publicada el 04/11/2015 a las 06:00
Arantza Quiroga, expresidenta del PP vasco, presentó una moción en el Parlamento de Vitoria para poner en marcha una Ponencia de Libertad y Convivencia. Su loable iniciativa recibió la airada contestación de pesos pesados, en el doble sentido de la palabra, de su propio partido y desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Y todo este jaleo por cambiar una palabra, por emplear el término rechazar en lugar de condenar. Las palabras no son inocentes, pensaron en Madrid. En según qué contexto, las carga el diablo. Y la desautorizaron, dejando claro que la política y la estrategia en Euskadi no las deciden los dirigentes vascos sino los de Génova, 13. Un palo a su autonomía. Rectificar es de sabios, pero recular es de cobardes. Quiroga reculó. Abdicó como presidenta de los populares vascos para sacarse el carné de afiliado de base del PP de Madrid. ¡Qué rendirse, qué entregarse! Y tras su impostura, Arantza Quiroga desapareció unos días para meditar en su bajada de pantalones. Y reaccionó.

Quiroga reapareció para marcharse. No ha aceptado ser dirigente y dirigida. Pensó que era independiente y que podía hacer política a pelo, sin dar cuentas a nadie. Craso error. Su carácter emprendedor resultó ser un proyecto inviable. Lógico en un entorno cerrado como su partido, inmovilista por definición. Quiroga quiso recuperar su dignidad como aquel otro cogió su fusil. Consciente de su humillación primera, se liberó de las cadenas y puso fin a su cautiverio institucional. Su partido, comprendió, no buscaba el entendimiento ni la reconciliación. Prefiere la confrontación y el conflicto, ese del que tanto hablan los abertzales. Y es que se vive muy bien en el centro a costa de los conflictos periféricos, sean en Bilbao o en Barcelona.

No creo que vuelva a la política, pero si lo hace más le vale preservar su libertad con la protección adecuada. Tras su salida inducida, han designado a Alfonso Alonso para tomar las riendas del partido conservador en Euskadi. Y todos los compañeros de Quiroga sin excepción, Sémper, Damborenea, Llanos, han celebrado con gozo indisimulado la vuelta del vitoriano que nunca se fue. Y uno piensa: a Quiroga no es que le hayan hecho la cama. Le han hecho una litera a tres bandas.




Gonzalo de Miguel Renedo es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Ciro2 Ciro2 06/11/15 01:45

    Hombre, hablando de Quiroga me ha venido a la cabeza un chiste de preservativos. Enseñaba un profesor a sus alumnos las ventajas de ponerse un condón como medio profiláctico para evitar contagios letales, y ponía un caso práctico. Por ejemplo, esta jeringuilla usada por varios enfermos de sida, pues veréis, me la voy a pinchar repetidas veces en mi brazo. Y no me pasa nada porque llevo puesto mi preservativo reglamentario. Quiroga también pensó que el mero hecho de su nombramiento para dirigir el PP vasco la inmunizaba contra el intervencionismo centralista. No supo o no quiso saber, como no supo o no quiso saber en el pasado las ventajas del Póntelo/Pónselo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión