x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Cultura de lo momentáneo

Vicente Montejano Conejero
Publicada el 23/12/2019 a las 06:00
El ser humano sigue siendo vulnerable pese a los adelantos tecnológicos que pudieran darle mayor libertad y autonomía. Todo tiende a convertirse en una pantomima dentro de una sociedad donde sólo cuenta el instante o lo momentáneo, quedando relegado cualquier experiencia, lección, enseñanza o proceso vital a una mera cuneta de un ignoto itinerario que nunca se te ocurrió emprender. Ea así que, durante décadas de vida, trabajas, pagas, cumples, observas e intentas aprender de lo bueno y lo malo que se te cruza en tu andadura profesional.

Pero ¡ojo! llegas a los 65 años y de repente muchas miradas se vuelven hacia tu persona como esquelas que te invitan a alejarte del escenario donde te hallases. En principio, te sorprendes, después vas aceptando y obvias parte de ese alrededor donde empieza a dirimirse las distancias de unos y otros, pero si a tal edad para algunos ya estás fenecido y sin embargo logras suficiente salud para alcanzar los 75… lo que te espera es mayúsculo, dado que para el resto musculoso de entidades, bancarias o de otro tipo, tu ya eres un invisible transeúnte, acaso, deambulante o pisaaceras que bigardea o pendonea de un lugar a otro sin capacidad u oficio alguno.

Tan insignificante te hacen que hasta prescribe, si eres moroso, cualquier débito que pudieras ocupar en el capítulo del indescriptible Asnef, pasando, eso sí, a ser solo aún viviente y reconocible en los pagos del IBI u otras tasas insolidarias y sin por parte de alguna entidad bancaria te proporcione una menguada propina para seguir ejerciendo su estúpido imperio.

Puestos así, tendremos que pensar (que no nos dejan otros modos de obrar), que DNI u otro documento que nos acredite como supuestos seres vivos, son horribles o abstractos pues codifican de modo injusto y nos apartan de cualquier realidad que acusemos, dando por nula la situación que podamos sentir o vivir.

Lo cierto es que hemos llegado a convertir nuestra propia naturaleza en un pasaje cruento e hipócrita con actitudes y miras de inmediata composición, donde sobran memoria, pasado y, por tanto, todo aquello que pueda relacionarnos con el presente, olvidándose lo que fuimos e hicimos mientras que nos dieron vida documentos y otras prebendas, tales como el dinero o supuesto poder, del todo perdido.

Qué tristeza, llegar a un mundo insolidario e individualizado, donde ni la familia crea colectividad o apego. ¿Qué es importante? Lo momentáneo. Si no te gusta tu mujer o familia, te marchas, cambias y buscas a otra. Lo mismo con todo.

No hace falta que rebusques en tu cofre vital, sal en chándal y ponte a correr entre la jungla en que se ha convertido esta sociedad e intenta llegar el primero sin importante cómo lo haces, manga lo que te venga en gana, golfea, ejerce tu individualismo sin importante un bledo lo que te rodee, huyendo así de cualquier camino que te haga emprender la recuperación de la honestidad o de la memoria. Eso sí, sin olvidar, firmar lo que poderes fácticos imponen en ese nuevo marco de feudalismo convertido hoy día en neoliberalismo o mamandurria procesal, a fin de que si llegas a alcanzar una edad no válida para este estúpido imperio -a tenor de la letra pequeña que te pongan-, calles y proporciones de forma muda y velada tus derechos sin más.

---------------------------------------
Vicente Montejano Conejero es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • Cesar MV Cesar MV 25/12/19 10:34

    Lo que se dice en pocas palabras.. Lo has clavao

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambon Ambon 24/12/19 11:47

    Un poco de optimismo, ¡por favor!, solo es súbdito quien acepta serlo, solo es viejo quien se siente viejo, solo es inútil quien no hace nada, solo se muere cuando muere tu último recuerdo y me revelo si alguien intenta calificarme de súbdito o inútil.

    En un mundo que parece hecho para adolescentes frívolos, reinvindico la idea de vejez y ancianidad, no como decrepitud, sino como experiencia y sabiduría y aunque ellos no lo reconozcan, nosotros, los viejos, sabemos que es así.

    El problema no es ese, seamos optimistas, el problema es la artrosis y el resto de las goteras físicas, pero también para eso fuimos capaces de crear y mantener una sanidad pública enviadiable por muchos aunque imperfecta para nuestros deseos críticos.

    ¡FELICES FIESTAS PARA TODOS! y no olvidéis que vuestros hijos y nietos os miran y si no lo hacen algún día, ya sin remedio, echaran de menos nuestras "rarezas" que entonces serán sabiduría, como nosotros echamos de menos las manías de quienes nos precedieron; como vemos, pocas cosas de las que valen de verdad, cambian realmente. Lo dicho ¡A DISFRUTAR!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 23/12/19 11:05

    Chapeau, Sr. Montejano. Justamente en el centro de la diana. Certero. Y con espíritu navideño.
    Que me ha encantado.
    Felices fiestas, felices días, cumplidos o no los 65 y " con ese certificado de defunción".
    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión