X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Cataluña: estado de la cuestión

Jesús Moncho Pascual Publicada 21/01/2018 a las 06:00 Actualizada 20/01/2018 a las 14:34    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

El problema o conflicto catalán estaba y está encima la mesa. Y todo problema (por definición) requiere  una solución. Los caminos para su solución han de comenzar siempre con la misma pasta de aquello que estamos tratando, han de ser de la misma naturaleza de aquello a solucionar. Es decir, si el tema es político, se ha de dar una solución política. Pero las fuerzas conservadoras españolas, por no enfrentar el problema o temerosos ante el mismo, no le quieren dar tal tratamiento, lo sacan del tablero y juego político, para dejarlo en la vía de la mera inexistencia o no reconocimiento. A todo lo que pedían los catalanes, desde hace tiempo, Rajoy y el PP han dado el mutis por respuesta. No es que no se reconozca el derecho democrático a decidir, es que se niega tajantemente cualquier demanda o petición desde Cataluña.

Frente al bloqueo institucional y político, a Cataluña le quedaba explorar la única vía restante: hacer, o intentar hacer, el camino por su cuenta. Sin pararse a pensar que esto comportaba, quizás, ponerse fuera de la ley. Las elecciones pretendidamente plebiscitarias le dieron la mayoría parlamentaria, pero no la mayoría social, sólo un 48%. Con tal bagaje proponen el “referéndum o referéndum” y la posible «Declaración Unilateral de Independencia». Argumentos estos suficientes para la derecha española (amparada en la derecha europea: Merkel, May, Macron, Tajani, Weber... y la mayoría del Parlamento Europeo) para descargar toda su fuerza y peso con todos los instrumentos disponibles: políticos (PP, PSOE, C’s), policiales, y judiciales. Los independentistas, una vez salidos de la vía legal, jugaban con sus fuerzas: la fuerza social, la fuerza del pueblo. Obviamente, un 48% no era suficiente. Las mayorías sociales, que son suficiente aval para hacer progresar las sociedades democráticas, no se  daban en este caso. Habían hecho, los independentistas, en su ingenuidad, un mal cálculo. No sólo las fuerzas constitucionalistas actuaban desde el resto de España, sino que también desde dentro de Cataluña una mayoría no estaba de acuerdo con los independentistas. El resultado ya lo sabemos.

De momento, dos lecciones quedan claras: la primera es que la acción y la voluntad popular no pueden expresarse al margen de la ley (principio de legalidad); la segunda nos dice que la ley no puede enervar la expresión de la susodicha voluntad popular (principio democrático) hasta obturarla. Por lo tanto, la democracia tiene que ser el resultado de la aplicación simultánea de ambos principios debidamente conjugados. Y ese es el trabajo de los políticos. Todo el resto es o son ganas de crispar la sociedad.

Y de momento parece que los caminos sean continuar en la senda de la represión por parte de la oficialidad, descabezando por todos los medios a los líderes del soberanismo con la prisión o inacción de los Jordis, de Junqueras y de Puigdemont. Y abocando, por lo tanto, a los soberanistas a perseverar en su camino hacia la consecución de la mayoría social que avale sus propósitos legítimamente democráticos (lejos, esta nueva vez, de DUIs).

Quizás, la postura más inteligente sería, ahora y aquí, llevar la solución del problema a los caminos políticos. Dar voz a los unos y a los otros. Acordar. Y dar estabilidad a la sociedad para treinta o cuarenta años más. La independencia no es necesaria. Decidir por sí mismos cómo quiere comportarse una sociedad, sí es necesario. Para eso han de disponer de suficientes y reales competencias fiscales, legislativas y ejecutivas. Ponerse de acuerdo es muestra de civismo político. Lo contrario es poner sólo los co... encima de la mesa.
____________

Jesús Moncho Pascual es infoLibre


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • FSA FSA 22/01/18 12:55

    Totalmente de acuerdo en que la solución es política y negociando. Pero ninguno de lo integrantes del conciliábulo de Octubre puede ser interlocutor válido para negociar con el Gobierno de España y el Congreso de España, que al final tiene la última palabra. O sea que todos los que aparecen en la agenda de Jové pueden estar en esta nueva fase.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vaaserqueno vaaserqueno 21/01/18 15:48

    Lo único que veo mal en su artículo es que habla de inteligencia para solucionar el conflicto y a ver como sacamos de donde no hay.
    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Grobledam Grobledam 21/01/18 13:49

    Efectivamente el problema que plantea el Sr. Moncho Pascual es de difícil solución; pero prácticamente todas las culturas desde el confín de los tiempos se han planteado cómo resolver la dialéctica entre mis deseos y los deseos de los demás; o entre los deseos de unos pocos y los deseos de unos muchos que comparten espacios de convivencia. Y en su solución se han empleado horas y horas de profundo trabajo de mentes lúcidas y bien informadas. Se han construido, incluso, paradigmas y teorías sociales de menor o mayor calado.
    Hoy por hoy y en el mundo en el que nos ha tocado vivir; el llamado primer mundo, donde sus ciudadanos tienen altas cotas de bienestar social comparativo, hemos llegado al acuerdo de que la Democracia y el Estado Social de Derecho (que por cierto propugna y defiende nuestra Constitución) son el menos malo de los Sistemas políticos construidos hasta la fecha para dar respuesta a ese problema.
    Por eso me resulta grotesco que sigamos dándole vueltas al asunto del juego de mayorías y minorías y la paradoja de que alguien intenté justificar, retorciendo argumentos, al hecho de que una minoría capitaneada por "comisionados" cuyo poder proviene y justifica el Estado al que representan se salte a la torera los fundamentos de ese Estado.
    Como los antedichos dejaron la infancia hace tiempo y su "pataleo" y todo el montaje efectuado no se puede considerar un "juego de niños" resulta obvio considerar que su intención es sobrepasar el Pacto Social y Democrático acordado e imponer el deseo de la minoría a la mayoria por la fuerza de los hechos e incumpliendo el principio fundamental del "respeto a las leyes constituyentes"...porque... según el Sr. Moncho Pascual y otros muchos: "no se les deja otra salida".
    Lamentablemente (para ellos) no tienen ni obtienen la fuerza bruta necesaria para imponer sus deseos, como sucedió con el Régimen anterior (franquismo) frente al Estado Social y de Derecho de la II República Española; aunque hay que reconocer que también lo intentaron y tampoco lo consiguieron.
    De momento, el pataleo no cesa. Lo grotesco es que sigan intentando hacernos comulgar con ruedas de molino, "ruedas" que se empeñan en llamar "política".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    1

    • JJJ JJJ 21/01/18 18:57

      Parece que confunde todo, o casi todo, sr Grobledam. Nadie quiere imponer nada, y no sabemos dónde ve usted las ruedas de molino. Usar la política como instrumento y solución no es imponer bada, simplemente es encauzar las cosas. Ahora bien, si hemos llegado ya al fin de la Historia y está todo el pescado vendido, garrote a quien se acerque a mi cocina!!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      1

      2

      • Grobledam Grobledam 22/01/18 11:03

        ¿Sabe Vd lo que es la "unilateralidad"?. ¿Conoce Vd lo que es la DUI?. ¿Dónde ve Vd la política en el Procès de independencia unilateral?.
        En política no se puede decir una cosa y hacer otra. No sé puede decir que es un movimiento democrático y no cumplir con las reglas más elementales de la democracia y el parlamentarismo. Por eso ningún estado les ha apoyado oficialmente....porque no hacen política.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        1

        0

        • JJJ JJJ 22/01/18 11:24

          "dos lecciones quedan claras: la primera es que la acción y la voluntad popular no pueden expresarse al margen de la ley (principio de legalidad); la segunda nos dice que la ley no puede enervar la expresión de la susodicha voluntad popular (principio democrático) hasta obturarla. Por lo tanto, la democracia tiene que ser el resultado de la aplicación simultánea de ambos principios debidamente conjugados. Y ese es el trabajo de los políticos. Todo el resto es o son ganas de crispar la sociedad."

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          1

          • Grobledam Grobledam 24/01/18 08:51

            ¡Exacto! y recuerde que el Principio Democrático se rige por la regla de la voluntad de las mayorías y el respeto a las minorías y me adelanto a la cuestión de ¿quién establece el marco donde se computen esas mayorías/minorías? advirtiendo que la respuesta estará en el Principio de Legalidad.

            Responder

            Denunciar comentario

            1

            0

  • platanito platanito 21/01/18 08:53

    Dice la Wiki que hay 7 problemas matemáticos sin resolver, que el instituto Clay ofrece un millón de dólares al genio que resuelva alguno. Yo añadiría un octavo. El que ud. invita a resolver aquí por vías políticas. ¡Desearía tanto que le escuchen y resuelvan al gusto de todos!. El último teorema de Fermat, enunciado en 1642, no ha sido resuelto hasta 2016. Y eso que era de enunciado para párvulos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre